Mujer habría sido asesinada por su propio esposo

Mujer habría sido asesinada por su propio esposo

Enero 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá

El agresor habría perpetrado el crimen en complicidad con su sobrino.

Según la investigación, los responsables de este homicidio, registrado el pasado 4 de enero, fueron su propio esposo y un sobrino suyo. Gracias a las labores investigativas se pudo establecer que la víctima, de 46 años, no fue ultimada en el lugar donde fue hallado el cuerpo sin vida, ya que las evidencias encontradas ayudaron a identificar los verdaderos autores del crimen. Luego de varios días de seguimientos y de interceptaciones telefónicas, los investigadores descubrieron que el directo responsable fue el esposo de Yadira Esther Pineda Daza, identificado como Francisco Javier Gómez Bedoya, de 54 años, quien cometió el crimen en asocio de su sobrino William Franco Pizarro, de 25 años. Estos hombres, que fueron sindicados como autor y coautor de estos hechos registrados el pasado 4 de enero hacia las 1:20 p.m. en jurisdicción del municipio de Riofrío, serán juzgados por el delito de homicidio agravado. Las diligencias judiciales practicadas, permitieron establecer su plena identidad y fue así como este domingo, hacia las 10:00 a.m. se logró la captura del William Franco, de 25 años en una farmacia ubicada en el parque principal de Yotoco. Hacia las 2:00 p.m. en la Carrera 23 con Calle 21 del barrio Palobonito de Tuluá, fue capturado el esposo de la víctima, Javier Gómez Bedoya, quien no opuso resistencia a las autoridades. Lo que estos hombres les contaron a las autoridades en ese momento era que un par de sicarios, que se movilizaban en una motocicleta de alto cilindraje, le propinaron tres disparos en la cabeza a Yadira Esther Pineda Daza, una estilista de 46 años, quien a mediados de diciembre había regresado de España. Asimismo, manifestaron que ellos, junto con la víctima, se movilizaban por ese sector en un campero Chevrolet Grand Vitara de matrícula CBT-278 de Cali y que iban a visitar el santuario del Divino Ecce Homo, en Ricaurte, pero que el carro se les había varado en ese sitio cuando aparecieron los pistoleros.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad