Muere hijo de indígenas desplazados en Buenaventura

Diciembre 19, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura y Cali
Muere hijo de indígenas desplazados en Buenaventura

El pequeño de 1 año había llegado al Coliseo del barrio El Cristal, luego de que su familia se desplazara por la violencia de grupos al margen de la ley en los límites entre Buenaventura y Chocó.

El pequeño, de 1 año, hace parte de los casi mil indígenas que se han desplazado en las últimas semanas desde los límites entre Buenaventura y el Litoral del San Juan y que se encuentran en el Coliseo del puerto.

Un niño de la comunidad indígena Wounan, que desde septiembre pasado es víctima del desplazamiento en límites entre Buenaventura y Chocó, murió en la madrugada del jueves, al parecer, por una infección gastrointestinal.Aristo Cárdenas, padre del menor de 1 año, explicó que llegó junto a su familia al Coliseo del barrio El Cristal en Buenaventura el pasado 2 de diciembre, por el temor a los enfrentamientos entre grupos armados ilegales en la comunidad de Balsalito, en el Litoral del San Juan (Chocó).La familia Cárdenas estuvo tres días en este albergue, donde hay otros 400 indígenas, cuando el pequeño comenzó a presentar síntomas como diarrea y vómito."El niño se enfermó en el Coliseo. Tenía mal de ojo. Lo llevé donde mi abuelo acá, al barrio Nuevo Amanecer, donde lo estaban bañando con hierbas", explicó el hombre. El pequeño, quien alcanzó a ser atendido en un hospital del puerto, murió en la madrugada del jueves en la vivienda de su abuelo.Herman Chamapuro, segundo gobernador de Balsalito, dijo que su comunidad cree que el menor se enfermó porque estaba fuera de su lugar de origen, donde vivía en otras condiciones. El secretario de Salud de Buenaventura, David Caicedo, manifestó que el menor no murió por falta de atención en salud, sino por las malas condiciones de salubridad e higiene del Coliseo y que presentaba un caso de septisemia."Estamos capacitando a la comunidad indígena para el tratamiento de los alimentos. Entregamos tanques de almacenamiento de agua y 16 filtros para el tratamiento de la misma", expresó Caicedo.Estas precarias condiciones de salubridad fueron registradas por la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (Ocha), la cual la semana pasada advirtió que 12 menores han presentado enfermedades gastrointestinales en el Coliseo, debido a la falta del servicio de agua potable..El padre Jhon Reina, de la Pastoral Social, explicó que el problema es que estas comunidades han estado usando el agua que llega desde el acueducto a un tanque del Coliseo, la cual se mezcla con agua lluvia.Advierten de precaria situación de desplazadosDe acuerdo con la Ocha, 949 personas han salido de sus viviendas en la zona del río San Juan entre los municipios del Litoral del San Juan (Chocó) y Buenaventura, desde el 27 de septiembre. El último desplazamiento masivo fue el pasado 5 de diciembre. "Parte de la población desplazada se alberga en viviendas ubicadas en la comuna 12 y 41 de Buenaventura y otro grupo se alberga en el Coliseo El Cristal", indicó la organización y advirtió que es posible que se generen nuevos desplazamientos, pues la situación en la zona rural sigue sin resolverse.La Ocha, además, identificó los problemas más urgentes que deben ser atendidos por las autoridades para garantizar los derechos de estas comunidades. Entre ellos está que "los sitios donde están las familias no cuentan con condiciones dignas de albergue y de seguridad". También llama la atención sobre la alimentación de estas personas, pues hay dificultades tanto en el acceso a comida como en la preparación de la misma. Pero una de las necesidades más urgentes es la del agua, que conlleva a problemas de higiene. "En los sitios de albergue no se cuenta con agua permanente para uso y consumo. El número de unidades santarias es limitado, los lugares no cuentan con espacios aptospara la preparación de alimentos y aseo". Agregó que "es necesario garantizar el acceso a servicios médicos (incluyendo apoyo psicosocial considerando diferencias culturales), así como a actividades de promoción y prevención".Por último, aunque se indicó que es urgente la reubicación de estas familias, se pide que durante su estancia en el coliseo se suspendan actividades masivas y deportivas que pueden afectarlas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad