Mototaxista bugueño sería extraditado a Argentina por narcotráfico

Octubre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción Tuluá de El País
Mototaxista bugueño sería extraditado a Argentina por narcotráfico

John Jair Piedrahíta Jaramillo, un hombre de 47 años, quien sería extraditado a Argentina.

La familia dice que se trata de un error pues Jhon Jair Piedrahíta, el detenido, nunca ha salido del país, no tiene visa ni pasaporte, y siempre se ha desempeñado en diversos empleos de oficios varios.

El pasado 25 de octubre Jhon Jair Piedrahíta Jaramillo se dirigió hasta la mesa de votación número once en el Colegio San Vicente de Paúl, en Buga, para ejercer su derecho al voto. Sin embargo, antes de que depositara la papeleta doblada en la ranura de la caja a la que caen cada uno de los votos, agentes de inteligencia de la Policía Valle lo detuvieron, informándole que sobre él pesaba una circular roja de la Interpol, pues un juez de Argentina había librado una orden de captura en su contra por narcotráfico.

Jhon Jair, 47 años, desempleado desde hace seis meses, por lo que había empezado a trabajar informalmente como mototaxista, fue llevado hasta la estación de Policía del barrio Divino Niño de Buga.

Un día después de la captura, el comandante de la Policía Valle, coronel Fernando Murillo, anunció que se había tratado de un golpe histórico, pues se trataba de un narcotraficante de alta peligrosidad que era requerido por el gobierno argentino.

La noticia trascendió los medios locales y llegó hasta Argentina, en donde el diario El Clarín publicó una nota titulada: 'Narco Arroz': Cayó Piedrahíta Jaramillo. De acuerdo con ese diario, Jhon Jair Piedrahíta haría parte de una banda de 14 personas, ocho colombianos, cuatro argentinos y dos ecuatorianos, dedicados a enviar droga desde Argentina a Europa.

Según informó El Clarín y confirmó el oficial Murillo, la banda habría enviado en septiembre de este año 40 kilos de cocaína ocultos en un cargamento de arroz que tenía como destino Guinea Bissau, África,  y que hacía parte del programa de la ONU ‘Hambre Cero en África’. La droga, que fue incautada por las autoridades argentinas en el puerto de Rosario, haría escala en el país africano para luego llegar a Europa.

El juez argentino que libró la orden de captura contra Piedrahíta, afirmó al diario El Clarín que la banda de narcos tiene vinculaciones con células delictivas en Bolivia, Paraguay, Uruguay, España, Portugal y Guinea Bissau y que estaría conformada por algunos exmiembros del cartel del norte del Valle y un expolicía colombiano.

En la estructura Jhon Jair Piedrahíta no solo se dedicaría a coordinar los envíos de la droga desde Argentina, sino que también realizaba a través de empresas fachadas el lavado del dinero recogido por la venta de la droga.

Según datos de la Policía argentina, Jhon Jair habría regresado a Colombia días atrás luego de que la banda fuera desarticulada con la captura de trece de sus integrantes.

La pregunta se la hace Yesenia Piedrahíta, hija de Jhon Jaír. Dice que para ellas es completamente absurdo que su padre sea buscado por la Interpol y mucho más absurdo que Argentina lo requiera por haber enviado droga desde ese país a África.

“Nunca ha salido del país. Nosotros no tenemos plata para hacer viajes al extranjero. Mi papá ni siquiera tiene pasaporte ni visa. Eso es completamente absurdo”, dice ella.

Según cuentan Yesenia y Zoraida Lemus, esposa de Jhon Jair, él trabajó durante unos seis años en una fábrica de elementos de plásticos y luego empezó a trabajar en un supermercado en oficios varios, hasta hace seis meses, cuando perdió el empleo y empezó a trabajar informalmente como mototaxista.

“Tiene que ser un error”, insiste Yesenia. “Nosotros tenemos las constancias que certifican que mi papá ha trabajado durante varios años, los certificados catastrales de que no tiene ninguna propiedad y las firmas de cientos de personas que dan fe de que él no tiene nada que ver con los negocios que le están inculpando”.

Por otro lado, funcionarios de la Personería de Buga manifestaron que a Jhon Jair se le ha violado el debido proceso pues, a pesar de que han pasado más de 36 horas desde su detención, no se le ha legalizado la captura.

Una fuente de inteligencia de la Policía dijo a El País que sí existe una alta probabilidad de que la persona capturada no sea el narcotraficante buscado por Argentina. “Nosotros hemos atendido muchos casos de personas detenidas que no tienen nada que ver con los delitos de los que se les acusa. Eso pasa porque los narcos roban documentos o los falsifican y se presentan con nombres de personas inocentes”.

La fuente informó además que sería muy extraño que un hombre sindicado de enviar cocaína a África a través de un cargamento de arroz de la ONU, haya ido a votar arriesgándose de esa manera a ser detenido o a dejar un rastro de las zonas en donde ha estado.

Los casos de falsificación de documentos no son inusuales. De hecho, el pasado 27 de agosto un patrullero de la Policía se encontró con que una de las personas a quien le pidió sus documentos en una inspección a un bus transurbano entre Sabanlarga y Baranoa, Atlántico, había falsificado su propia cédula. El ciudadano portador de la cédula falsa era un cubano al que le habían vendido documentos adulterados para que pasara por Colombia en su tránsito a EE. UU.

Por otro lado, la familia de Jhon Jairo también ha denunciado que hasta ahora no se le ha legalizado la captura, aún cuando ya han pasado más de las 36 horas que como máximo deben pasar luego de la captura para realizar esa diligencia.

Por ahora, las autoridades dijeron que están agotando todos los mecanismos para descartar que se trate de un error en la captura. 

El caso de Jhon Jairo hace recordar el de Ariel Josué Martínez Rodríguez, un campesino de 43 años, oriundo de San  Vicente del Caguán, que estuvo a punto de ser extraditado a EE. UU. por narcotráfico. 

Lea aquí: Campesino que iba a ser extraditado por error enfrentaba siete cargos en EE. UU. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad