Mindefensa exige la liberación de los dos soldados secuestrados por ELN en Boyacá

Mindefensa exige la liberación de los dos soldados secuestrados por ELN en Boyacá

Noviembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | Colprensa

El pronunciamiento del ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, se dio luego de que se conociera las pruebas de supervivencia de los dos militares.

El ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, exigió al grupo armado ilegal ELN que libere a los dos militares que están en su poder desde el pasado 26 de octubre luego de un ataque a una patrulla militar que dejó otros 11 soldados y un policía muertos. 

“@COL_EJERCITO continúa acompañando a las familias de nuestros soldados secuestrados por ELN. Exigimos su libertad incondicional”, escribió el ministro en la cuenta del Ministerio de Defensa en la red social de Twitter.

La exigencia del Mindefensa se da luego de que el Ejército de Liberación Nacional (ELN) revelara en su página de Internet que los soldados profesionales Andrés Felipe Pérez y Kleider Antonio Rodríguez, “están sanos y salvos” y que próximamente serán liberados. 

El grupo armado ilegal dice en un comunicado -que incluye un video y una fotografía de los uniformados- que “nos esforzamos por proteger” a los dos militares en su poder, a pesar de los operativos del Ejército para rescatarlos, pero le piden al Gobierno Nacional cesar las operaciones militares en la zona donde serían liberados próximamente, aunque no precisa referido sitio. 

Según la guerrilla, “ratifica la voluntad” de liberarlos “lo antes posible”, pero exige que el Gobierno integre una Comisión Humanitaria que reciba a los uniformados y que “garantice la seguridad y las condiciones” en la zona donde se realizaría su entrega “sin presencia, ni amenaza de la Fuerza Pública”.

 Los soldados Andrés Felipe Pérez, oriundo de Tulúa, Valle y Kleider Antonio Rodríguez, de Aguazul, Casanare, fueron secuestrados el pasado 26 de Octubre tras un ataque del ELN a una patrulla militar del Batallón de Alta Montaña Los Pinos en la que fueron asesinados 11 soldados y un policía que en zona rural de Güicán, Boyacá.

El grupo subversivo, así mismo, reiteró que no asesinaron a los uniformados con tiros de gracia: “El dictamen de Medicina Legal dijo nada más que la verdad: los soldados murieron con tiros a distancia y no de gracia, ni tenían bombas en los cuerpos, ni señales de tortura”, señala el comunicado. 

Por otro lado, la Defensoría de Pueblo realizó una visita humanitaria a la zona rural de Güicán en donde ocurrió el ataque a fin de verificar la situación de derechos humanos en la región, luego de dos días de camino a lomo de mula. 

Los funcionarios de la Defensoría se entrevistaron con la comunidad, y a través de los líderes indígenas de la comunidad Uwa, pidieron a los actores en conflicto respetar sus territorios ancestrales. 

Los indígenas hicieron alusión a necesidades apremiantes como vías de acceso y atención en salud especialmente toda vez que en razón de las distancias y la topografía, lograr el traslado a un hospital o a una unidad de atención especializada es prácticamente imposible. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad