"Mi reto es que el caleño se sienta más seguro": nuevo comandante de la Policía de Cali

"Mi reto es que el caleño se sienta más seguro": nuevo comandante de la Policía de Cali

Diciembre 31, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Saavedra | editora de Orden de El País

General Nelson Ramírez, nuevo comandante de la Metropolitana de Cali.

El general Nelson Ramírez, nuevo comandante de la Metropolitana de Cali, ya había estado años atrás como comandante del departamento del Valle. Habló con El País de sus retos en la nueva comandancia.

El brigadier general  Nelson Ramírez Suárez recibió ayer el bastón de mando como comandante de la Policía Metropolitana de Cali. El oficial, oriundo de Bucaramanga y con 52 años, lleva 28 años y 7 meses en la institución.  El general Ramírez, quien era el comandante de la Metropolitana de Cucutá y  ya había estado años atrás como comandante del departamento del Valle, habló con El País sobre los retos en su nuevo cargo, en una ciudad considerada en la Policía como una de las  más complejas por sus condiciones de seguridad y crimen organizado.  Cali, pese a la reducción de los homicidios en los últimos años, sigue siendo una de las ciudades más violentas del país. Por esa razón, para el nuevo comandante uno de sus principales retos es continuar con la tendencia a la baja de los homicidios hasta que Cali tenga una tasa similar a la de otras ciudades como Bogotá y Medellín.  ¿Cuáles son sus principales retos como comandante? El primero es continuar con la tendencia a la disminución de homicidios. Ese ha sido uno de los principales logros que han tenido Cali y el Valle del Cauca, que es bajar la tasa. Cali llegó a tener una tasa de 85 y ahora está en 55. Un segundo reto es desarrollar procesos operacionales en coordinación con la Fiscalía para desarticular las organizaciones delictivas, especialmente las relacionadas con el narcotráfico que afectan la ciudad y generan violencia. Otro  reto es desarticular esas estructuras que afectan al ciudadano de a pie. Aquellas organizaciones que se dedican al hurto a personas, a  celulares, a ‘fleteo’, a motos, casas... Son los delitos que generan una mala percepción de seguridad en el ciudadano. Se diseñaran las estrategias conforme con el análisis del contexto. También espero disminuir el tiempo de respuesta de la policía al ciudadano, a través de la llamada al 123. Para que el modelo de cuadrantes cumpla esto. Hay que lograr aumentar la percepción de seguridad. Ese es un factor que no solo se da en Cali sino en otras ciudades del país en las que hemos encontrado que cuando hay una disminución de los delitos y buenos resultados en seguridad, la percepción es contraria. Mi reto es  que el caleño se sienta más seguro. Actualmente hay once comunas intervenidas, entre ellas las del Distrito de Aguablanca y la zona de ladera como Siloé, que eran las zonas en las que se presentan el mayor número de homicidios, ¿se va a continuar con esas medidas especiales? Claro. La idea no es cambiar lo que se ha hecho con éxito. Las estrategias de la actual administración y del comandante de la Metropolitana de Cali han sido exitosas. Se trata de construir sobre lo construido. Fortalecer las experiencias exitosas y generar más proyectos para mejorar la seguridad. Cree lograr que la tendencia a la baja en los homicidios se mantenga y la tasa llegue a ser igual a la de ciudades como Bogotá y Medellín, que tienen una tasa de 17. Hay que continuar con el trabajo que se viene desarrollando. Mi propósito es continuar con lo que se ha venido haciendo, mejorar algunas cosas y aprender de otras experiencias que se hayan implementado en otras partes del país, por ejemplo Medellín, que ha logrado tener esas tasas. Una de las estrategias del alcalde saliente fue la Ley Zanahoria, que lleva años en Cali, el mandatario electo anunció que se va a extender en una hora más el cierre de los establecimientos públicos. ¿No teme que eso afecta los homicidios teniendo en cuenta que la madrugada es una de los horarios con más crímenes de este tipo? Hay que hacer el análisis y revisar cada homicidio por qué se presenta. Muchos de los homicidios no se dan dentro de los establecimientos públicos sino en la vía, por eso sería importante poder articular conforme a la ampliación de los horarios, que se restrinja el consumo de licor en la vía pública.  Esa medida permite controlar esas riñas que se presentan en la vía pública relacionadas con el consumo de licor. El Plan Desarme, es decir, la suspensión de los permisos de porte de armas en toda la ciudad, fue una de las peticiones constantes del Alcalde, que no fue aceptada. ¿Cree que es necesaria? Es válida esa estrategia. El Plan desarme voluntario en Medellín fue implementado desde hace muchos años atrás y ha sido  exitoso. Todas esas prácticas que salven vidas hay que implementarlas. Y no solo esas sino todas las que nos permitan que Cali y su área metropolitana tengan unos indicadores aceptables en su tasa de homicidios. 

[[nid:495240;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2015/12/ordena6dic31-14photo02.jpg;left;{Especial para El País}]]Policía Valle 

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad