México: el país más peligroso para ejercer el periodismo

Agosto 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Solano Abadía I Especial para El País, México
México: el país más peligroso para ejercer el periodismo

El 21 de junio pasado un comando armado asesinó al periodista Miguel Ángel López Velasco y a su familia. Un mes más tarde la periodista Yolanda Ordaz desapareció y fue encontrada muerta. Ambos trabajaban para el diario veracruzano Notiver.

En lo que va de este año cinco periodistas han sido asesinados en México. Narcos serían los responsables.

El turno ahora fue para Yolanda Ordaz de la Cruz. El cuerpo de la periodista mexicana apareció el pasado 26 de julio sin vida en Boca del Río, Veracruz. Huellas de tortura y un asesinato con arma blanca fueron las conclusiones del reporte forense de lo ocurrido a quien trabajaba para el diario local Notiver. Ordaz era la encargada de cubrir la información policiaca en el puerto de Veracruz y duró 48 horas desaparecida antes de ser encontrada sin vida cerca a otro periódico local. Su muerte se convirtió en el quinto homicidio cometido contra periodistas en México.El 21 de junio pasado corrió la misma suerte Miguel Ángel López Velasco, un reportero de Notiver que se convirtió en el columnista más leído del puerto de Veracruz. Un comando armado entró a la madrugada en su domicilio del barrio Playa Linda y lo mató. En el ataque también murieron su hijo de 21 años (quien trabajaba en el periódico al igual que su padre) y su esposa.‘Milo Vega’, como se le conocía a Miguel Ángel en el mundo periodístico, tenía 55 años y había sido subdirector del diario Notiver, que se caracteriza por vivir de la circulación y no sólo de los anunciantes: Notiver es el único diario de todo México que prácticamente agota su tiraje de 150.000 ejemplares gracias a su perfil picaresco.México le ha quitado a Colombia el primer lugar de los países de América donde es más riesgoso ejercer el periodismo. Desde el año 2000 hasta el 2010, 46 periodistas habían sido asesinados en Colombia según la Fundación para la Libertad de Prensa, en ese mismo periodo 66 fueron matados en México.A la guerra sin fusilUno de los incentivos de los delincuentes para atentar contra los comunicadores en México, es que tienen la impunidad prácticamente garantizada. Cuando un periodista es asesinado, el silencio suele acompañar el hecho.Los periodistas Miguel Ángel López Velasco y Yolanda Ordaz de la Cruz, son una prueba latente de impunidad. En el caso de Yolanda, las pistas de su muerte no han servido para dar con la responsabilidad de ningún implicado.Sin embargo, las hipótesis oficiales hacen pensar que Yolanda era una periodista que manejaba la prensa para uno de los carteles rivales del narcotráfico: el del Golfo o ‘los Zetas’.De acuerdo con el procurador de justicia del estado, Reynaldo Escobar Pérez, “este caso nada tiene que ver con el ejercicio de la profesión de periodista” y se investigan versiones que señalan la presunta relación de la comunicadora con la delincuencia organizada, “lo que los coloca (a los periodistas) en una situación vulnerable, de peligro y riesgo personal y familiar”, advirtió.El riesgo para los periodistas se puede evidenciar en las cifras. En lo que va de este año Veracruz se ha convertido en el estado donde más comunicadores han sido asesinados. De los cinco homicidios registrados en todo el país, cuatro se han cometido contra profesionales de los medios veracruzanos.Cierto o no, dos periodistas entrevistados para este reporte y que prefirieron guardar el anonimato, señalaron que Yolanda estaba “vendida con los malos”. Esta actitud que se ha repetido en el gremio, ha fomentado aún más la impunidad para aclarar este tipo de crímenes en México.Mientras tanto, organizaciones sociales no gubernamentales, han rechazado estas acusaciones y han alzado la voz a favor de esclarecer el homicidio de Yolanda Ordaz de la Cruz y señalan que el ejercicio periodístico debe garantizarse y terminar con la impunidad en este gremio.Desde París, La Directora General de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), Irina Bokova, condenó el asesinato de Yolanda y agregó que este tipo de casos es un ejemplo de los problemas que han confrontado las mujeres para impartir el periodismo.Señalado y prófugoTres días después del asesinato de Milo Vega, las autoridades locales ubicaron como principal sospechoso a un hombre conocido con el alias de El Ñaca.Según el procurador veracruzano, ‘El Ñaca’ es una persona con un largo historial delictivo que “tuvo problemas con el periodista”. Después de difundir el retrato hablado del acusado, las autoridades ofrecieron tres millones de pesos por información que les permitiera dar con su paradero.Sin embargo, lo que las autoridades veracruzanas no terminan de aclarar es si al referirse a ‘El Ñaca’ se refieren también a un ex agente de la Policía de Tránsito veracruzana que está vinculado a diversas acciones criminales patrocinadas por el grupo delictivo de ‘los Zetas’ y que tiene el mismo nombre del sospechoso.En abril de 2007 un grupo armado disparó contra un vehículo oficial en el que acostumbraba movilizarse el ex agente de la Policía. ‘El Ñaca’ se había salvado porque un día antes había salido a vacaciones. La víctima mortal fue el conductor.Dos años después, el alias de El Ñaca salió a relucir en hechos violentos donde, además de atentados contra periodistas, también estaban involucrados funcionarios de la Dirección de Tránsito veracruzana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad