Máxima condena a cómplices de la muerte del pequeño Luis Santiago

Agosto 26, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Este jueves el Juez Primero Penal del Circuito de Ubaté, condenó a 45 años de prisión a Jorge Orlando Ovalle y a Martha Lucía Garzón Muñoz por los cargos secuestro simple agravado y homicidio doloso agravado.

Este jueves el Juez Primero Penal del Circuito de Ubaté, condenó a 45 años de prisión a Jorge Orlando Ovalle y a Martha Lucía Garzón Muñoz por los cargos secuestro simple agravado y homicidio doloso agravado.La decisión se relaciona con el secuestro y posterior homicidio de Luis Santiago Pelayo, el bebé de 11 meses de edad que fue raptado por orden de su propio padre, Orlando Pelayo, el 24 de septiembre de 2008.Esta sentencia se suma a la que ya habían recibido los procesados de 37 años de cárcel cada uno por el cargo de secuestro simple agravado, lo cuál daría un total de 82 años, sin embargo el Sistema penal colombiano sólo otorga una pena máxima de 60 años, que será finalmente la que purgarán los procesados.Así lo explicó Miguel Hernández, abogado de Ivonne Lozano, la madre del pequeño, quién además señaló que Ovalle y Garzón Muñoz deberán pagar una multa de 700 salarios mínimos mensuales legales vigentes, es decir un total de 334 millones de pesos.Ante la decisión del juez, el abogado de los investigados presentó la apelación del fallo, por lo tanto, en quince días, se dará a conocer una determinación en este sentido, pero de acuerdo con el representante de Ivonne Lozano, las pruebas técnicas y físicas en contra de los sentenciados son contundentes, por lo que considera que el fallo de este jueves sea ratificado.El secuestro de Luis SantiagoEl bebé Luis Santiago Pelayo Lozano fue secuestrado el 24 de septiembre de 2008 por los hoy condenados Martha Lucía Garzón y Jorge Orlando Valle, bajo las instrucciones del padre del menor, Orlando Pelayo, quién recientemente recibió una sentencia de 58 años de cárcel, luego de haber aceptado su responsabilidad en el hecho.6 días después, la mañana comenzó trágicamente con el hallazgo del cadáver del pequeño en la vereda Tiquiza, ubicada entre los municipios de Chía y Tabio, Cundinamarca. El cuerpo sin vida fue encontrado en una bolsa de lona blanca envuelto en la manta que llevaba el pequeño la noche de su rapto.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad