Mario Uribe pidió perdón por reunirse con Mancuso

Enero 26, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa

Pese a que admitió una cita con el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, Mario Uribe afirmó que no tuvo interés de establecer pactos con las autodefensas. El ex senador rinde cuentas ante la Corte Suprema de Justicia.

Ante los magistrados de la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, el ex presidente del Congreso Mario Uribe Escobar pidió perdón a Colombia por su reunión con el ex jefe paramilitar Salvatore Mancuso, en el año 2002. Aseguró que ese fue un error, pero no un delito.“Ante ustedes (los magistrados de la Sala) pido excusas porque ese es un error, pero no es un delito. Me equivoqué y le pido excusas, perdón al país, a través de ustedes, que son los máximos jueces en materia penal. Ese error fue una mala hora de mi vida”, dijo el senador del Partido Colombia Democrática.Uribe recalcó que a pesar de la reunión, él nunca tuvo interés en establecer relaciones “con esos bandidos y muchos menos pactos con ellos”.“Me tendieron una trampa, hablé un rato con ese tipo y no me quedó otra alternativa”, aseguró el ex senador antioqueño, primo del ex presidente Álvaro Uribe Vélez, respecto a la conversación que sostuvo con Mancuso.Además, el ex parlamentario, quien está siendo enjuiciado por sus presuntos vínculos con Mancuso, calificó al extraditado jefe paramilitar de mentiroso, megalómano y vagabundo.Uribe desmintió la versión del desmovilizado, quien habría asegurado que él y su grupo paramilitar controlaban el municipio de Sahagún y sus alrededores, entre ellos los municipios de Chinú, Planeta Rica y Montelíbano (todos en Córdoba), en los cuales el ex legislador obtuvo una alta votación para el senado, el año 2002.“Ese cuento de Salvatore Mancuso de que no se movía una hoja de papel o una hoja de un árbol sin su voluntad es un hecho absolutamente falso. No es otra cosa que una expresión más de su megalomanía desbordante. Eso no es cierto”, precisó Uribe Escobar.Al respecto, reiteró que su alta votación para el senado en el 2002, en los citados municipios, por la cual es investigado, se debió a alianzas con líderes políticos de la región y a la labor social que adelantó en esa zona cordobesa.El exsenador reiteró los argumentos que ya había expuesto ante la Corte Suprema de Justicia sobre el crecimiento de su electorado en el país para las elecciones del 2002, entre ellos, ser uno de los primeros candidatos en apoyar a Álvaro Uribe Vélez en su aspiración a la Presidencia de la República, la publicidad que le dio el hecho de haber sido presidente del Congreso en el periodo 2000-2001 y la ‘Cadena de oraciones’ que habría hecho un gran número de colombianos por su recuperación, luego de un accidente en el año 2001. Según Uribe, esta ‘cadena’ habría unificado a un grupo significativo de electores.Las declaraciones del ex congresista fueron escuchadas por la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia este miércoles, durante el desarrollo del juicio que se lleva en su contra por sus presuntos vínculos con el ex jefe del Bloque Norte de las AUC, Salvatore Mancuso, por lo que se le acusa del delito de concierto para delinquir agravado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad