Mañana serían desactivados explosivos en puesto de salud de zona rural de Inzá

Mañana serían desactivados explosivos en puesto de salud de zona rural de Inzá

Noviembre 05, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Mañana serían desactivados explosivos en puesto de salud de zona rural de Inzá

Al lado del puesto de salud de San Andrés de Pisimbalá, en el que fueron dejados los explosivos, hay varias viviendas y un colegio.

El grupo Marte del Ejército deberá desactivar los artefactos, que podrián activarse al retirar una pancarta que instalaron las Farc afuera del puesto de salud de San Andrés de Pisimbalá.

En la mañana de este jueves serían desactivados los artefactos explosivos instalados el pasado lunes en las afueras del centro de salud del corregimiento de San Andrés de Pisimbalá, en el municipio de Inzá, Cauca. El general Wilson Cabra, comandante de la Fuerza de Tarea Apolo del Ejército, explicó que las tropas ya están en el lugar, pero que por la forma en la que fueron dejados los explosivos se requiere del apoyo del grupo Marte, el cual llegará en la noche del miércoles."Ellos los van a desactivar para moverlos fuera del casco urbano y ahí sí destruirlos de manera controlada sin afectar a la población civil, las instalaciones del centro de salud o las viviendas cercanas", dijo el oficial. Los artefactos explosivos fueron instalados por miembros del Sexto Frente en dos postes de energía, en los que además fue colgada una pancarta en la que se hace referencia al exjefe de las Farc Alfonso Cano. La dificultad, según el general Cabra, es que tan solo mover la pancarta podría causar una explosión. Tanto el centro de salud como un colegio del sector fueron evacuados, al igual que algunas viviendas cercanas. Por el momento, las consultas médicas están siendo atendidas en un sitio alterno del municipio. Entre tanto, el defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, volvió a hacer un llamado a los negociadores de la guerrilla para que no realicen acciones que afecten a la población civil. "No entiende uno que por un lado reconocen que han victimizado a civiles que no tienen nada que ver con el conflicto, y por otro que continúen haciéndolo", dijo el funcionario. Para Otálora, la población civil "no puede continuar como carne de cañón".Agregó que ya se había advertido a las autoridades nacionales de los riesgos que viven los habitantes de la zona, por los continuos combates entre Fuerza Pública y guerrilla. "Permanentemente recibimos quejas de los ciudadanos que en las noches duermen en otros sitios, por temor a quedar en medio de los enfrentamientos, pues el puesto de Policía está cerca".Cabe recordar que a comienzos de octubre el Ejército desactivó cuatro artefactos explosivos que habían sido dejados en un parque infantil de este mismo corregimiento.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad