Madre cree que su hijo murió en bombardeo en Ipiales

Noviembre 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Agencia EFE

El niño era colombiano y estaba refugiado en Ecuador. Presidente Correa pidió informe sobre acción militar contra campamento de las Farc en zona fronteriza.

La madre de un niño que desapareció en la frontera entre Ecuador y Colombia tiene la sospecha de que él murió en el bombardeo militar a un campamento del Frente 48 de las Farc en zona rural de Ipiales, Nariño, donde fueron abatidos 16 insurgentes. Ana Yepes, habitante de la localidad de Santa Bárbara (Ecuador), dijo a un canal ecuatoriano que su hijo es "colombiano, refugiado, nacido en La Victoria. Ahora en mayo que viene ya son cuatro años que estamos haciendo revisar nuestra visa, por eso tiene una visa de refugiado. Él no es ecuatoriano". El vicecanciller ecuatoriano, Kintto Lucas, manifestó que "el chico que murió (identificado como Jimmy López) no es ecuatoriano, sino que es colombiano y tenía refugio en Ecuador, pero estamos haciendo todas las averiguaciones". Entre tanto, el médico legista Álvaro Hernández, de Ipiales, indicó que hoy fueron encontrados otros dos cuerpos de guerrilleros en la zona del ataque aéreo.Hasta el martes habían sido rescatados trece cuerpos, a los que se suma el de un menor de edad que murió tras haber sido hallado gravemente herido, y este miércoles hombres Jungla (de elite) del Ejército, apoyados por fuerzas contra guerrilleras de la PolicÍa, encontraron los otros dos.Ocho de los cadáveres son de mujeres, señaló la fuente.Correa dijo que dos ecuatorianos murieron en bombardeoEl presidente de Ecuador, Rafael Correa, aseguró que dos ecuatorianos, uno de ellos un niño, podrían haber muerto en el bombardeo militar a un campamento de las Farc en zona rural de Ipiales (Nariño), en la frontera con el país vecino, según informó hoy el diario oficial "El Ciudadano"."Inicialmente se dijo que eran colombianos con carné de refugiados ecuatorianos. He pedido el informe del caso y los primeros avances de ese informe, pero quiero tener el definitivo. Es que se trata de un niño ecuatoriano y no sólo uno, sino dos ecuatorianos que han muerto en ese bombardeo", aseveró el mandatario.A su turno, las autoridades militares colombianas sostuvieron que el niño de 12 años tenía una tarjeta que lo identificaba como ciudadano colombiano.Según el Comando General de las Fuerzas Militares de Colombia, el menor fue reclutado de manera forzada por las Farc.La acción militar ocurre en vísperas de una reunión entre los cancilleres de Ecuador, Ricardo Patiño, y de Colombia, María Angela Holguín, que abordarán mañana en Quito los últimos asuntos que obstaculizan la reanudación de las relaciones diplomáticas plenas entre ambos países.Holguín expresó ayer que en la cita entregará a su homólogo toda la información disponible sobre la muerte del niño.Ecuador rompió sus vínculos diplomáticos con Colombia en 2008, tras el bombardeo al campamento del abatido alias Raúl Reyes, máximo cabecilla de las Farc en territorio ecuatoriano. Columna Ómar Geles de las Farc ganaban US$10 millones anuales por drogasEl reducto de la guerrilla de las Farc bombardeado el pasado lunes en la frontera sur de Colombia con Ecuador obtenía al año unos diez millones de dólares por narcotráfico, dijeron hoy las autoridades policiales de Bogotá.La CompañÍa Ómar Geles de la que murieron catorce de sus integrantes y uno más resultó herido en el ataque, movía anualmente 25 toneladas de cocaína, según la Policía Nacional, que atribuyó las cifras a "información recopilada" por sus servicios de inteligencia.Los alijos eran comercializados y exportados a Centroamérica y Europa, agregó el mismo organismo de seguridad, que realizó la acción de hace dos días en conjunto con las Fuerzas Militares.La Policía Nacional aportó la información de inteligencia que le permitió a la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) lanzar el bombardeo contra dicho reducto insurgente, que ocupaba un campamento en Estrella Alta, zona boscosa de la localidad de Ipiales (suroeste) , limítrofe con Ecuador.Unos 35 insurgentes estaban en la base en el momento del ataque aéreo, según un informe militar previo sobre esta acción, que fue completada con una incursión por tierra de comandos policiales de elite y tropas del Ejército Nacional.En un comunicado sobre el resultado de las inspecciones realizadas por sus comandos, la Policía Nacional precisó que la base insurgente contaba con 32 alojamientos.Asimismo, los comandos se incautaron, entre otros elementos, de 18 fusiles, una ametralladora, dos pistolas, un lanzagranadas, 47 granadas, 2.000 proyectiles, siete "dispositivos de almacenamiento de información" , cuatro teléfonos celulares y trece sim card para celuar.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad