Luis Eduardo Zuluaga se habría quitado la vida ¿Por qué?

Luis Eduardo Zuluaga se habría quitado la vida ¿Por qué?

Diciembre 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Daniel Suárez Pérez | Reportero de El País
Luis Eduardo Zuluaga se habría quitado la vida ¿Por qué?

Investigadores del CTI y patrulleros de la Policía realizaron el levantamiento del cadáver de Luis Eduardo Zuluaga en el Ecoparque Rió Pance hacia el medio día de este domingo 11 de diciembre de 2011.

Luis Eduardo Zuluaga, al parecer, se suicidó cerca a un sendero del sector de Pance. El pasado domingo encontraron su cuerpo luego de trece días de búsqueda.

“Nunca pensamos vivir esto que terminó en una tragedia y nos dejó a todos sin palabras”, relató Héctor Zuluaga, tío del desaparecido ingeniero Luis Eduardo Zuluaga, quien fue hallado el pasado domingo sin vida en Pance. Luego de trece días de búsqueda por parte de las autoridades y seres queridos, un poblador llegó ayer en la mañana a un sendero de la entrada número cuatro del Ecoparque Río Pance, donde el ingeniero químico se quitó la vida. Luis Eduardo salió de su casa del barrio El Lido a las 8:00 a.m. del pasado 28 de noviembre. El joven se despidió de sus familiares, quienes creyeron que había salido a trabajar. Dos horas más tarde los llamaron de la empresa de alimentos -donde había ingresado a trabajar una semana antes- para preguntar por qué no había llegado.“Al otro día que él había desaparecido, me contaron que Luis Eduardo no había regresado a la casa. Estábamos muy preocupados porque siempre avisaba y no acostumbraba a irse tanto tiempo”, comentó Carlos Mario Camacho, un amigo de infancia.Camacho agrega que sospechaba que el joven de 27 años estaba en Pance porque desde hace varias meses visitaba la zona y en las última conversaciones le había comentado que iba al lugar con frecuencia y había hallado unos “sitios muy bacanos”.A los familiares tampoco les extrañó que el joven estuviera en los alrededores de Pance. Héctor recuerda que cuando quería estar solo, celebrar con sus amigos, tomar fotografías o leer un libro, permanecía en ese sector.El 30 de noviembre un grupo viajó a esa zona y un habitante de la vereda La Vorágine les manifestó que había visto al joven transitando solitario por el lugar, cerca a la vereda El Banqueo.Las primeras búsquedas para dar con el paradero de Luis Eduardo se iniciaron en los sectores del Chorro de Plata, Pico de Águila y la zona urbana de Pance. Días después las labores no daban más resultados y los allegados distribuyeron fotografías en la terminal, el sector de La Buitrera, Aguablanca y Yumbo.El cambio“Él era bueno en todo sentido: con su vida laboral, con su familia, con sus amigos. Pero nunca lo había visto tan triste, eso era extraño en él, su abuelo había fallecido el 25 de noviembre. Eso fue muy difícil para Luis Eduardo”, comentó el tío.Desde el 2009, cuando se graduó de la Universidad del Valle, personas cercanas al ingeniero comentan que el joven dedicó la mayor parte de su tiempo a trabajar y a cuidar de su abuelo, quien comenzó a tener problemas de salud.El joven había sido criado por sus dos abuelos desde muy pequeño, cuando sus padres decidieron viajar a Estados Unidos y Venezuela. Carlos Mario manifestó que uno de los proyectos que tenían en común era el de reunir los ahorros que tenían y crear un negocio, “así fuera una tienda”.“Él tenía esa idea de hacer empresa, no era el mejor negociante, pero le iba bien porque era un buen trabajador, muy dedicado. Trabajó en una red de restaurantes, allá inició como mesero y terminó como administrador. Se pagó todo el préstamo que hizo en el Icetex limpiando mesas. Él creía que las cosas se conseguían con el trabajo duro y la persistencia”, recordó Carlos Mario.Su amigo agregó que el único interés de Zuluaga no era el trabajo, también lo eran las personas cercanas a él. “Se preocupaba por los amigos más que por él mismo. A veces pasaba por ser alguien serio y callado, pero en realidad era muy discreto. Era bueno con todo mundo: mientras uno trataba de alejarse de alguien, él siempre le encontraba alguna cualidad, no importaba que fuera el más malo”.Héctor lo describió como “una persona muy correcta. Era muy dedicado y que quería salir adelante, porque además de trabajar le gustaba estudiar. Pero en los últimos días le dio una depresión crónica, no pudo reaccionar a eso”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad