'Los Urabeños’, la banda criminal que se expande como un virus por toda Colombia

Junio 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Si esta bacrim estuviera en un ring de boxeo, habrían recibido varios golpes: la inclusión en la Lista Clinton y la neutralización de cabecillas, aunque siguen fuertes.

La banda criminal de los ‘Urabeños’, la que, según las autoridades, es la bacrim que tiene más poder hoy en Colombia (es el único grupo ilegal que aumentó de miembros en el 2012) ha sufrido en los últimos días varios golpes que, si se comparara con una pelea de boxeo, tendrían a ese grupo contra las cuerdas. Aunque, la verdad, pese a lo contundente del embate, no ha sido suficiente como para hacerlos besar la lona. El viernes pasado recibieron un gancho a la quijada que seguro hará que se tambaleen por un buen rato: la banda criminal, nacida en Urabá, fue incluida en la Lista Clinton. Es decir que ahora mismo los ‘Urabeños’ están entre ceja y ceja de los miembros del Departamento de Estados de Estados Unidos. Antes de sufrir esta embestida ya se les habían propinado certeros golpes, a los riñones, al hígado: varios de sus miembros han sido capturados o dados de baja, entre ellos uno de sus dos máximos cabecillas Juan de Dios Úsuga, ‘Giovanni’, en enero del 2012.Su hermano Dairo Antonio alcanzó a escapar y actualmente es el máximo jefe de la banda criminal en todo el territorio nacional. Tras la muerte de ‘Giovanni’, los ‘Urabeños’ devolvieron golpes y mostraron su poder con un paro armado que afectó tres departamentos del país.El Gobierno desplegó entonces una gigante operación policial y el propio presidente Juan Manuel Santos ordenó arreciar contra esta banda criminal.Entonces vino una seguidilla de puñetazos precisos que pareció acorralar en una esquina del ring a los ‘Urabeños’. Alexánder Montoya Úsuga, el ‘Flaco’ y Henry de Jesús López, ‘Mi Sangre’, fueron atrapados por las autoridades. En abril pasado José Morela Peñate, el ‘Negro Sarley’ , fue dado de baja por la Policía. La importancia de este hombre, quien dominó grandes extensiones de los departamentos de Córdoba y Antioquia, radicaba en que tenía contactos con grandes capos del narcotráfico en países como México e incluso tenía nexos con las Farc para movilizar drogas por fuera del país. Parte de esos efectivos golpes se han propinado a la división de esa estructura que delinque en Valle. A principio de mayo el ‘Negro Orlando’, uno de los supuestos líderes de ese grupo ilegal en Buenaventura, Chocó y parte de Nariño, fue detenido por la Policía en Cali, cuando se transportaba en un vehículo, en compañía de dos de sus escoltas. Y el miércoles pasado Greylin Fernando Varón, alias Martín Bala, el supuesto jefe de esa organización en el Valle del Cauca, fue capturado cuando compraba una moto Harley Davidson, en Bogotá. En enero Héctor Mario Urdinola, alias Chicho, también había sido capturado. Urdinola fue señalado del homicidio de Lorena Henao, viuda de Iván Urdinola, además de ser el principal distribuidor de ‘2CB’, una droga sintética de alto valor.Según analistas, estas capturas obligarán a un reacomodo de la estructura criminal en el suroccidente del país. Una fuente de inteligencia de la Policía asegura que ahora el poder de ‘Los Urabeños’ en esta zona del país podría ir a parar a manos de un hombre al que apodan Guacamayo.“Pero, eso depende de qué tipo de movimientos haga ‘Guacamayo’. Si tiene dinero suficiente puede quedarse con algunos de los restos de ‘Martín Bala’. Si no, puede perder el poder por completo”, dice la fuente.Para este investigador, en este momento hay un vacío de poder porque, en el Valle del Cauca, ‘los Urabeños’ no son pura sangre. ¿Qué significa eso? Que no están estructurados como un grupo constituido, con jerarquías claras y con completa lealtad a la organización.“En el Valle no hay gente de Urabá, organizando a sus miembros. En el Valle lo que hubo fue una compra de una franquicia. Herederos del narcotráfico en esta región se reencaucharon y compraron el nombre de ‘los Urabeños’, para poder recuperar el poder, que estuvo por algún tiempo en las manos de ‘los Rastrojos’, que estaban liderados por los hermanos ‘Comba’”, dice el investigador de la Policía.Y añade que es tan evidente que entre 'los Urabeños’ no existe lealtad de grupo, que en los últimos días trascendió que ‘El Negro Orlando’ y ‘Martín Bala’ se habían enfrascado en una guerra territorial.“En el Valle hay micro-grupos que se alquilan al mejor postor y el mejor postor hoy son 'los Urabeños’. Pero, a la hora de ganar plata, las lealtades se esfuman, eso pasó entre ‘Orlando’ y ‘Martín Bala’. Ellos son narcos, quieren apoderarse de todo pero por afán de plata”, concluye el investigador.Una banda con bases muy fuertesPese a que, en el Valle del Cauca, ‘los Urabeños’ son apenas una franquicia que trajeron antiguos miembros del antiguo Cartel del Norte del Valle, hay zonas del país que son verdaderos fortines de esta bacrim. Según cifras de la Fundación Nuevo Arcoiris, dedicada al análisis de la violencia en el país, este grupo ilegal ya hace presencia en 17 de los 42 departamentos de Colombia y en un total de 200 municipios.Y eso no es todo. Durante el 2012, 'los Urabeños’ aumentaron el número de hombres en sus filas. Según un informe que divulgó hace cuatro semanas el Ministerio de Defensa, hoy la banda de Urabá cuenta con 2.366 miembros en el país. Hace un año eran 1.970.De acuerdo con el analista León Valencia, los ‘Urabeños’ han logrado crecer en el territorio nacional gracias a que son herederos de dos grandes grupos delincuenciales: la oficina de Envigado y las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, de Carlos Castaño.Esta banda criminal nació de la mano de Daniel Rendón Herrera, alias Don Mario, un exjefe paramilitar, capturado en abril del 2009. Primero se hicieron llamar Autodefensas Gaitanistas de Colombia y luego asumieron el nombre de ‘Urabeños’, por la zona en la que nacieron.León Valencia explica que el legado principal que quedó a la bacrim de Urabá fue dinero, lo que permite reclutar más personal e, incluso, como ha venido ocurriendo desde 2011, desatar guerras por el control territorial como es el caso de las confrontaciones con 'los Rastrojos’ en varias zonas del país.El analista dice que otro motivo por el que los ‘Urabeños’ tienen capacidad de crecer en cantidad de hombres es que su estructura jerárquica no es vertical, sino que son pequeños nodos que actúan apoyándose entre sí, pero que los grandes cabecillas que mandan en todo el país ya no existen.Eso lo que hace es que cuando un cabecilla muere o es capturado, no haya demasiada remezón en el resto del grupo, como en efecto ha ocurrido, según Valencia.Para Alfredo Rangel, director de la fundación Libertad y Democracia, la estrategia de ‘los Urabeños’ es simple: sangre y fuego y por eso es que han logrado crecer y soportar los embates de la Policía. “'Los Urabeños’ soportan los ataques de la Policía porque pueden llenar de dinero las calles y reclutar gente para que mate a los que no se unan a ellos", señala Rangel.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad