Los 'pequeños narcos' que son el motor de la violencia en Cali

Marzo 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País.
Los 'pequeños narcos' que son el motor de la violencia en Cali

Este año han sido asesinadas 282 personas, 4 % más que en 2015. Bandas de la ciudad están en disputa.

Cali es una de las ciudades con más problemas de violencia de Colombia. La tasa  de homicidios de 58 por cada cien mil habitantes en 2015, aunque fue la menor en los últimos 20 años, fue de  las más altas del país y del mundo.

En lo corrido del 2016 los homicidios han aumentado, lo que hace temer que  la tendencia a la baja que se tuvo en los últimos dos años se frene. 282 personas han sido asesinadas, lo que representa un  incremento del 4 % con respecto al 2015. Además, en las últimas semanas se ha presentado una serie de crímenes en lugares públicos, en el sur de la ciudad, que revivieron el temor de los caleños. 

Detrás de muchos de estos casos se encuentra una compleja maraña que incluye pandillas, bandas delincuenciales, estructuras sicariales, reductos de los carteles de la droga y las bandas criminales. Estos grupos se mezclan entre sí y se disputan el control de los negocios ilegales.

Un analista del CTI lo define de esta forma: “Para las investigaciones establecemos que hay un delito fin y un delito medio para llegar a este fin. Antes creíamos que los homicidios eran el fin, pero ya tenemos claro que los homicidios, las lesiones, los desplazamientos, las fronteras invisibles y las extorsiones son delitos medios para llegar al fin que es el control del microtráfico”.

Este año, según los informes publicados por el Observatorio Social de la Violencia, el 11 % de los asesinatos tuvo como móvil el microtráfico. En este punto, se ubican los crímenes que en la investigación preliminar evidencian que la víctima o el agresor está relacionado con este tema, sea como expendedores o consumidores.

Las cifras también indican que un 31 % de los casos obedecen a venganzas. Según la directora del Instituto de Investigaciones Cisalva, María Isabel Gutiérrez, las venganzas son los ajustes de cuentas entre bandas delincuenciales.  En entrevista reciente con El País, la experta en seguridad explicó que de esas  redes grandes de narcotraficantes que se desmantelaron quedaron grupos que se disputan territorios de distribución.

Tras la entrega de capos del Cartel del Norte del Valle ‘Los Comba’ y la captura de la mayoría de sus lugartenientes, la banda criminal ‘Los Rastrojos’ se fraccionó. Y cada vez que capturan a uno de sus mandos medios se multiplican los hombres de sus estructuras que quieren asumir el control.  

En el 2014 en Cali había aproximadamente nueve grandes estructuras que eran consideradas disidencias de ‘Los Rastrojos’. Entre ellos se encuentran Fresa, Búho, Lobo, Yepes, Yandel, Boliqueso y Avestruz.  

El general Nelson Ramírez, comandante de la Policía Metropolitana de Cali, explica que ahora tienen identificados a seis pequeños capos del tráfico local, que se están disputando el control del narcotráfico. Se trata de alias Boliqueso y Avestruz, antiguos miembros de ‘Los Rastrojos’; ‘El H’, heredero del narco extraditado alias Chocolate; Yandel, capturado el mes pasado pero dejado libre; ‘El Seco’ y ‘El Enano Aldemar’. 

El oficial agrega que con la captura de  narcos, como ‘Yepes’, ‘Fresa’, Dímax’, ‘Lobo’ y ‘El Flaco Armando’,  sus subalternos inician unas disputas entre ellos.

En esa lista las autoridades también incluyen a alias Capulina, Manila, Vaca y El Tío. “Estas personas eran antiguos sicarios que al caer sus jefes heredaron bandas sicariales, que ahora se dedican a muchos delitos. Son estos pequeños jefes los que buscan controlar a otras bandas más locales y contratar a los jóvenes de las pandillas para que cometan asesinatos, extorsiones y otros delitos. Como ya no tienen nóminas con ejércitos sicariales a su servicio,  funcionan como padrinos de esas bandas más pequeñas a quienes les venden la droga, los arman y les cobran impuestos”, explica un fiscal.

El funcionario agrega que  este es un negocio millonario. “Por ejemplo, en Cauca compran una libra de marihuana por $250.000, la dividen y triplican la ganancia. Y por cada libra le pagan algo así como $50.000 a los jefes”.

Fuentes de inteligencia revelan que entre estas mismas bandas se disputan el control. ‘Boliqueso’ y ‘Avestruz’ tenían una confrontación. “Ellos pelean una semana y a los días ya son amigos y luego otra vez enemigos. La gente de ‘Boliqueso’ ya está peleando entre ellos porque dicen que él está fuera del país. Y la gente de ‘Avestruz’ se estaba uniendo a los del Clan Úsuga. Pero también ellos pelean con los que quedan de ‘Fresa’, quien dice que desde la cárcel da órdenes”, revela un investigador.

Microtráfico y ‘narcomenudeo’

El general Ramírez, por su parte, dice que en este tema del narcotráfico se presentan dos tipos de fenómenos. Uno de ellos es el microtráfico, que son las redes de distribución de la droga y es controlado en su mayoría por estos narcos, que a su vez tienen pequeñas bandas, quienes se encargan de vender las drogas y pagarles a sus ‘padrinos’ una especie de impuesto.

Un investigador de la Sijín agrega que la complejidad de lo que ocurre en la ciudad es que estos jefes no tienen un control total, por lo que en el mundo del crimen organizado hay un gran desorden que se ve reflejado en disputas que ocasionan asesinatos. En solo un barrio pueden tener injerencia varios jefes del narcotráfico.  

El otro fenómeno, dice el general Ramírez, es el ‘narcomenudeo’ que son las estructuras más pequeñas de ‘jíbaros’ que venden droga en las esquinas o parques.  Ambos fenómenos ocasionan homicidios.

Un informe de inteligencia asegura que ‘Boliqueso’ y ‘Avestruz’ se están disputando el control de los expendios de las comunas 7 y 8, en el nororiente de Cali.    Precisamente, en la Comuna 8 los asesinatos han aumentado. Catorce personas han sido asesinadas, en esta comuna. Cinco de esos casos, según fuentes de la Fiscalía, están relacionados  con disputas por el microtráfico. Los barrios afectados han sido La Nueva Base, Simón Bolívar, Santa Fe y Municipal.

Entre los casos se encuentra un doble homicidio presentado en La Nueva Base, que según las investigaciones, obedece a una retaliación por drogas.

Otros de los casos que  las autoridades relacionan a los problemas del microtráfico este año es el triple homicidio ocurrido la semana pasada en el barrio Ciudad Capri, en el que asesinaron a dos vigilantes de carros y un vendedor de minutos. 

Al parecer, según la Policía, se debe a una disputa por el microtráfico pues una de las víctimas estaría relacionada con la venta de estupefacientes.

“En muchos casos llegan nuevas estructuras que quieren tener la plaza o los vendedores no cumplen con el pago de la droga vendida. Son hipótesis que se investigan”, dice una fuente policial.

Más datosEn Cali  no hay una cifra exacta de cuántos grupos delincuenciales hay, pero las autoridades han identificado a 88 pandillas en 8 comunas.Asimismo,   se tiene referencia de más de 50 bandas delincuenciales, que se dedican a delitos que van desde los ‘fleteos’, atracos, extorsiones, desplazamientos, tráfico de drogas y homicidios.En 2014 se tuvo  información de que el Clan Úsuga estaba enviando personas para disputarse el control del narcotráfico con ‘Los Rastrojos’.Los barrios más afectados  por homicidios este año con Potrero Grande, Mónica, El Vergel, Siloé, Petecuy, La Nueva Base, Manuela Beltrán, Mariano Ramos, Mojica  y Promociones Populares.En la Comuna 3,  en la que se encuentra El Calvario, fueron asesinadas ocho personas. En la Comuna 9, donde está Sucre, se presentaron 12 casos.
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad