Los dramas que ha tenido que vivir la familia de Sigifredo López

Los dramas que ha tenido que vivir la familia de Sigifredo López

Agosto 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz, reportera de El País.
Los dramas que ha tenido que vivir la familia de Sigifredo López

El ex diputado del Valle del Cauca Sigifredo López se reencontró con sus hijos el 5 de febrero del 2009, después de casi siete años de secuestro a manos de las Farc.

Familia del ex diputado del Valle del Cauca, que completa una década de tragedia, siempre defendió su inocencia.

En los últimos diez años, a la familia López Nieto le han puesto la lápida varias veces. A sus cinco integrantes los han intentado sepultar cuando todavía tienen fuerzas y muchos deseos de vivir.La primera vez ocurrió en abril del 2002 cuando la guerrilla raptó a Sigifredo, guía del hogar, y a sus once compañeros de la Asamblea del Valle. La segunda, sucedió en junio del 2007 cuando se supo que once de los diputados habían sido asesinados a sangre fría por las Farc.Pero Patricia Nieto, la esposa del ex secuestrado, aseguró que la lápida se las pusieron un mes después de la masacre cuando un desmovilizado de la guerrilla insinuó en un programa de televisión que el hombre, que aún estaba plagiado, era autor del vil hecho.“No sólo le pusieron la lápida a Sigifredo, sino que ponen en riesgo a toda nuestra familia”, fue lo único que atinó a decir la mujer, en medio de su indignación.Atados a varias cadenasTenía razón. Los conocidos de la familia sostienen que ni siquiera regresando al seno de su hogar, lejos de las garras de las Farc, Sigifredo pudo recobrar totalmente su libertad.Los López Nieto siguen atados a las cadenas de las injurias, del rechazo, de las recriminaciones. Nelly, la frágil madre de Sigifredo, quien perdió todas sus pestañas de tanto llorar, ha sido atacada por extraños con fusiles cargados de odio.Un día, la señora, que ya ha tenido que soportar dos infartos, fue insultada en una improvisada conversación con un taxista. Julio César Londoño, coautor del libro ‘El Triunfo de la Esperanza’, narra que en los días siguientes al asesinato de los ex diputados, el hombre, “sin saber que doña Nelly era la madre de Sigifredo, dijo que él era un ‘catre h.p.’ que vendió a sus compañeros”.Doña Nelly solamente guardó silencio. A ella, que intenta ponerle vendas de hierro a su alma, las palabras despiadadas de aquel taxista volvieron a lacerarla. Pero no todos se quedan callados. Patricia ha salido en defensa de su esposo las veces que han sido necesarias. Entre tanto, Julio César, el escritor del libro donde se narran las vivencias del secuestro de Sigifredo, sostiene que le resulta inverosímil pensar en su culpabilidad. Recuerda que él hizo denuncias sobre cómo la guerrilla reclutaba niños y los obligaba a matar con cuchillos a otros menores.“Sigifredo no estuvo de paseo”El dolor durante la ausencia del hijo, del esposo, del padre, no pudo ser un montaje. Fabiola Perdomo, esposa de Juan Carlos Narváez, quien fue presidente de la Asamblea y también víctima del grupo subversivo, dice que ella vio el dolor de doña Nelly, de Patricia y de sus hijos Lucas y Sergio. En las pruebas de supervivencia siempre vimos los cambios. “En las primeras, él se veía delgado; luego, perdió su diente; después se veía cansado, pero siempre era radical en su posición contra el secuestro. Sigifredo sufrió como todos, en las pruebas se nota que no estuvo de paseo”.Lo mismo señala Alonso Cruz. Recuerda el momento de la llegada de Sigifredo a la libertad y sostiene que esa imagen del abrazo (entre Sigifredo y sus dos hijos) que le dio la vuelta al mundo no puede ser el resultado de un montaje. Explica que cualquier psicólogo podría darse cuenta si los gestos de su amigo eran fingidos.Luego se devuelve en la historia y habla sobre el efecto dominó que causó el secuestro en la cotidianidad de la familia López Nieto.Luz Nelly, una sobrina que fue adoptada como hija, tuvo que dejar sus estudios de medicina porque ya no estaba el tío-papá que se los costeaba. También falleció una prima que requería tratamientos médicos porque la aquejaba una enfermedad cerebral y ya no había quien los pagara.Sergio, el hijo menor, perdió tres veces el mismo grado escolar porque su mente, según cuentan, tomaba rumbo hacia las montañas de Colombia, intentando encontrar a su padre. Patricia tuvo que recibir acompañamiento psicológico para aprender a convertirse en papá y asumir las riendas de un hogar en el que ella antes jugaba solamente el papel de madre cariñosa.Recuerdos perdidosEl miércoles, tres años y tres meses después del reencuentro, los López Nieto volvieron a ser separados. Esta vez la justicia colombiana ordenó la captura del político exsecuestrado y sobreviviente de una masacre.Patricia, la esposa, ha estado a punto de perder la cordura, dice Fabiola Perdomo. Es una mujer fuerte, pero cuando escucha, lee o ve notas de prensa sobre las supuestas pruebas que inculpan a Sigifredo, ella se quiebra. El jueves llegó a Cali en el último vuelo de Bogotá y al día siguiente regresó en el primero, con argumentos para la defensa de su marido. Pero las almas otra vez están destrozadas. Lucas y Sergio buscan en archivos de periódicos, en videos en Internet, en los comentarios de la gente, las pruebas que permitan sacar a su padre de la tumba que el destino, parece, está empeñado en cavarle.CronologíaSecuestroAbril 11 2002. Sigifredo López es secuestrado junto con once asambleístas del Valle por las Farc. En los hechos murió el policía Carlos Cendales.Última pruebaJunio 21 de 2008. Ese día, se entregó la última prueba de supervivencia del político. El video había sido grabado un año atrás.Masacre diputados Junio 27 de 2007. Las Farc asesinan a once de los doce políticos en un confuso tiroteo donde creyeron que enfrentaban al Ejército.Polémica peticiónJunio 24 2008. En una prueba de supervivencia presentada por las Farc, Sigifredo solicitaba el asilo político en Venezuela.LiberaciónFebrero 5 de 2009. López fue entregado por las Farc a la ex senadora Piedad Córdoba y a una comisión del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr).Aspiración política Febrero 3 de 2010. Sigifredo López aspiró al Senado pero fracasó. En 2011 fue candidato a la Alcaldía de Cali, pero al final, declinó.DenunciasEl abogado Gustavo Adolfo Muñoz, de la Fundación Nueva Esperanza, lo denunció basado en declaraciones de Reynaldo Valencia y ‘La Mona’, desmovilizados.CapturaMayo 16 de 2012. La Fiscalía ordena la detención de López, sindicado de los delitos de “homicidio, perfidia y toma de rehenes” y es trasladado a Bogotá.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad