'Los Buenaventureños' continúan amenazando a Brisas de Comuneros

Junio 04, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El martes se cumplió el plazo de 20 días dado por esa estructura criminal para que la gente abandone sus casas. Un grupo especial de la Policía hace presencia, sin embargo, la gente teme por su vida y pide que la presencia de la Fuerza Pública sea constante.

La Policía destinó un grupo especial de operaciones para vigilar Brisas de Comuneros, en el oriene de Cali, después de que la estructura criminal denominada los ‘Buenaventureños’ impusiera a los habitantes de esta zona un plazo de veinte días para que abandonaran el lugar. El pasado viernes, un informe hecho por El País reveló que las amenazas hechas por la estructura delincuencial ha causado hasta ahora el desplazamiento interno de cerca de 300 familias en brisas de comuneros, más de 1500 personas. El comandante de la Policía del Vallado, mayor Iván Rojas, indicó que ante las denuncias, la Policía destinó un grupo de 30 hombres del Escuadrón Móvil de Carabineros para que controle la situación. Sin embargo, habitantes de la zona dijeron que temen por lo que pueda pasar, pues miembros de 'los Buenaventureños' han llegado hasta sus casas a recordarles el vencimiento del plazo. Este martes se cumplió el plazo impuesto. En medio de los callejones de Brisas de Comuneros caminan los hombres designados por la Policía, pero el miedo sigue adentro, entre las mujeres y los hombres, en espera de la noche.“Yo no sé qué va a pasar, porque ellos han dicho que tienen granadas y fusiles y que necesitan que nos vayamos. Yo no me he ido porque no tengo para dónde, y aunque la Policía esté aquí, en cualquier momento nos van a atacar, porque la Policía no está siempre, eso es ahora por lo de las amenazas”, dice Marta, una mujer que perdió a su esposo a manos de 'los Buenaventureños'. Brisas de Comuneros abandonada a las pandillasSeis años atrás, Diana salió de la Tola, en Nariño. Lo hizo para salvar su vida. No sabía muy bien quiénes habían amenazado con asesinar a toda su familia. No lo sabe, ignora si se trataba de la guerrilla o de los paramilitares. Salió con su dos hijos y su esposo y llegó al oriente de Cali, a Brisas de Comuneros. Llegó a vivir en una casa de estera, una casa que su esposo construyó de un modo improvisado y desesperado. En tres años pudieron construir un rectángulo minúsculo de ladrillos en el que ahora vive y del que quiere huir. Quiere huir, lo sabe muy bien, porque esos hombres que se hacen llamar 'los Buenaventureños' los amenazan. Quiere huir porque el 19 de mayo de este año, hacia el mediodía, presenció el asesinato de cuatro hombres que jugaban dominó cerca de su casa. Varios hombres llegaron y dispararon. Luego, uno de ellos decapitó uno de los cadáveres. “Esto lo hacemos para que nos respeten”, gritaban los asesinos. Eso también lo cuenta Marta. Cuenta que llegó a Brisas de Comuneros desde Tumaco, huyendo de la guerra, de la muerte. Llegó hace 18 años con cuatro hijos. Ahora tiene cuatro nietos, pero perdió a su esposo. Hace una semana el hombre volvía de tomarse algunas cervezas con sus amigos. Era en la noche. Le dispararon antes de que llegara a su casa. Nadie se atrevió a salir y al día siguiente se encontraron el cadáver. Según la Asociación para la Investigación y Acción Social, Nomadesc, en Brisas de Comuneros el 70% de los pobladores son desplazados de la violencia, llegados desde el Pacífico Nariñense, Vallecaucano y Chocoano. Según datos dados por la Policía, en la zona hay 786 casas hechas con cemento y ladrillo y 375 ranchos, casas hechas con plasticos, guaduas, esteras, basura. Y allí, en medio de un amontonamiento desordenado de casas, en medio de corredores de menos de un metro por los que corre agua sucia, en los que hay un olor constante a podredumbre, viven cerca de 7000 personas. Según la Policía del Vallado, en Brisas de Comuneros, en sus casa mezquinas y sucias viven un promedio de 6 personas por cada casa. Sobre las calles se observan los niños y las mujeres. Corren pisando la tierra húmeda por el agua de sus baños. Hay niños desnudos, hay mujeres sentadas a la entrada de sus casas, hablando de las marcas de los disparos en las paredes, de las amenazas, de su deseo de huir con su familia, de no tener un lugar al que huir. Y tras ellos, gravitando de un modo invisible, están las estadísiticas: durante el 2012, en la comuna 15, a la que pertenece Brisas de Comuneros, contó 189 asesinatos. Fue la segunda con mayor número de homicidios en Cali. Este año se cuentan 42. Según información dada por la Personería, en Brisas de Comuneros operan además de 'los Buenaventureños', tres pandillas: 'los del Centro', 'Palmas de Milor', y 'los Haitianos'. Según el comandante de la Policía del Vallado, cada una de ellas tendría unos cincuenta integrantes, un 80% adolescentes. En 2012, 44 menores de 18 de edad murieron en la Comuna 15. Este año se cuentan seis. “Cada una de esas organizaciones se disputa el lugar para extorsionar a las personas y para el microtráfico. Aquí cobran hasta $20 mil pesos semanales en cada casa, y el verdadero problema es que los adolescentes, que no tienen los medios para estudiar y a los que nadie les da trabajo, son presa fácil para esas organizaaciones”, dice el mayor Iván Rojas, comandante de la Policía de El Vallado. “Nosotros hemos denunciado esta situación. Hemos denunciado que en Cali las pandillas han aumentado a más de 150, que hay desplazamiento interno por cuenta de la guerra entre pandillas y bandas criminales. Pero cuando se hacen estas denuncias, la actitud de los gobernantes es la de desconocer el problema, y esto es ante todo un problema de abandono estatal, de falta de oportunidades”, afirmó ante la situación el personero municipal, Andrés Santamaría. Por su parte, el secretario de gobierno de Cali, Carlos José Holguin, dijo que "ese tipo de desplazamiento no siempre se da por la violencia, sino sencillamente porque la gente desea salir de sus barrios buscando mejores oportunidades. Hay que evaluar los casos concretos para determinar si se trata o no de desplazamiento por violencia". Por ahora en Brisas de Comuneros los hombres de la Emcar de la Policía caminan y vigilan. No estarán allí por siempre. Esperarán que la situación se calme y se irán.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad