¿Llegó la hora del cese al fuego bilateral en el proceso de paz?

¿Llegó la hora del cese al fuego bilateral en el proceso de paz?

Agosto 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Jessica Villamil Muñoz Reportera de El País
¿Llegó la hora del cese al fuego bilateral en el proceso de paz?

Tres ceses el fuego unilaterales han sido declarados por las Farc durante los dos años que lleva el proceso de paz con el Gobierno. El Cauca ha sido uno de los departamentos beneficiados porque constantemente padecen hostigamientos guerrilleros.

Excombatientes aseguran que ya es el momento de tomar la decisión. Exmilitares dicen que sería darle ventaja a las Farc.

Sobre el papel, la guerra en Colombia la van ganando las Fuerzas Militares. Las cifras publicadas en la página web del Ministerio de Defensa Nacional indican que en el último semestre fueron “neutralizados” 2327 subversivos. 153 miembros de la Fuerza Pública fueron asesinados en actos del servicio.Las Farc, en cambio, saca a flote los resultados de la insurgencia: Entre 1 de julio y 1 de agosto pasados, únicamente los bloques Iván Ríos y Magdalena Medio cometieron 50 ataques dejando 25 policías y soldados muertos y una cifra indeterminada de heridos. Un guerrillero dado de baja. Todo narrado minuto a minuto en un informe de la página web de Anncol.El Gobierno y las Farc se declaran vencedores de la batalla diaria, pero las víctimas se siguen incrementando. ¿Será entonces, que después de casi dos años llegó el momento de silenciar las armas que le hacen ruido al diálogo entre el Gobierno y las Farc?***El exvicepresidente Angelino Garzón dijo que el país necesita avanzar en la figura de un cese bilateral del fuego para la vida y no como estrategia de guerra, que la paz hay que salvarla porque los diálogos en La Habana, entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc, “están que se rompen”.En el fondo, tal vez el presidente Juan Manuel Santos lo sabe. El 7 de agosto, durante el discurso de posesión de su segundo mandato, reconoció que la paciencia de los colombianos no es infinita. Reveló que en unos días instalará la subcomisión que tratará los temas de cese al fuego y de hostilidades “bilateral y definitivo” y de dejación de armas que hacen parte del último punto del acuerdo de terminación del conflicto que se discute en Cuba.Timochencko, máximo líder de las Farc, desde las montañas de Colombia insistió en un cese bilateral de hostilidades esta semana. “Por experiencia sabemos que lo más sensato sería adelantar conversaciones en medio de un cese el fuego bilateral, que pare de una vez por todas ese desangre”.Orlando Núñez, asesor del Gobierno de Nicaragua y excombatiente del Frente Sandinista de Liberación Nacional, dice que el primer paso antes de la negociación tuvo que haber sido silenciar las armas porque la guerra afecta a los dos bandos. Además, el cese de hostilidades demuestra que ambos actores quieren la paz.El exguerrillero considera que no se puede hablar de una rendición del Gobierno porque “con la paz nadie pierde. O, por lo menos, así lo vemos nosotros después de una guerra civil”.Desde afuera todo se ve más fácil. Desde adentro, Vera Grave, exlíder del M-19, explica que no se pueden comparar los procesos de paz, ni siquiera cuando se trata de conflictos protagonizados por diferentes guerrillas en un mismo país.Indica que cada proceso tiene su dinámica y no se puede pensar en ‘cómo sería sí’ porque lo que ya fue no tiene reversa. Recuerda que el Gobierno decidió iniciar los diálogos con las Farc en medio de las confrontaciones, pero ahora hay que generar otro ambiente para la paz. “El ruido de las balas y las bombas generan malestar y desconfianza y es hora de crear un ambiente favorable”.Pero no es tan fácil. Otty Patiño, excombatiente del M-19, precisa que un cese bilateral podría representar una dificultad mayor si no se logra una oportuna verificación del cumplimiento de los pactos. Para ello, se requiere, según él, determinar cuáles son los territorios ocupados por la guerrilla y, en teoría, distensionar la zona para evitar acciones ofensivas.Pero la verdadera voluntad de paz, según Alfredo Rangel, senador del Centro Democrático, está en que las Farc declaren un cese al fuego unilateral indefinido, porque es “inaceptable” que el Gobierno les dé concesiones. “Después de dos años de diálogos es necesario que se suspenda de manera definitiva y sin condiciones la violencia en contra de la sociedad y del Estado. El Presidente se ha demorado mucho en hacer esa exigencia”.Con cifras en mano, el senador explica que la seguridad en el país se encuentra en su estado más crítico: Entre el 2012 y 2014 los secuestros se incrementaron en un 42%; los retenes en un 49%; los ataques contra la Fuerza Pública en un 258% y los atentados contra el infraestructura en un 105%.Es por eso que el general en retiro Harold Bedoya, excomandante de las Fuerzas Militares, rechaza el anuncio del Presidente sobre la creación de la subcomisión que estudiará el cese el fuego bilateral.El militar asegura que el Mandatario está “llevando al país por un despeñadero” porque a la Fuerza Pública no se le puede pedir que deje de hacer su labor que es la de velar por el orden público y la soberanía.“En este país hay una guerra con unos delincuentes comunes que comenten delitos todos los días, el cese bilateral no se debe declarar porque, además, los militares tendrían que ser juzgados porque están dejando de hacer su labor, que está contemplada en la Constitución”.El analista en Seguridad y Defensa, John Marulanda, considera que tomar la decisión de silenciar las armas puede ser delicado. “Con un cese de hostilidades bilateral se puede permitir que las Farc se rearmen porque repetidamente han dicho que no van a entregar las armas, han ganado espacio político nacional e internacional y han demostrado que tienen capacidad de adelantar acciones no militares, pero sí terroristas. Ese grupo no está totalmente desbaratado y sin una verificación objetiva no se les puede dar esa ventaja”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad