Llaman a juicio a Rafael Uribe Noguera por crimen de la niña Yuliana Samboní

Diciembre 15, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Llaman a juicio a Rafael Uribe Noguera por crimen de la niña Yuliana Samboní

Rafael Uribe Noguera, señalado de abusar sexualmente y asesinar a una niña de 7 años en Bogotá.

Aunque el hombre aceptó su responsabilidad en el crimen, deberá someterse al juicio. Fiscalía tiene cerca de 100 pruebas en contra del hombre por el crimen de la menor.

La Fiscalía General de la Nación radicó en el Centro de Servicios Judiciales de Paloquemao el escrito de acusación contra Rafael Uribe Noguera, por su participación en el rapto, abuso y homicidio de la menor de siete años Yuliana Samboní.

El escrito de acusación fue presentado en "tiempo récord", dado que solo han pasado ocho días desde que el ente investigador llevó ante un juez de garantías a Uribe Noguera. En ese sentido, el fiscal General, Néstor Humberto Martínez, asegura que este proceso judicial será uno de los que más rápidamente se resolverá.

A pesar de que la Fiscalía confirmó que Uribe Noguera ya aceptó su participación en los hechos ante los investigadores del caso, el ente investigador tiene que llevar ante un juez de conocimiento al hombre, para que se allane a los cargos, dado que en un inicio él se declaró inocente de los cargos de feminicidio agravado, secuestro simple, acceso carnal violento, que le fueron imputados. Por lo que por el momento enfrentará un juicio.

Según explicó el director Nacional de Fiscalías Seccionales, Luis González, dentro del documento el ente investigador no incluyó el delito de tortura, que en un inicio le habían formulado al arquitecto, dado que tras los estudios forenses, la entidad estableció que esa conducta penal no correspondía a los hechos que rodearon la muerte de la menor.

"La pena que va a solicitar la Fiscalía es de 60 años, y tras analizar los peritajes, la entidad determinó no incluir el delito de tortura, ya que aquellas señales de violencia hacen parte del acceso carnal violento, y el feminicidio, y de los agravantes", explicó González León.

El fiscal aseguró que se presentarán 57 evidencias documentales, 20 pruebas testimoniales y 30 de criminalística, con las que el ente investigador demostraría la participación de Uribe en el crimen.  

De acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía 121 de la Unidad de Vida, el pasado domingo 4 de diciembre la menor fue raptada en una camioneta, frente a su casa en la localidad de Chapinero. El ente acusador asegura tener vídeos en los que se ve el automóvil, que sería conducido por el arquitecto.En la noche del mismo domingo, la Policía encontró a la menor muerta en el edificio Equus 66, en un apartamento que estaba a nombre de Uribe Noguera, en el barrio Nueva Granada. Sin embargo, el hombre no fue encontrado allí, dado que estaba recluido en la Clínica Navarra, llevado por su hermano, el abogado Francisco Uribe.

Según la Fiscalía, Rafael Uribe habría consumido una alta cantidad de drogas y alcohol, al parecer tras cometer el asesinato y con el fin de ser internado en un centro clínico, para no ser llevado ante las autoridades.

Entre las más de 100 pruebas del ente acusador se encuentra un análisis adelantado por Medicina Legal en el que quedó constatado que Rafael Uribe Noguera sí habría abusado sexualmente de la menor, conclusión que fue obtenida luego de que un juez de Bogotá ordenará a Uribe entregar muestras biológicas a las autoridades.

“No hay ninguna duda de que el material biológico encontrado en el cuerpo de la menor (Yuliana Samboní) coincide con los análisis de laboratorio, y vinculan a Rafael Uribe con la muerte y abuso de la menor”, señaló el director de Medicina Legal, Carlos Eduardo Valdés.

En el lugar de los hechos, las autoridades también establecieron que el cuerpo de la menor fue bañado y rociado con una sustancia, que sería aceite de cocina. Aunque según la versión de Catalina y Francisco Uribe, su hermano frecuentaba usar diferentes tipos de aceites, las autoridades aseguran que el liquido fue empleado para alterar la escena del crimen, y no dejar evidencia en el cuerpo sin vida.

Igualmente, la Fiscalía tiene en su poder varios vídeos de cámaras de seguridad, en lo que se ve a Uribe Noguera en una camioneta (que pertenecía a la esposa de Francisco Uribe), transitando la ruta que coincide con el lugar donde se denunció el rapto de la menor en el barrio Bosque Calderón.

También, el ente investigador ha documentado los testimonios de varias personas que habrían visto a Uribe Noguera, días antes en el barrio de la familia Samboní, además los investigadores del CTI han entrevistado a varias personas que habrían sido testigos del hecho. En total son 20 declaraciones en poder de la Fiscalía.  

El pasado 9 de diciembre el abogado Francisco Uribe Noguera, hermano de Rafael Uribe, asistió ante la Fiscalía 121 de la Unidad de Vida para una diligencia de interrogatorio, para explicar la supuesta alteración de la escena del crimen de la niña.

El jurista, exintegrante de la firma de abogados Brigard & Urrutia, fue citado junto con su hermana Catalina Uribe Noguera, luego de que el ente investigador determinará que aparentemente el cadáver de la niña fue escondido en un baño del apartamento de Rafael Noguera, sin embargo, posteriormente dicho cuerpo fue puesto al lado de un jacuzzi, y habría sido lavado con el fin de quitar los rastros de sangre y fluidos. Además, la ropa de la menor también habría sido escondida en la tapa de un retrete del apartamento del presunto agresor.

De acuerdo con la Fiscalía, presuntamente los familiares habrían conocido lo que paso en el apartamento de Uribe Noguera, y no habrían alertado oportunamente a las autoridades, sino hasta cinco horas después ocurrido el hecho.

Además, también se indaga si hubo estrategia dilatoria al internar al arquitecto en la Clínica Vascular Navarra. Dado que según la Fiscalía, Rafael Uribe habría consumido una alta cantidad de drogas y alcohol, al parecer, tras cometer el asesinato con el fin de ser recluido en dicho centro médico.

Igualmente, se investigan las razones por las que el celador del edificio Equss 66, Fernando Merchán Murillo, no manifestó la verdad ante los requerimientos de la Fiscalía. Además los peritos de la entidad establecieron que en las anotaciones del fallecido vigilante habrían “inconsistencias”, frente a la posible entrada al edificio de los tres hermanos Uribe Noguera.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad