Lista nueva estrategia para enfrentar el terrorismo en el suroccidente de Colombia

Febrero 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Saavedra | Editora de Orden

Tres fuerzas de tarea hacen parte del plan militar para enfrentar la guerra en esta zona del país, la cual es el corazón del conflicto.

A veinte minutos de Cali, capital del Pacífico colombiano y la ciudad más importante del suroccidente del país, el jueves destrozaron la estación de Policía de Villa Rica, con tres cilindros bomba lanzados desde una camioneta. Siete muertos y 42 heridos fue el saldo del segundo ataque de las Farc ocurrido esta semana.Y el viernes, cuando en la morgue apenas entregaban las víctimas de Villa Rica, en las poblaciones de Pradera y Miranda, a menos de una hora de la capital vallecaucana, técnicos antiexplosivos de la Policía intentaban desactivar dos carros bomba. La seguidilla de atentados terroristas se inició el miércoles en Tumaco (donde murieron once personas por una moto bomba). Las FF.MM. han rediseñado su estrategia en el conflicto, que se ha enquistado en el suroccidente del país. La guerra cambió, aseguran fuentes militares, y por eso su estrategia para enfrentar a las Farc también se replanteó.“Lo que está pasando es que los terroristas se sienten acosados. Están atacando para liberar presión en otras zonas y lo están haciendo en unos espacios donde se han desarrollado actividades con las fuerzas de tarea”, explica el general Miguel Ernesto Pérez.El oficial anuncia que las FF.MM. van a actuar con firmeza. Durante meses un grupo especial de asesores del Ministerio de Defensa estudió la nueva estrategia, tanto para las guerrillas como las bandas criminales.En Valle y Cauca, en la cordillera Central, se creó una fuerza de tarea, un grupo de mil hombres, con sede en Miranda, que busca debilitar al Frente 6 y a las columnas Jacobo Arenas y Gabriel Galviz. En Tumaco, donde en septiembre pasado inaguraron una brigada de la Armada, operaran dos fuerzas de tarea más, una de ellas de dedicará a copar las rutas de los narcos. Nariño, Cauca y Valle son desde hace tres años el corazón del conflicto. Los expertos en este tema lo aseguran desde hace varios meses. El Comando Conjunto Occidente, que refugió a ‘Anfonso Cano’, antes de su muerte en un operativo de la Fuerza Pública, es actualmente la agrupación más fortalecida de las Farc. Pese a que ya no tienen el poder de tomarse poblaciones con comandos de 200 guerrilleros o cometer secuestros masivos, como el de los diputados del Valle, sí han logrado crear una sensación de inseguridad y retroceso en la Seguridad Democrática.“No es una dinámica nueva. Las Farc desde el último año del Gobierno de Uribe adelantan una iniciativa militar, que obedece a varios elementos. Pasaron de la etapa de repliegue a la ofensiva. El suroccidente ha sido para ellas un punto estratégico, no solo por su historia, sino por la movilidad: es un corredor hacia el mar y hacia las dos cordilleras”, explica Frangey Rendón, gestor de paz del Valle del Cauca.Las Farc en el país están divididas en cinco bloques y dos comandos. Entre 2003 y 2007, se debilitaron las estructuras de los Montes de María (en la Costa Atlántica) y del Bloque Oriental (considerado el más fuerte de la guerrilla y ubicado en Meta, Arauca, Casanare, Guaviare y Vichada).Luego, con la muerte de ‘Raúl Reyes’ en el 2008 en Ecuador, en la frontera con Putumayo, empezó el debilitamiento del Bloque Sur. Y en el 2009, cuando comenzó la cacería a ‘Alfonso Cano’ en el Tolima los bombardeos y capturas de los miembros del Comando Conjunto Central lo diezmaron.Mientras esto ocurría -aunque en esta región se realizaban operaciones contra los frentes 30, 6 y Manuel Cepeda- una serie de elementos hicieron que el poder del Comando Conjunto Occidente, aunque menos fuerte que años atrás, lo ubicara como el más beligerante. “El suroccidente del país es el nuevo centro de operaciones desde donde las Farc están planeando y ejecutando su arremetida militar”, se indicó en un informe presentado en julio pasado por la Corporación Nuevo Arco Iris. Camilo González Posso, director de Indepaz, agrega que esta ha sido una zona histórica de las Farc. “En Cauca llevan 50 años”, dice. “Es un corredor del narcotráfico. El sur occidente es el territorio de Colombia en el que las Farc tiene mayor presencia y eso se da a sólo 20 minutos de Cali”, explica. Además, analiza que “las guerrillas pueden estar debilitadas militarmente, pero han hecho una penetración en varias zonas, en un trabajo de milicias y político”.Armas, droga y oroLa gasolina que ha mantenido vivo el conflicto ha sido, a juicio de diferentes analistas y de las autoridades, el narcotráfico. El mapa de la guerra se yuxtapone al de las zonas de los cultivos ilícitos, de los laboratorios y de las rutas de salida de la coca.El hecho de que en el 2007 el Frente Manuel Cepeda -que está en Cali y Buenaventura-, enviara $15.300 millones para el Comando de Occidente. O que cuatro años después, el presidente Juan Manuel Santos revelara que el dinero recogido por el Frente 30 -de Buenaventura-, por el narcotráfico “representaba el 30% de los recursos del Secretariado”, corrobora esta hipótesis. El Gestor de Paz del Valle agrega que al panorama se le debe aumentar la explotación de oro en cuencas del Pacífico, otra de las nuevas financiaciones de las Farc y las bandas criminales.Y con el dinero de la coca y el oro, las Farc o las bacrim nutren la guerra con la compra de armas, que entran desde la frontera con Ecuador, en Tumaco, o en el puerto de Buenaventura, donde los frentes 29 o 30 reciben las armas. Estas son trasladas a Cali, que se ha convertido en un lugar para acopiarlas o de paso. Precisamente, el 30 de enero pasado la Policía encontró en la ciudad cien granadas y dos fusiles, uno de ellos tenía el alcance para derribar aviones.Desactivan artefactosLas autoridades confirmaron la desactivación de dos cargas explosivas en la vereda Guatemala, en Miranda, y de cuatro cilindros con alta carga explosiva en Jambaló, Cauca. En Guatemala fueron hallados dos cargas, cada una contaba con 40 kilos de explosivos y habían sido abandonadas en la cancha de fútbol de la localidad.También en el Cauca, pero esta vez en Jambaló, las autoridades hallaron cuatro cilindros, detonados de manera controlada.De acuerdo con las primeras informaciones los cilindros fueron hallados a cerca de 27 kilómetros de Toribío, y al parecer iban a ser usados para atacar la estación de Policía de la localidad.Las autoridades confirmaron además que lograron hallar un campo minado cerca ca Toribío. A esta hora se realiza un consejo de seguridad en esta población.Cambio de estrategiaEl senador caucano Luis Fernando Velasco asegura que “en Cauca ha faltado diálogo entre los diferentes sectores. La dirigencia ha señalado a los indígenas de guerrilleros, sin entenderlos, y lo que logrado es que las Farc por primera vez logren infiltrar a los jóvenes indígenas”.Y revela que esto se demuestra que mientras el grupo Quintin Lame se defendía de las Farc, los Nietos del Quintin tienen nexos con la guerrilla”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad