Las nuevas rutas del tráfico humano

Mayo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diana Isabella Sánchez y Luiyith Melo García - El País
Las nuevas rutas del tráfico humano

En Suramérica, “los principales países de destino son Chile, en primer lugar, seguido por Trinidad y Tobago y Ecuador. En el caso de las víctimas de Buenaventura, eran mujeres afrodescendientes entre los 17 y 25 años. Seis de ellas fueron trasladas hasta Antofagasta y Coihaique, en Chile, para explotación sexual”, explicó Carolina López, de la OIM.

Las rutas de la trata de blancas también se han diversificado. En Suramérica, “los principales países de destino son Chile, en primer lugar, seguido por Trinidad y Tobago y Ecuador. En el caso de las víctimas de Buenaventura, eran mujeres afrodescendientes entre los 17 y 25 años. Seis de ellas fueron trasladas hasta Antofagasta y Coihaique, en Chile, para explotación sexual”, explicó Carolina López, de la Organizacion Internacional de Migraciones (OIM) de la ONU.Esta es la más reciente ruta de trata de blancas detectada por las autoridades. La OIM reveló que la ruta que los tratantes usaron para llegar al país austral partía por vía terrestre desde el puerto de Buenaventura hacia Ecuador, pasaba por Perú y Bolivia, y de allí entraba a Chile a través del paso fronterizo de Colchane (ver mapa).Tradicionalmente, la trata de blancas se ha hecho por vía aérea desde los aeropuertos de Colombia hacia Madrid, España, y de allí al resto de países europeos o asiáticos.Los principales destinos siguen siendo España, Alemania, Italia, en Europa. Y Japón, China y Singapur, en Asia.Pero recientemente las autoridades han detectado que las redes de tráfico de personas están usando otros recorridos para evadir el seguimiento de las autoridades y no despertar sospechas.“El flujo migratorio se ha dirigido, entonces, hacia Centroamérica y Suramérica, principalmente, y a partir de allí hacen el salto a otros continentes utilizando documentación falsa”, dijo Óscar Gómez, director de la Fundación Esperanza, entidad que trabaja en Colombia por los derechos de los migrantes.Las bandas han optado por llevar las víctimas a los países centroamericanos como Panamá, Honduras, Salvador y Guatemala, y desde allí las trasladan a Estados Unidos, Europa y Asia. La razón es que en Centroamérica existen menos controles migratorios y las fronteras son frágiles.Un funcionario explicó que a ellas les consiguen una identidad adulterada en esos países, principalmente en Honduras y con ese pasaporte pueden trabajar y circular sin problemas, ya que existe el llamado Tratado CA-4 que permite que los ciudadanos centroamericanos circulen libremente entre Honduras, Nicaragua, Salvador y Guatemala por motivos de inversión, turismo o negocios.Pero la mayoría de las víctimas sólo van de paso y de esos países son enviadas hacia norteamérica y otros continentes.Un trabajo de campo de la Universidad Nacional hecho en cuatro zonas del país hace dos años, logró detectar más de 500 frecuencias de movilización de personas entre regiones de Colombia y desde este país hacia el exterior. El 66% de las personas movilizadas salían desde Cali y otros municipios del Valle como Buenaventura, Zarzal y Cartago.El reclutamiento en el Valle del Cauca“Te vas a ir a cuidar niños o te vas de modelo. Allá te podés conseguir la plata para la ‘lipo’, para la moto”..., le dicen los reclutadores a las niñas para motivarlas a enrolarse en el viaje, muchas veces sin regreso, hacia la prostitución en el exterior.Así lo señala un funcionario judicial que conoce de este tipo de tráfico y explotación forzada de personas.“Las niñas creen esas cosas y a veces las mamás por falta de autoridad permiten que esto suceda”, agrega.Advierte que el reclutamiento de personas para su explotación sexual regularmente parte de familiares o amigos de la víctima. En Cali, se sabe de la existencia de reclutadores hombres y mujeres con un alto grado de confianza con la víctima que utiliza ese discurso para convencerlas.Según la fuente, los tratantes de personas funcionan en Cali y en Bogotá: En Cali identifican a sus víctimas, les tramitan los documentos y les preparan el ‘plan de viaje’. En Bogotá realizan una especie de vigilancia y control y apoyan la logística del viaje.Otra dinámica de reclutamiento humano se mueve en Palmira: Según la fuente, “se conoció de una pareja que reclutaba adolescentes para ponerlas a trabajar en pornografía por Internet. La pareja tenía la infraestructura montada para la ubicación de los clientes vía Internet, y el lugar donde las niñas debían realizar la actividad de explotación sexual. El caso fue denunciado, pero la investigación no ha avanzado”.Para luchar contra este flagelo, en Cali la Personería hizo una alianza con la ONU, a través de la campaña ‘Corazón Azul’, con la cual se busca prevenir y sensibilizar a la gente para que conozca los riesgos y los evite. Al Ministerio Público le preocupan las víctimas, que por las represalias de las redes, no denuncian sus casos.“Esta es una problemática que está a la vista de todos, porque ahora la trata de personas también está en nuestra ciudad, en las calles, donde muchas mujeres son llevadas a la zona rural para prostituirse”, observó el personero Andrés Santamaría.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad