Las nuevas drogas sintéticas que se camuflan en las rumbas caleñas

Enero 25, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las nuevas drogas sintéticas que se camuflan en las rumbas caleñas

Droga incautada en marzo de 2015 a la banda denominada ‘Los Sintéticos’. El análisis demostró que una de las sustancias contenía ketamina.

Sustancias adulteradas con viagra o medicamentos pisquiátricos hacen carrera en fiestas caleñas.

Sábado 16 de enero. Noche. En el cuarto piso de un decaído edificio frente a la iglesia La Ermita, más de cien personas toman parte en una fiesta de música electrónica. Se trata de jóvenes, la mayoría universitarios, que se mueven convulsivamente mientras un Dj manipula la consola de mezcla. La fiesta se extiende hasta la madrugada del día siguiente entre licor, cigarrillo, marihuana, LSD y éxtasis. Se llama 'Convulxion'. Se realizan cada mes en lugares diferentes y son organizadas por estudiantes de diversas universidades. Son, también, las ocasiones perfectas para la venta y el consumo de las nuevas drogas sintéticas que han llegado a Cali. 

***

El viernes 27 de marzo de 2015, la Policía anunció la desarticulación de la banda delincuencial denominada 'los sintéticos', gracias a una serie de interceptaciones telefónicas que permitieron la captura de 15 personas en Medellín, Bogotá y Cali. Según informó la Policía, los detenidos se dedicaban a la venta de drogas sintéticas en estas ciudades y se les encontró varias pastillas de éxtasis, LSD, una droga denominada TwoCB, marihuana en ungüento denominada 'Was' y cocaína. 

Lo que sorprendió a los investigadores del caso, semanas después, fue que luego de analizar químicamente las muestras de las sustancias, se encontró que además de las drogas mencionadas, había otras  de las cuales se había tenido información solo desde 2014. 

 Entre los hallazgos se encontraba la Ketamina, una droga usada como anestésico disociativo en medicina y veterinaria, y variantes del denominado TwoCB que, en términos químicos, se conocen como fenetilaminas.

***

“El LSD y el éxtasis, sin duda, son los más populares”, cuenta un hombre que vende drogas sintéticas en zonas de rumba de la ciudad. El LSD, técnicamente es diletamida de ácido lisérgico, genera efectos psicodélicos y se consume, en general, a través de pequeños papeles que se ponen bajo la lengua para que el organismo absorba la sustancia. Cada uno de los papeles tiene un costo superior a los $40 mil.

El éxtasis, técnicamente MDMA, suele presentarse en forma de pastillas y genera un efecto desinhibidor, aumenta la energía, corta el apetito y da sensación de bienestar y felicidad. Entre los consumidores, el LSD se conoce como 'ácido' y el éxtasis como 'pepas'. De acuerdo con investigadores de la Fiscalía, estas eran las drogas sintéticas que más se consumían en Cali, hasta la aparición del TwoCB, en 2014. Esta nueva droga, también llamada cocaína rosada, es una fenetilamina, es decir, una variación química de las anfetaminas, las drogas sintéticas más populares en todo el mundo.

El TwoCB se conoce en Europa desde principios de siglo y, de acuerdo con las autoridades colombianas, habría sido traída a Colombia por 'los Rastrojos' e incluso, habría sido el detonante de una disputa al interior de este grupo que terminó con la masacre de ocho personas en una finca del sur de Cali en octubre de 2013. 

“Ahora se vende, además de 'ácidos' y ‘pepas', 'cocaína rosada'. Claro que esa es más exclusiva, porque es más cara, entonces no se vende en todas partes”, dice el vendedor. Una dosis de TwoCB tiene un valor superior a los $130 mil. 

***

“El problema de las drogas sintéticas, es que quienes las fabrican mezclan muchas sustancias y quien las consume no se entera de qué está consumiendo”, dice Claudio Vidal, miembro del proyecto Energy Control en España, que estudia el consumo de drogas en ese país. De acuerdo con Vidal, se ha encontrado que en España sustancias como la Ketamina, la que fue encontrada en la incautación hecha en Cali, son usadas como adulterantes para el éxtasis y para las anfetaminas. Esa adulteración, continúa Vidal, se da porque los gobiernos prohíben el uso de determinadas sustancias, entonces los fabricantes se ven obligados a buscar otro tipo de drogas que, mezcladas, producen unos efectos inesperados. 

Fuentes de la Fiscalía señalan que esa mezcla se da, además, para evadir a la justicia. “Si se le añade una sustancia diferente a una droga, se obtiene un compuesto diferente. Y ese compuesto, puede no estar prohibido. Entonces, si a una persona se le detiene con esa droga, y en el análisis se demuestra que es un compuesto que no está prohibido, pues entonces la judicialización se complica”. El mismo TwoCB tiene variaciones químicas, como el TwoCC, que se sintetiza con cloro; y el TwoCI, que se sintetiza con yodo. “Los adulterantes son muchos, suele usarse desde cafeína hasta paracetamol, que es un medicamento para la gripa, y dados casos, se pueden mezclar sustancias tan nocivas como el kerosene”, sostiene la fuente.

Son ese tipo de mezclas las drogas sintéticas que se están consumiendo en Cali. De acuerdo con análisis del área química del CTI, además de la ketamina, se han llegado a encontrar metanfetaminas mezcladas con sildenafil, más conocido como viagra.

“La metanfetamina es desinhibidor, aumenta el deseo sexual y el ritmo cardíaco. Y si se mezcla con sildenafil, eso aumenta muchísimo la posibilidad de ataques al corazón”. 

En general, en el mercado se vende como una ‘pepa’, pero se desconoce sus verdaderos compuestos pues, como es obvio, no hay información sobre la sustancia.  

 Se conoce además que en la ciudad hay quienes mezclan drogas como la marihuana con drogas psiquiátricas, como el clonazepam. La mezcla aumenta el efecto de la marihuana, pero con los riesgos secundarios del medicamento.

Otro de los grandes problemas del fenómeno, es que no se sabe exactamente qué se está consumiendo en Cali ni qué afectaciones está teniendo en la salud, dice el secretario de salud Alex Durán. “No es una obligación que se reporte a la Secretaría quien presenta  este tipo de sustancias en su organismo”.

***

Se consiguen sobre todo en las fiestas electrónicas organizadas en el norte de la ciudad en zonas como el Lago Calima, o encuentros como la fiesta Convulxion, que además se promocionan a través de redes sociales.  En algunas universidades también es posible tener acceso, no solo a marihuana y cocaína, sino también a ‘ácidos’ y ‘pepas’. De acuerdo con investigadores de la Fiscalía, parte de las drogas sintéticas que se venden en Cali son fabricadas en ciudades como Medellín o Pereira. Otras estarían siendo importadas de Europa.

Estas, las importadas, aumentan la probabilidad de tener adulterantes. Estudios realizados por el programa Energy Control de España, muestran que las drogas sintéticas en Europa vienen mezcladas con sustancias que van, desde la escopolamina hasta la lidocaína, pasando por el levamisol, un fármaco utilizado en veterinaria para eliminar las infecciones parasitarias.

Un vendedor que conoce el mundo de la música electrónica, dice: “Lo que yo vendo viene de Europa. Por eso es tan caro. Las colombianas son más baratas, pero yo solo vendo exclusivo”.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad