Las lecciones que deja la caída del general Rubén Darío Alzate

Las lecciones que deja la caída del general Rubén Darío Alzate

Diciembre 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las lecciones que deja la caída  del general Rubén Darío Alzate

En su declaración, el general Alzate se quejó del “show mediático” al que fue “forzado a hacer parte” por las Farc, así como de los malos tratos de los que él y sus acompañantes fueron víctimas durante el plagio.

Afectación de la tropa y pérdida de confianza, entre las consecuencias de salida del oficial.

La solicitud de retiro del general Rubén Darío Alzate, comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán, dejó más interrogantes que certezas.En primer lugar, algunos expertos creen que la Presidencia y el Ministerio de Defensa debieron haber acompañado más al militar en las explicaciones que le dio al país. Su declaración “simplemente es un ejercicio de autoincriminación, pues asume toda la responsabilidad con un discurso que no es creíble”, sostiene el analista Jairo Libreros.A su vez, el especialista en seguridad John Marulanda dice que “a los hombres en guerra se les guía con el ejemplo y ese es un pésimo ejemplo”, aludiendo a los errores que el general habría cometido según la versión de los hechos que entregó ayer, y que, “sin duda afectarán la moral de la tropa”.¿Violaciones al DIH?A través de los testimonios del general Rubén Darío Alzate se puede decir que hubo violación del Derecho Internacional Humanitario, en sí por la privación de la libertad y también porque estuvo amarrado durante su cautiverio.Sin embargo, el experto Enrique Serrano explica que ante el mundo esta situación es grave y podría tener implicaciones sobre el proceso de paz, pero “los militares y nosotros estamos acostumbrados a esas situaciones y el presidente Santos es bastante ambiguo frente a estos hechos, por lo que en Colombia no cobra la connotación que debería”.Confianza afectada El proceso de paz entre el Gobierno y las Farc se inició con la premisa de dialogar en medio del conflicto armado, sin embargo, a los pocos días de instalada la mesa, la guerrilla anunció de forma unilateral que dejaría de secuestrar. La promesa se rompió con la “retención” de dos soldados y luego con el plagio de un general, un cabo y una civil. Así las cosas, dicen expertos, se pierde la confianza y será difícil restablecerla porque “si son ellos los que prometen y no cumplen, cómo será con los acuerdos firmados en Cuba”, dice el politólogo Diego Cediel.Su misión era militarDe acuerdo con los expertos, pareciera que el general Alzate olvidó que no trabajaba para alguna organización social, sino que era un militar y que, por lo tanto, esa era su principal misión.“La estrategia de ganarse el corazón y la mente de las comunidades para poder derrotar a los bandidos fue exitosa, por ejemplo, en San Vicente de Chucurí, pero él se entusiasmó mucho con el desarrollo y se le olvidó que era un general”, dice John Marulanda, experto en seguridad.Así, para los especialistas, es claro que las operaciones sicológicas y cívicas son un apoyo a los propósitos militares y no al revés, como al parecer sucedió ahora. Afecta a la tropa Sin duda, una situación como la que acaba de vivir el general Alzate afecta mucho la moral de la tropa, pero no solo por el abrazo ‘fotografiado’ con alias Pastor Alape. “No se concibe un general quejándose porque lo hacían caminar ocho horas, cuando es habitual que los soldados caminen doce horas”, dice John Marulanda.A su vez, Jairo Libreros opina que la baja del servicio del Comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta Titán le causa un enorme daño a la “honra” de las Fuerzas Militares”, pues asume toda la responsabilidad. “Es evidente que fue presionado por sus superiores del Ministerio de Defensa Nacional”.No utilizó la inteligencia militar La primera falta que cometió el general Alzate al presentarse de civil y sin armamento en el corregimiento Las Mercedes fue la de, siendo un alto oficial, no haber analizado bien la situación operacional del área, algo que no corresponde con la experiencia que ha adquirido en los cargos que ha desempeñado en la institución castrense. Lo anterior se refiere a que “no acudió a las fuentes de Inteligencia militar para conocer el estado operacional del sector que iba a visitar y así saber cuáles eran los problemas y los riesgos que asumía”, explica el analista Jairo Libreros y agrega: “No es coherente con lo que ha sido su trayectoria militar”.El segundo error que cometió el general, según los expertos, es que “violó todos los protocolos establecidos para la seguridad de los comandantes”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad