Las dudas tras las muertes de cuatro colombianas en México

default: Las dudas tras las muertes de cuatro colombianas en México

Cuatro mujeres han perdido la vida. Familias piden claridad en investigaciones. Analistas critican estigmatización.

Las dudas tras las muertes de cuatro colombianas en México

Agosto 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Cuatro mujeres han perdido la vida. Familias piden claridad en investigaciones. Analistas critican estigmatización.

Diana Alejandra Pulido Duque, 27 años. Mile Virginia Martín Gordillo,  31 años. Stephanie Magón Ramírez, 22 años.  Sara Ramírez Bonilla, 22 años. Mujeres. Jóvenes. Colombianas.  Una cantante, dos modelos y una estudiante.   Muertas de forma violenta en México. Muertes rodeadas de dudas y misterio. Lea también: Muerte de dos colombianas en México sigue siendo un misterio

A Aleja Pulido la encontraron semidesnuda en el pavimento, en julio del 2012. Según las autoridades, se cayó del séptimo piso de un edificio en Ciudad de México. La joven había viajado al país azteca para grabar un disco como cantante. Tenía un sueño

  Cuatro años después, el sábado 30 de julio, la caleña Stephanie fue encontrada en la mitad de la calle. Desnuda. Hasta el momento la Procuraduría (ente de investigación penal) de   Ciudad de México asegura que murió al precipitarse al piso desde la terraza. La modelo había sido contratada por una agencia de ese país como edecán. La seleccionaron en una convocatoria entre 700 jóvenes. Stephanie también había viajado por un sueño. 

También el pasado fin de semana, Sara Ramírez, una joven turista que se alojaba con su novio en un hotel de Isla Mujer, en Quintana Roo, fue encontrada tendida en el pasto. Las autoridades dijeron que se había caído de un séptimo piso.

Las familias de Diana Alejandra y Sara Ramírez no creen las versiones de las autoridades. Tienen dudas. Insisten en que sus hijas ni se suicidaron ni fue un accidente, sino un homicidio. 

La mamá de Diana Alejandra viajó a México a reunirse con las autoridades, pero no les resolvieron nada.  Hay versiones acerca de que ella estaba acompañada por un hombre que huyó del lugar.   La madrastra de Sara cuenta que el novio de la joven fue extorsionado por los propios policías para dejarlo salir del país. Insiste en que las versiones de las autoridades sobre su muerte son falsas y que a los padres les hicieron cremar el cuerpo para poderlo sacar de México.     

   El esposo de Stephanie dice que prefiere esperar los informes de la Cancillería de Colombia sobre las investigaciones.   

El caso que sí es investigado como homicidio es el de Mile Virginia Martín Gordillo, la modelo colombiana, golpeada, violada y asesinada en un apartamento de Ciudad de México el año pasado, junto con el reportero gráfico Rubén Espinosa, la activista Nadia Vera, Yesenia Quiroz y Olivia Alejandra Negrete. Por la masacre han  sido detenidas tres personas, pero aún los móviles no son claros.

Un periodista judicial mexicano, que prefirió omitir su nombre, asegura que “los crímenes de odio contra las mujeres los intentan cubrir con móviles pasionales o  accidentales. Así las autoridades se protegen y muestran que no hay violencia extrema en las calles”.

Margarita Solano, periodista colombiana radicada en México y directora del portal  LoPolítico.com, ha criticado la respuesta de la Procuraduría frente a estos casos.  “Las autoridades mexicanas -en un acto irresponsable y sin concluir la investigación- han creado un perfil  de las mujeres haciéndole creer a la opinión pública que son  putas, mal relacionadas o copartícipes de bandas  dedicadas al narcotráfico”.

 Frente al caso de Stephanie, la directora de LoPolítico dice que la “nueva teoría que la Procuraduría  ahora quiere vender, es la misma que se ha manejado en otros dos casos de colombianas que de buenas a primeras se avientan de balcones de forma accidental o premeditada y eso suena extraño, huele mal.  Huele a que en un país donde mueren siete mujeres al día según la ONU, es más fácil para una autoridad incompetente decir que es un suicidio, que resolver un feminicidio”.

El año pasado la ONU llamó la atención de los feminicidios en México. Según el Instituto Nacional de Estadística, en 2015 fueron asesinadas  2352 mujeres. El 14 % de las víctimas tenía edades entre 25 y 29 años; el 12 %, entre 20 y 24, y el 10 %, entre 15 y 19.

Para el abogado Rodolfo Domínguez del Observatorio Ciudadano  del Feminicidio,  en México en los últimos años se está viviendo un contexto  muy grave que ha agudizado la violencia contra la mujer. El abogado dice que no ha conocido los expedientes de las muertes de las colombianas, pero lo que sí se puede evidenciar es la falta de diligencia en las investigaciones, que no solo se da  en estos casos.

“Se ha identificado un estigma muy fuerte por mujeres, modelos,  colombianas. Las consideraciones discriminatorias no tienen el mayor sustento y son visiones que han tenido un impacto negativo en la investigación. Nos hacen dudar en la efectividad de esta”.

Y  se pregunta por qué no analizan los patrones de estas muertes y de otros hechos para ampliar el rango de las investigaciones. “Hay patrones que se repiten con mujeres jóvenes, con determinadas características, que murieron luego de estar en una fiesta. Se habla de drogas, por qué no investigan si fueron colocadas en ese estado de indefensión al haberlas drogado”.

También menciona que actualmente hay dos situaciones graves en México: la trata de mujeres y la violencia contra la mujer relacionada con el crimen organizado. “En los últimos dos años han desaparecido 1500 mujeres. Algo está pasando”.

 Domínguez fue el abogado de la familia  de Mariana Lima, a quien hallaron colgada de una viga de su casa en junio del 2010 en el municipio de  Chimalhuacán, del estado de México. 

Las investigaciones de la Procuraduría de México arrojaron que se trató de un suicidio, pero en 2015,  luego de la lucha de la familia,  la Corte Suprema de Justicia  emitió una sentencia en la que consideró este caso como un homicidio y que en la investigación se presentaron irregularidades. El autor del asesinato de la joven había sido su esposo, un expolicía que la maltrataba. 

La investigadora del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), Lucía Melgar, recuerda la historia de Mariana Lima para ejemplificar la impunidad en los casos de violencia contra la mujer, que se calcula es de un 97 %. “En el caso de los asesinatos de mujeres, se sigue el mismo patrón. Los delitos se denuncian, pero suelen no investigarse adecuadamente, se pierden los expedientes, se manda el caso de una oficina a otra”.

La experta expresa que “la población no  confia en las autoridades. Muchas mujeres no denuncian casos de violación para que no las revictimicen y por falta de justicia.  Como en  el multifeminicidio y homicidio de la Colonia Narvarte, en el que murió Mile Virginia Martín, a la que se revictimizó por su nacionalidad y profesión. A la fecha no se ha esclarecido el caso”.

Para la académica en el caso de Stephanie Magón también “se ha buscado criminalizar a la víctima o por lo menos descalificarla y culparla de su propia muerte. No se entiende, fuera de la lógica de la simulación de las autoridades, que se diga primero que murió a golpes y luego que fue un suicidio (...) La filtración de información y la espectacularización del caso por los medios dan la impresión de que se quiere cerrar  sin investigar. Debería por lo menos investigarse a la agencia de modelos que trajo a Stephanie Magón a México. Se sabe que agencias de modelos o de trabajo llevan a mujeres a otros países engañadas, con fines de trata sexual o laboral. No digo que sea el caso, pero es una línea que ni siquiera se ha planteado la Procuraduría”.

 La investigadora revela también que  en Cancún, en 2011, se presentó un caso similar al de Sara Ramírez. “Una modelo búlgara, quien según las autoridades cayó de un piso 19 y no se investigó correctamente. Desde el inicio dio la impresión que se estaba tapando algo o no se buscaba investigar ya que un integrante principal del Partido Verde Ecologista de México podría estar involucrado”.

Se trata del caso de la búlgara Galina Chankova Chanev, quien  fue violada y asesinada. La joven había sido contratada por una agencia de modelos para una fiesta.

402 homicidios de mujeres en 2015 en el estado de México136 en Ciudad de México31 mujeres extranjeras asesinadas en 2015

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad