Las casas de Justicia de Cali tienen un nuevo protector

Marzo 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
daniel suárez - reportero de el país
Las casas de Justicia de Cali  tienen un nuevo protector

Rodrigo Valencia de la Roche

Rodrigo Valencia de la Roche tiene la tarea de recuperar estos espacios donde la comunidad acude a solucionar líos a diario.

Después de diez años, Rodrigo Valencia de la Roche vuelve a ser el coordinador de la Casa de Justicia de Aguablanca.El manejo de estas instituciones es bien conocido por Valencia. Al final de la primera alcaldía de Rodrigo Guerrero, en diciembre de 1994, se convirtió en pionero en el ámbito nacional en la creación de estos organismos. El secretario de Gobierno, Carlos José Holguín, indicó que uno de los retos de la actual administración es el de mejorar el estado de estas instituciones y al mismo tiempo lograr la aprobación de la tercera Casa de Justicia de Cali, ubicada en el barrio Alfonso López. Holguín dijo que esa tarea estará liderada por Valencia.¿Por qué Cali fue escogida como la primera ciudad en tener una Casa de Justicia en el país?Desde 1991 el gobierno colombiano suscribió un convenio de cooperación internacional con los EE.UU. para desarrollar el sector justicia. Dentro de ese programa se consideró fortalecer la justicia en las zonas marginales donde hay muy poca presencia del estado. Se pensó primero en Aguablanca en Cali y luego en Ciudad Bolívar en Bogotá.Entre 1994 y el año 2001, coordiné la Casa de Justicia de Aguablanca. A partir de esa experiencia se construyeron otras casas de justicia. En la administración de Mauricio Guzmán (1995) se creó en Siloé la tercera casa de justicia del país y la segunda de Cali.¿Qué reconocimientos se obtuvo con dicho proyecto entre 1994 y el 2001?El Banco Mundial, la Fundación Corona, el Reino Unido y algunos centros de investigación del país reconocieron la importancia de la construcción de capital social que es inherente al proyecto.Siendo gobernador de Antioquia, el ex presidente Álvaro Uribe Vélez vino hasta aquí a conocerlo y llevarlo a su departamento.En esa época recibíamos delegaciones de Perú, Ecuador y Bolivia. En ese período se redujo la violencia porque la gente encontró un escenario donde se le orientaba sobre sus derechos y podía resolver los conflictos.¿Cuál es el estado de las casas de Justicia después de once años de estar alejado de la dirección de estos centros?Están deterioradas físicamente pero fortalecidas en su concepción, es un escenario que se ha sostenido. Las casas de Justicia no recibieron una mirada significativa en las tres administraciones anteriores.Siempre ha habido dotación y acompañamiento desde el ministerio del Interior. Pero el mantenimiento es responsabilidad de la Alcaldía.¿Y qué problemas dejaron los mandatarios anteriores?Debemos conseguir vidrios más oscuros en algunas oficinas, los psicólogos los están tapando con afiches para que no entre mucha luz, ellos me han explicado que esa condición es necesaria para atender a los pacientes.Este es uno de los sitios donde más rayos caen en la ciudad. En diez años no se ha solucionado eso, podría hacerse con la instalación de un pararrayos. Por la caída de un rayo el año pasado se dañaron los equipos para conexión de internet y no tenemos líneas telefónicas.Se ha dicho también que tienen problemas de personal...Esta Casa de Justicia (la de Aguablanca) estaba sin coordinador al final de la Administración anterior y por eso ocupé el cargo nuevamente. Cuando llegué no había aseadores; asistente del coordinador; los tres profesionales de la comisaría de familia que son un psicólogo, un trabajador social y un abogado, pero ya me informaron que los contrataron.Tengo que solicitar una reunión con el Personero para que el delegado de la Personería este más de dos veces por semana aquí. Sólo hay un fiscal, y aunque hay otros delegados que trabajan en el edificio de la Fiscalía que queda al lado, se requiere un centro de atención a víctimas de la violencia en este lugar.Con las universidades hay que solucionar que los estudiantes de derecho estén en el consultorio jurídico también en temporada de vacaciones.El Alcalde de Cali también le encargó mejorar las dos Casas de Justicia, ¿qué se va a realizar este año?Hay un compromiso firmado con el Ministerio del Interior, en el que el actual Alcalde comprometió unos recursos para ejecutarlos inmediatamente en el fortalecimiento de los dos centros. Además se adelanta la construcción de una tercera Casa de Justicia, la que estará en Alfonso López.¿Porqué insistir en la creación de un tercer centro de este tipo? ¿Qué beneficios tienen los habitantes del sector donde estará ubicado?Aquí lo que se intenta es no darle trámite formal a los conflictos, tratamos que la gente no formule denuncias, que los llevan a un proceso lento que aumenta la congestión de la justicia. Le mostramos al ciudadano que hay otras formas de encontrar una solución, que es a través de los conciliadores y de los estudiantes de derecho en los consultorios jurídicos. Y si no da resultado, acudimos a lo formal: ante el comisario, el juez y el fiscal.En los dos sectores donde funcionan estas instituciones una pequeña diferencia o discusión puede convertirse en una lesión grave o en un homicidio, ¿cuáles son los problemas que resuelven?Lo que llega a la Casa de Justicia son conflictos menores, problemas por arrendamientos no pagados, de linderos, las humedades, las disputas porque el vecino le pegó al perro o porque se fue sin pagar de la cantina.La Casa de Justicia prácticamente es una bisagra que permite la entrada previa a la justicia ordinaria de manera gratuita para intentar resolver cualquier problema, en especial de convivencia, con la misma comunidad. Es un escenario de prevención con un alto contenido pedagógico.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad