Las Bacrim pueden convertirse en una amenaza nacional: general Naranjo

Enero 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El general Óscar Naranjo dijo que es peligroso ser laxos con el fenómeno de la microextorsión. Hoy se realizó el conversatorio "Desafíos de seguridad y acción del Estado", en Bogotá.

El comandante de la Policía Nacional, general Óscar Naranjo, aseguró que el verdadero enemigo para la seguridad ciudadana es el acoso de la microextorsión, fenómeno que se ha agravado por las acciones en el país de las bandas criminales.El oficial hizo esa afirmación al trazar una teoría acerca del fenómeno que calificó como la transformación de la economía criminal: "Estamos ante un modelo siciliano del delito (instalado por las bandas criminales), según el cual ante un crimen, la víctima termina agradecida con el agresor, porque le cobra por no hacerle daño o porque la hace creer que pudo agredirla de manera grave. Hacer concesiones a ese fenómeno es peligrosísimo, las bacrim pueden convertirse en una amenaza nacional”. La teoría del general Naranjo fue expuesta durante el conversatorio "Desafíos de seguridad y acción del Estado", que se realizó este martes en el Hotel Tequendama, de Bogotá, por convocatoria del ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, y tuvo la participación del almirante Édgar Cely, comandante general de las FF.MM., así como de los comandantes del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea.El general Naranjo Trujillo advirtió acerca de la amenaza que representan esas bandas criminales, que delinquen en 151 municipios de 17 departamentos del país, para la seguridad de los colombianos: “Esa presencia es menor que la de los paramilitares hace unos años, que estaban en 680 municipios. Aún así, es muy peligroso que sigan avanzando, porque son responsables de la mayor parte de la violencia. Por ejemplo, de una veintena de masacres cometidas el año pasado en el país, estos grupos emergentes fueron responsables de al menos catorce”.El alto mando hizo especial énfasis en que es un error adjudicar el nombre de paramilitares a esas organizaciones delincuenciales, pues “ello les reconoce el estatus político que anhelan para escapar de la acción de las autoridades y presionar una negociación política que los exima de sus responsabilidades”.Finalmente, Óscar Naranjo aseguró que en Colombia se cayó "en la trampa de hacer contabilidad de los criminales con base en las capturas” , sin esperar los resultados de la acción judicial, “por eso las cifras del delito no cuadran, porque muchos desmovilizados terminan regresando a delinquir. Eso, además, refleja la facilidad de reclutamiento de esas organizaciones y una falta de respeto por la ley y la fuerza de control del Estado”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad