Las acusaciones por abuso sexual contra el cura que fue hallado muerto en La Cumbre

default: Las acusaciones por abuso sexual contra el cura que fue hallado muerto en La Cumbre

El sacerdote William Lasso Mazuera había sido denunciado por la familia de un menor de 11 años de El Vallado. Fiscalía iba a solicitar su captura.

Las acusaciones por abuso sexual contra el cura que fue hallado muerto en La Cumbre

Diciembre 14, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Las acusaciones por abuso sexual contra el cura que fue hallado muerto en La Cumbre

El sacerdote William Lasso era párroco de la iglesia San Ambrosio de Milán, en el barrio El Vallado, oriente de Cali.

El sacerdote William Lasso Mazuera había sido denunciado por la familia de un menor de 11 años de El Vallado. Fiscalía iba a solicitar su captura.

El sacerdote William Lasso Mazuera, quien, al parecer, se suicidó este fin de semana en su finca de La Cumbre, había sido denunciado por presuntamente abusar sexualmente de varios niños del oriente de Cali.

Así lo confirmaron fuentes de la Fiscalía, que revelaron que en octubre pasado se presentó la denuncia por estos hechos.

El caso era adelantado por la Fiscal 118, que inició la indagación preliminar por el delito de acceso carnal abusivo con menor de 14 años.

La primera denuncia provino de la familia de un niño de 11 años, que aseguró que el sacerdote, de 51 años, convenció al menor de acompañarlo a esa finca.

Otros cuatro presuntos abusos sexuales se habrían cometido en la finca de la vereda Tres Esquinas, en La Cumbre, propiedad del sacerdote.  En esa propiedad se encontró el cadáver del sacerdote, quien se ahorcó.

Asimismo, desde hace un mes el sacerdote, párroco de la iglesia del barrio  El Vallado, en el Distrito de Aguablanca, no se encontraba en esta parroquia.

En el barrio, algunos habitantes aseguraron que había tenido que salir de la iglesia porque se “encontraba delicado de salud. Hasta estuvo hospitalizado. No sabemos qué tenía pero eso  hizo que pidiera una licencia en la Arquidiócesis para recuperarse”.

Pese a que los habitantes del barrio El Vallado recuerdan al sacerdote como un “hombre leal, correcto, carismático, alegre y diligente con la comunidad”, la Fiscalía había recibido testimonios de los presuntos abusos sexuales cometidos contra los niños.

“El llevaba los niños hasta la finca y allí abusaba de ellos. Estábamos a punto de ordenar su captura.  En esa zona también  se habían quejado por el ruido de las fiestas que realizaba”.

Según la denuncia instaurada ante la Fiscalía, en enero pasado el sacerdote realizó un paseo a esa finca en compañía de cinco niños.

El menor durmió la noche antes del paseo en la Casa Cural, donde el sacerdote habría abusado de él. 

Luego, del abuso, el menor le contó a sus familiares que el sacerdote lo había amenazado con que si contaba algo lo iban a meter a una correccional

Entre tanto, la Arquidiócesis emitió el lunes un comunicado en el que lamentó la muerte del prelado. “Nos unimos en estos momentos de dolor, especialmente a su familia y a los fieles de su parroquia”.

El abogado Elmer Montaña, de la Fundación Defensa de Inocentes, denunció que en este caso la Iglesia “no colaboró con la investigación. Contrario a lo que ha manifestado el papa Francisco al parecer hubo un intento de tapar”.

“La reacción de la Iglesia al darse cuenta de estos abusos fue darle una licencia. E incluso, cuando la Fiscalía le solicitó unos documentos necesarios para la orden de captura, se demoraron, entorpeciendo el proceso y solo los entregaron el martes, cuando ya se había suicidado”, expresó el abogado, quien es el defensor de las víctimas de  abuso sexual por parte  de otro sacerdote: William de Jesús Mazo, condenado a 33 años de cárcel.

Sin embargo, en un nuevo comunicado ayer la Arquidiócesis aseguró que  “la Curia recibió solicitud de información en una investigación previa que se adelantaba, procediendo a responder sobre los documentos requeridos. Desde el momento mismo en que en la Curia se recibió la denuncia, se dio curso al proceso establecido por la Santa Sede y el Derecho Canónico, retirando “ad cautelam” al mencionado presbítero del ejercicio del ministerio. Se instó a los denunciantes a interponer la denuncia ante las autoridades competentes y al presbítero Lasso Mazuera se le pidió, reiteradamente, que se presentara ante las autoridades como prueba de su presunta inocencia”. 

“Reitero mi invitación a estar vigilantes y denunciar ante las autoridades civiles y ante la Curia o cualquier autoridad eclesiástica, de manera inmediata, hechos o conductas sospechosas en contra de menores”, indicó el arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad