Lama, la niña que se convirtió en el símbolo de la injusticia

Lama, la niña que se convirtió en el símbolo de la injusticia

Febrero 27, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, corresponsal de El País.
Lama, la niña que se convirtió en el símbolo de la injusticia

Fayahn al Ghamdi, el padre de Lama recuperó su libertad el 4 de febrero pasado. Eso generó airadas reacciones de grupos defensores de los derechos humanos.

Su padre la violó y luego la asesinó. Pero, después de pagar una multa recuperó de nuevo su libertad.

Sara El Azrad es traductora del español al árabe del periódico Arab Fi Esbania (Árabes en España) en Madrid y ha sido una de las millones de personas que lideraron la campaña iniciada por importantes mujeres de Arabia Saudita a través de Twitter y Facebook para protestar por la puesta en libertad de un predicador y popular orador musulmán que mató a su hija de 5 años por creer que la pequeña había perdido la virginidad.El hecho que ocurrió el 25 de diciembre del 2011, cuando la menor, llamada Lama, fue ingresada en el hospital Rey Saud de Riad donde murió diez meses mas tarde, ha retomado fuerza en las redes sociales al conocerse que el asesino Fayahn al Ghamdi, el padre, salió de la cárcel el 4 de febrero tras pagar una deya, o multa equivalente a 37 mil euros ($91 millones).Este hombre, separado de la madre de la menor, tenía su custodia.Aziza Al Yusef, activista saudí lidera la campaña para que el caso sea revisado por las autoridades y además pidió la intervención de la comunidad internacional para condenar al hombre a una pena ejemplar.De no haber sido por varias mujeres prominentes de Arabia Saudita, entre ellas Aziza Al Yusef, el caso hubiera sido uno de los muchos que se dan en este país, donde las mujeres están sometidas a los hombres y en el que no es delito grave que un padre mate a su esposa o a sus hijas, es decir, no puede ser sentenciado a la pena de muerte, solo a una pena de cárcel que puede eludir tras pagar la multa indicada por las autoridades. A esta multa se le suele llamar mundialmente ‘dinero de sangre’ y se le debe entregar a la madre de la víctima, como compensación por su pérdida, que está contemplada en la Sharia o Ley Islámica para casos como estos.La muerte de Lama ha sido una de las más crueles. El informe médico señala que la pequeña fue violada en varias ocasiones, tanto por la vagina como el recto, que el ataque fue tan feroz, que tenía una fractura en el cráneo y tenía señales claras de tortura, de quemaduras debido a las descargas eléctricas.El padre le rompió además los brazos, la azotó con un látigo y la quemó con una plancha caliente. Una irracional descarga de violencia contra la pequeña Lama.Al Ghamdi permaneció en la cárcel durante ocho meses esperando a que el tribunal correspondiente tomara una decisión sobre el caso. Fue declarado culpable, pero pudo evitar la pena de muerte pagando la multa a su ex esposa. Y recuperó la libertad luego de entregar el dinero a su antigua esposa. Incluso mantuvo la custodia de dos hijos más con otra mujer.En Arabia Saudita todas las mujeres se consideran inferiores al hombre razón por la cual y por ley, están sometidas a él.“En muchos casos de estos, en los que los padres matan a sus hijas por las llamadas cuestiones de honor, o en los que los esposos son los asesinos, los tribunales suelen ser benévolos, indulgentes, cuando no se hacen los de la vista gorda. Es una vergüenza para el mundo. Y sin ir mas lejos, lo es también cómo obligan a las niñas a casarse por hombres adultos, demasiados adultos, en matrimonios concertados, donde se le pone valor a la mujeres casi niñas”, explica Blanca García de la fundación Mujeres contra la Violencia.Pero esta vez las redes sociales han sido definitivas, como en otros casos presentados en países musulmanes.Como primera medida, a la madre de Lama, la Organización de Derechos Humanos la ha provisto de los servicios de un abogado, con el que está pidiendo una pena mas dura al hombre que confesó ser el autor de la muerte.“No será fácil, en Arabia Saudí no hay un código penal escrito y las sentencias se basan en la forma en que cada uno de los jueces entienda cómo debe aplicarse la ley islámica y esto ya de por sí, con el machismo tan fuerte, es una desventaja para las mujeres. Aquí hemos podido ver a lo largo de los años casos de ejecuciones de esposas e hijas, de hermanas. Según la sharia, a un padre no se le puede responsabilizar de la muerte de sus hijos, porque ya de por sí, es un dolor para él, suficiente castigo”, dice Gema Valverde, de Mujeres contra la Violencia.Un estudio reciente señala que Arabia Saudí y otros países musulmanes son de los peores lugares para las mujeres, catalogando a Canadá como el mejor y a la India como el peor.Más restriccionesLas autoridades de Arabia Saudí han impuesto en coordinación con la “Policía moral’ rígidas normas para impedir el contacto entre mujeres y hombres en las tiendas que venden productos femeninos.En esa normativa figura la prohibición de que los hombres entren a las zonas de esos comercios dedicados a la venta de ropa y artículos femeninos, salvo que lo hagan en compañía de sus familias.Esos sectores, donde las dependientas son desde hace poco mujeres, tienen que estar separados por barreras de 1,60 de alto metros para impedir que se vea su interior y mantener la privacidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad