Lagos pidió perdón y reveló que chuzadas buscaban desprestigiar a la Corte

Agosto 27, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Por su responsabilidad en el escándalo de las chuzadas permanecerá durante ocho años en prisión el ex director de contrainteligencia del Departamento Administrativo de Seguridad, (DAS), Jorge Alberto Lagos.

La juez 14 con funciones de conocimiento, Lizeth Rodríguez, avaló el preacuerdo de la Fiscalía y el ex subdirector de Contrainteligencia del DAS, Jorge Alberto Lagos, consistente en una pena alternativa de 8 años, por su responsabilidad en los delitos de concierto para delinquir agravado, prevaricato por acción, abuso de función pública y violación ilícita de comunicaciones. Pero el arreglo fue apelado por el representante de la Procuraduría General, Miguel Carvajal, y el asunto en consecuencia se dirimirá ahora en el Tribunal Superior de Bogotá. Esa decisión del Tribunal Superior no se daría antes de varias semanas. La importancia del acuerdo entre Lagos y la Fiscalía recae en que el ex funcionario ha convenido en atestiguar en todo el caso de presunto espionaje, una denuncia surgida en la prensa a inicios del 2009 en torno a que desde el DAS se hicieron seguimientos ilegales de actividades e interceptaciones telefónicas no autorizadas de magistrados de la Corte Suprema, de dos senadores de oposición y de periodistas. En la averiguación de la Fiscalía, y por el testimonio que ha entregado Lagos desde su detención en abril, figuran ex funcionarios del gobierno de Alvaro Uribe, como su portavoz de prensa, César Mauricio Velásquez; el secretario general de la presidencia, Bernando Moreno; el secretario jurídico, Edmundo Del Castillo; el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria, y el ex viceministro de Defensa, Jorge Mario Eastman. Lagos, de 53 años, no sólo ha aceptado los cargos que le imputó la Fiscalía de concierto para delinquir agravado, prevaricato, abuso de función pública y violación ilícita de comunicaciones, sino que en la jornada, al hablar ante el juzgado, manifestó su arrepentimiento por los hechos. "No existió razón legal, ni motivo de inteligencia alguna para que contra la Corte Suprema de Justicia se adelantaran las investigaciones y seguimientos que se llevaron a cabo, y que reportó la investigación de la Fiscalía" , agregó el ex funcionario. "Debo decir que el objeto de esas investigaciones era desacreditar a esa alta Corte tal y como lo estableció la Fiscalía... (y) contra estos miembros del Congreso de la República se motivaron en una campaña de desprestigio" , añadió. Opositores de Uribe han reiterado que el plan era frenar las investigaciones que lleva la Corte Suprema sobre lazos entre aliados del entonces mandatario y el paramilitarismo. De acuerdo con Lagos, cercanos colaborades de Uribe estuvieron en reuniones en la casa de gobierno en 2007 y 2008 y en ellas se habría hablado de presuntas relaciones de magistrados con personas que tendrían lazos con el narcotráfico. Para la Fiscalía, tal declaración es la prueba de que en esas reuniones se ordenó el espionaje. Los ex colaboradores de Uribe no han negado los encuentros, pero han advertido que ni Lagos ni ningún otro funcionario del DAS puede probar que se dieron órdenes expresas de espiar y que se ha hecho uso político y manipulado de ciertas declaraciones de ex funcionarios medios y bajos del DAS para realizar los procesos judiciales. La Fiscalía no ha formulado cargos contra ese grupo de ex colaboradores de Uribe, quienes tampoco hasta el momento han sido vinculados formalmente a investigación alguna. Uribe siempre ha dicho que fueron funcionarios corruptos del DAS los que pudieron haber realizado el espionaje y que nunca ordenó tal accionar ilegal.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad