La trata de personas, un delito invisible y silencioso en el Valle

default: La trata de personas, un delito invisible y silencioso en el Valle

Informe de una organización hace un diagnóstico de este delito en la región. Actualmente, se está presentado tráfico de personas hacia Guatemala.

La trata de personas, un delito invisible y silencioso en el Valle

Abril 24, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La trata de personas, un delito invisible y silencioso en el Valle

Existe una red en Tuluá, “que en el momento de la investigación estaba activamente captando mujeres y menores para explotación sexual en Ecuador”.

Informe de una organización hace un diagnóstico de este delito en la región. Actualmente, se está presentado tráfico de personas hacia Guatemala.

“La trata y la explotación en Colombia: no se quiere ver, no se puede hablar”. Este es el título del informe realizado por la organización Women´s Worldwide que realizó una investigación del tráfico de personas en el Valle del Cauca, en el que se revela como una nueva ruta que se origina desde Cali y Buenaventura hacia Guatemala.Asimismo, se indica que este delito, pese a ser considerado mundialmente como el tercer crimen más rentable para las mafias, no tiene cifras reales, pues hay un subregistro. Entre las estadísticas se indica que entre el 2008 y el 2011 el Bienestar Familiar conoció 11 casos de menores víctimas y 23 mayores de edad, según los comité locales de lucha contra la trata.“Los tres países donde más víctimas han identificado las organizaciones sociales y autoridades han sido Ecuador, Panamá y Guatemala. Las redes realizan la captación por medio de engaño”, explica el informe.“La trata de personas es una realidad presente en el Valle del Cauca, que abarca diversas modalidades de explotación. Esta realidad ha sido fuertemente silenciada por el miedo a las represalias de quienes ejercen como jefes de las zonas más vulnerables de Cali y Buenaventura”, se agrega.Ariadna Tovar, coordinadora del informe, explica que las rutas de la trata hacia a Europa, especialmente a España e Italia, han cambiado, debido a la crisis económica de estos países. “Hemos encontrado que desde el Valle salen personas hacia Chile, Argentina, pero también una ruta recientemente descubierta es a Guatemala, en la que la trata es con fines de explotación sexual. Esta ruta se da con falsas ofertas de trabajo en Estados Unidos, pero las mujeres las dejan en Guatemala y tiene una relación con los carteles del narcotráfico que están allí”, explica. Otro aparte del informe revela que en “Buenaventura se detectó una red que ofrecía trabajos en restaurantes en Argentina. Durante el traslado las mujeres llegaron a Perú y fueron encerradas en un prostíbulo. La desarticulación se produjo cuando dos de las cuatro mujeres trasladadas escaparon y denunciaron la situación. También en Buenaventura se detectaron redes que enviaban mujeres a Italia (una de las víctimas regresó destrozada y con adicciones) y a Santa Cruz de la Sierra en Bolivia”.Asimismo, “mujeres de los municipios de Candelaria, Cartago y San Pedro fueron trasladadas hasta Indonesia, en concreto a la ciudad de Yakarta. Otra de las redes enviaba mujeres a Seúl, capital de Corea del Sur, en donde la explotación es mucho mayor, las golpean y las obligan a consumir heroína y drogas para soportar las relaciones sexuales continuadas durante días enteros”.La trata internaEn cuanto a las rutas dentro de Colombia, Cali y Buenaventura son ciudades usadas como de receptación y tránsito, desde las que son trasladadas a otras zonas del país.En la investigación se descubrió un caso de mujeres que eran llevadas desde el terminal marítimo del Puerto hacia Satinga, en Nariño.“También se han revelado casos de menores que son enviadas a Cali para ejercer prostitución y son usadas, al mismo tiempo, como correos de cocaína. Desde el Valle del Cauca las organizaciones sociales y las autoridades han localizado redes que envían mujeres a otras zonas del país donde hay explotaciones mineras, a la capital, y también a la costa del Atlántico, a ciudades que se han convertido en enclaves de turismo”.La investigación llama la atención de que otras de las formas de trata interna que “preocupa a las organizaciones sociales de la zona es el uso de niñas y adolescentes como esclavas sexuales por actores del conflicto”.De la misma forma, se indica que Cali también es una ciudad receptora de víctimas. Por un lado, se ha descubierto que desde Ecuador traen jóvenes para ejercer la prostitución, con engaños, o como indigentes.Asimismo, Women´s Worldwide denunció que se presenta trata con fines de explotación laboral de personas de las comunidades indígenas, algunas menores de edad, que son traídas como empleadas domésticas en las peores condiciones y muchas veces encerradas en las casas.La historia de Martina Martina fue víctima de trata transnacional con destino a Ecuador, y después de trata interna. En ambas situaciones no fue identificada ni protegida por las autoridades.Tiene a su cargo una hija, que va a la universidad, a un hijo que estudia bachillerato y a una sobrinita. Martina se ha intentado suicidar dos veces (...) Cuando se quedó sin trabajo, empezó a ejercer la prostitución. Le propusieron viajar a Ecuador. En Ipiales le compraron el papel que la hacía pasar como turista; de ahí la llevaron a la ciudad de Rumichaca. Terminó en Santodomingo de los Colorados. Le retuvieron los papeles y la encerraron. Cuando la policía llegaba al sitio, los dueños les pagaban un soborno o les ofrecían auna de las chicas.Los malos tratos eran constantes y la deuda con la red subía cada día. La segunda vez que le ofrecieron viajar, después de su regreso a Ecuador, ella no sospechó que le pudiera ocurrir lo mismo porque en su país se sentía segura. Los captadores le dijeron que en Santander tendría un buen trabajo (...) Llegó al negocio de Doña María. El hermano de doña María llevaba grupos de mujeres a la selva, donde estaban los raspachines (...)Fueron días muy duros hasta que decidió huir. Había visto muchas torturas, amarraban a las mujeres a un tronco durante días y las sometían a violaciones en grupo.*Tomado del informe

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad