La tecnología de los submarinos al servicio del narcotráfico

Marzo 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Ana María Saavedra S. | Editora de Orden

Desde 1993 la Armada colombiana ha encontrado 63 ‘narcosubmarinos’. En Cauca hallaron por primera vez un sumergible que podía navegar a diez metros de profundidad.

En 1871 Julio Verne construyó en su mundo literario a el Nautilus, un submarino que se sumergía en la profundidad del mar. Fue encargado por partes a astilleros de todo el mundo para no levantar sospechas y sería ensamblado en una isla del Pacífico. En 1993, en la isla de Providencia la Armada colombiana halló un semisumegible de siete metros de largo, realizado con fibra de vidrio y con una capacidad para transportar una tonelada de cocaína. Podía sumergirse a tres metros de profundidad, dejando por fuera un radar y la escotilla.Dos siglos después de que el escritor Julio Verne augurará la creación de los submarinos y casi 18 años después del hallazgo del primer semisumergible usado por el narcotráfico para sacar drogas la Armada se incautó, por primera vez en Colombia, un sumergible, que podía navegar máximo a diez metros de profundidad, sólo dejando por fuera 5o centímetros de un periscopio con dos cámaras con visores diurnos. Estaba listo para sacar cinco toneladas de coca hacias las costas de México.Esta embarcación, hallada el 15 de febrero pasado por miembros de la Infantería de Marina en el estero El Sande, en jurisdicción de Timbiquí, Cauca, es la más moderna hallada en este país; en una combinación de ingenieria naval con el ingenio artesanal, con el que desde hace años los narcos colombianos intentan burlar el control de las autoridades para sacar droga hacia el exterior.La semana pasada llegó desde Bogotá a la base naval de Bahía Málaga una comisión de expertos en submarinos de la Armada para analizar el hallazgo. El capitán de navio Erney Gutiérrez, encargado del grupo, indicó que este sumergible tiene la aerodinámica de un submarino, a diferencia de los otros hallados hasta ahora, que tenían la forma de lanchas con una tapa. “Aunque sigue siendo muy artesanal es el primero que tiene algunos sistemas de los submarinos, como es un compresor de aire conectado a once botellas para darle flotabilidad positiva”, agregó Gutiérrez. Desde 1993 hasta la fecha, la Armada colombiana ha incautado 62 semisumergibles y un sumergible. Aunque los primeros hallazgos se realizaron en el Oceáno Atlántico, a partir del 2005 se trasladaron al Pacífico.Los traficantes se valen de sofisticados sumergibles y semisumergibles artesanalespara despachar los cargamentos de droga hacia Centroamérica. “La geografía de la zona sur del Pacífico, entre Cauca y Nariño, llena de esteros y ríos con salidas al mar, hace que esta zona se preste para la construcción de estos sumergibles”, dijo el almirante Hernando Wills, comandante de la Fuerza Naval del Pacífico. El parque natural Sanquianga, entre Cauca y Nariño, y la frontera con Ecuador son las zonas en las que han encontrado la mayoría de los semisumergibles. E, incluso, los astilleros que los construyen.El sumergible encontrado en febrero, según el almirante Wills, estaba ubicado aproximadamente a cinco kilómetros del astillero donde había sido construido. En la misma zona estaba un centro de acopio con tres toneladas de coca y tres laboratorios para su producción. Se presume que hay más droga.La semana pasada, en la frontera con Ecuador, en la desembocadura del río Pusbi en el Mataje, la Armada encontró un astillero en el que construían un semisumergible. Fuentes de inteligencia aseguran que algunas de las bandas de los narcotraficantes se han desplazado para esta zona. Precisamente, el primer sumergible encontrado en el mundo fue hallado en julio del año pasado en Ecuador, en la provincia de Esmeralda, en la frontera.Los expertos del SenaUn informe elaborado por la DEA y la Policía colombiana reveló que la mayoría de los semisumergibles son ensamblados en el suroccidente de Colombia, desde donde zarpan en las noches utilizando la seguridad que les brindan organizaciones, como las Farc y ‘Los Rastrojos’.Según el informe, algunos semisumergibles pueden albergar suficiente combustible como para viajar a las costas mexicanas sin reabastecerse, ya que cuentan con diversos tanques de combustible (hasta cinco) distribuidos en el casco, que sirven de contrapeso para mantener la nave nivelada y sumergida.El 16 de julio del 2008 unidades de Guardacostas de los Estados Unidos y la Armada Mexicana interceptaron uno de los semisumergibles en las costas de Oaxaca. Había salido de Colombia.Sus cuatro ocupantes, quienes eran de Buenaventura y graduados del Sena, aseguraron que habían sido secuestrados por individuos armados y conducidos a bordo de una lancha rápida hasta un lugar desconocido donde permanecieron por varios días. Un informe de la DEA reveló que esta agrupación trabajaba para los Portocarrero, reconocidos transportistas de droga de Buenaventura.El capitán, con doce años de experiencia marítima, era el responsable de las comunicaciones y de conducir el semisumergible. En una entrevista con los investigadores les indicó que se comunicaba una vez al día con “la base” para recibir y proporcionar información sobre su posición geográfica. Señaló que para poder llevar a cabo dicha comunicación era necesario detener la nave a fin de que un miembro de la tripulación saliera por la escotilla y levantara la antena de comunicación.Además, este capitán era la persona encargada de hundir el semisumergible si era descubierto. Pero para hacerlo necesitaba recibir la autorización por radio. Cuando fue descubierto, el contacto no le respondió. Las autoridades encontraron las cinco toneladas de coca que llevaban.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad