La incertidumbre que ronda el primer acuerdo con las Farc sobre el tema agrario

La incertidumbre que ronda el primer acuerdo con las Farc sobre el tema agrario

Mayo 28, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La incertidumbre que ronda el primer acuerdo con las Farc sobre el tema agrario

La mayoría de las cien propuestas agrarias que las Farc llevaron a la mesa de diálogo se consolidaron a través de las conclusiones de los foros en los que participaron las comunidades.

A pesar de la importancia del primer acuerdo, el del tema agrario, entre el Gobierno y las Farc, algunos sectores consideran que es gaseoso y muy general.

Si bien el anuncio de que el Gobierno y las Farc ya llegaron a un acuerdo en el primer punto de la agenda le resta presión a las negociaciones, que en seis meses no evidenciaba resultado alguno, esa misma noticia ha generado gran incertidumbre en otros sectores que ven con preocupación lo gaseoso y lo general del acuerdo anunciado desde La Habana.No solo porque el escueto comunicado no hace precisión alguna sobre los alcances de la decisión a la que han llegado los delegados de las comisiones negociadoras, sino porque el anuncio estuvo acompañado de un párrafo en el que aclara que hay subtemas del tema agrario sobre los cuales aún no hay acuerdo.Según el politólogo Alfredo Rangel, de la Fundación Seguridad y Democracia, lo único que surgió desde La Habana es un anuncio para tratar de calmar un poco la presión y el desconcierto de la opinión pública, “pero en ese comunicado no hay nada esencial”.“Si lo que dicen el Gobierno y las Farc es que ya está acordado el punto uno de la agenda, pero que quedaron algunos pendientes como el latifundio, los TLC, las zonas de reserva campesina y la desmilitarización de las zonas rurales, pues lo que están diciendo es que aún no han acordado nada”, aseguró Rangel.De acuerdo con el comunicado conjunto emitido el domingo desde Cuba, esos subtemas del primer punto de la agenda se irán discutiendo más adelante paralelo a los otros aspectos enmarcados en la agenda de negociaciones.Pero contrario a Rangel se manifestó el politólogo Ancízar Marroquín, quien considera que el simple hecho de que el Gobierno y las Farc estén sentados en la mesa hablando de la posibilidad de poner fin al conflicto armado, ya es un avance importante en materia de paz.“Yo lo que creo es que las partes deben tener mucha prudencia con los temas que se van acordando porque si se hace público cada avance, quienes están en contra o los enemigos de la paz saldrán a darle palo a cada avance y eso puede dañar todo el proceso. Creo que lo acordado debe hacerse público cuando ya esté mucho más consolidado”, dijo Marroquín.De hecho en el preacuerdo firmado entre el Gobierno y las Farc, las partes coincidieron en que es necesario manejar el proceso y los resultados con total reserva para evitar que los ataques de quienes se oponen a las negociaciones puedan afectar el futuro del proceso.El también analista y politólogo Fernando Giraldo reconoce que hay cosas pendientes por discutir, pero cree que una buena alternativa es seguir puliéndolas con el paso de los días y no tomarse más tiempo ultimando esos detalles y empantanando la agenda de negociaciones.“Yo creo que lo que falta es menos importante que lo acordado y optaron por seguir adelante y no bloquear la negociación porque ese sí sería un error estratégico porque se partió de la premisa de que ‘nada está acordado hasta que todo esté acordado’. Ahora, creo que también sería un grave error, y que le puede resultar costosísimo al proceso, que el Gobierno y las Farc hayan anunciado el acuerdo del primer punto sin haber cerrado ya lo fundamental”, dijo Giraldo.Esa incertidumbre o tranquilidad solo quedarán refrendados cuando se conozca el texto definitivo del acuerdo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad