La guerra entre dos bandas delincuenciales desangra a Pradera

Enero 09, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La guerra entre dos bandas delincuenciales desangra a Pradera

El viernes pasado los pradereños salieron a las calles a despedir a la menor de 8 años que fue atacada con una granada, también rechazaron los actos violentos.

Los enfrentamientos entre las bandas delincuenciales duplicaron los homicidios en los últimos dos años.

Los enfrentamientos entre las bandas delincuenciales de los barrios Comuneros y Berlín se han convertido en el principal temor de los habitantes de Pradera. Lucha por el territorio, el poder y el negocio del microtráfico estarían detrás de esta guerra que duplicó el número de homicidios.El rechazo por estas acciones llevó a que cerca de 3.000 pradereños protestaran el viernes pasado por las principales calles del municipio. Los pobladores también se reunieron para acompañar el cadáver de la menor de 8 años que fallecióluego de ser herida por la explosión de una granada en la noche del 1 de enero. Estos hechos también llevaron al nuevo Gobernador a realizar el sábado el primer consejo de seguridad departamental en Pradera. El mandantario regional, Héctor Fabio Useche, señaló que dentro de las medidas está la entrega de recompensas de hasta $10 millones para quien dé información que permita desarticular las bandas. Agregó que se instalarán cámaras de seguridad y los diferentes organismos de seguridad trabajaran en conjunto para hacer seguimientos a los grupos delincuenciales.Ataques e intimidacionesHabitantes del barrio Berlín aseguran que los enfrentamientos con el grupo de Comuneros empezaron hace un año. Las acciones entre estos dos grupos y el accionar de la delincuencia común dejaron 95 personas asesinadas el año pasado en Pradera, una cifra que dobló la registrada en el 2010 cuando se conocieron 48 homicidios.Según afirman algunos pobladores, alias ‘El Cheo’, desmovilizado del grupo armado ‘Los Rastrojos’, “se trajo a vivir a su familia a ‘La Playita’”, una zona de invasión ubicada junto a la ribera del río Bolo, en la parte trasera de Berlín.Al poco tiempo los problemas no se hicieron esperar: amenazas y ‘vacunas’ a comerciantes, vendedoras de arepas y corteros de caña que debían pagar un ‘impuesto’ de $5.000 diarios para poder salir del sector, se volvieron habituales.“Como eso no se les aceptó y tuvieron que regresar a Comuneros, pues se acabó la invasión, entonces ahí fue que empezó la guerra”, dice Diego*, residente de Berlín. El hombre es una de las más recientes víctimas de esta guerra. El miércoles a las 10:00 p.m., mientras se encontraba en su casa, varios hombres, al parecer de Comuneros, arrojaron tres granadas y descargaron ráfagas de fusil AK-47 contra su vivienda y la de su vecino.Diego y dos de sus familiares sufrieron heridas en las piernas y las manos. Las casas quedaron prácticamente destruidas.El atentado se presentó a escasas 72 horas del registrado en una discoteca la noche del 1 de enero, el cual mató a la niña de 8 años y dejó un saldo de veinte personas heridas.Diego afirma que alias ‘El Mocho’, desmovilizado de las autodefensas, es quien tiene en su poder un fusil AK47 y lo presta para los ataques. “La policía ya sabe quiénes los que están haciendo estas cosas”, manifestó.“Serían bandas criminales”El nuevo secretario de Gobierno de Pradera, Rubiel Hernán Pava, sostuvo que el grupo que delinque en el sector de Comuneros “tiene todos los componentes de una bacrim” por el uso de granadas y munición de uso privativo de las Fuerzas Militares.“Ahora tenemos a la Sijín, la Sipol, el Emcar y nuestro propósito es traer a la Fuerza de Tarea Conjunta de la Policía, con el apoyo del Ejército para desarticular estas bandas”, subrayó el Secretario.No es la primera vez que un funcionario del municipio advierte que estas bandas podrían estar siendo financiadas por una bacrim, al parecer ‘Los Rastrojos’.Tras el atentado perpetrado el 17 de octubre del año pasado que dejó seis personas muertas, entre ellas un menor de 4 años de edad, una fuente judicial que prefirió omitir su nombre dijo en esa oportunidad que por el ‘modus operandi’ y las armas que portaban se trataría de una banda criminal.Por su parte, el alcalde de Pradera, Adolfo León Escobar, anotó que por las capturas e incautaciones hechos por las autoridades en los últimos días, se podría deducir la presencia de bacrim en la localidad.Durante el consejo de seguridad el Gobernador del Valle reconoció, asimismo, que las bandas que vienen actuando en el municipio de Pradera son bacrim al anotar que “son personas que se han desmovilizado y lo que buscan es mejorar sus ingresos”.Por su parte, el coronel Pablo José Blanco, comandante del Batallón de Ingenieros No. 3 de Palmira rechazó esas declaraciones y expresó que sólo eran bandas delincuenciales.Blanco sostuvo que a diferencia de los grupos que delinquen en Pradera, las bacrim son grupos organizados que se financian con recursos del narcotráfico, el secuestro y la extorsión.A la pregunta de cómo estas bandas tienen acceso a armas de gran poder, el oficial recordó que tras la desmovilización en el 2004 del Bloque Calima, muchas de estas armas quedaron en poder de sus integrantes.Los otros problemasEl Secretario de Gobierno enfatizó que además de la estigmatización que vive el municipio por cuenta de la guerrilla y la propuesta de despeje hecha por las Farc en el 2004, Pradera se ve ahora sacudida por el conflicto urbano interno.“Las bandas vienen sectorizando el municipio y cada una se apropia de un pedazo de territorio”, subrayó el funcionario.Algunos habitantes anotaron que la delincuencia común también los tiene contra la pared. “No es sólo lo que pasa en Berlín y Comuneros, en todo el municipio hay robos y ‘vacunas’”, manifestó uno de ellos.“Estamos mirando para donde nos vamos a ir, pues uno ya no está seguro”, indicó, Carmen una habitantes, quien reiteró que hasta los niños son atracados a la salida de los colegios.“De seguir así, Pradera se va a convertir en un pueblo fantasma donde sólo quedarán la policía y los delincuentes”, reiteró otro pradereño.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad