La Comuna 17, la zona de Cali más azotada por los robos

La Comuna 17, la zona de Cali más azotada por los robos

Noviembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La Comuna 17, la zona de Cali más azotada por los robos

Las estadísticas oficiales la sitúan como el sector de Cali donde más robos se han presentado este año. ¿Qué dice la Policía?

Que en todo Cali roban, es cierto, pero que la  Comuna 17 tenga el deshonroso título de ser la zona con mayor cantidad de hurtos a residencias, personas, carros y motos, preocupa  a residentes, visitantes y autoridades. Solo entre enero y el 31 de octubre de 2016 se presentaron 116 hurtos a residencias y sitios comerciales, dos más que en el mismo lapso de 2015, cuando  sumaron 114. El Caney, San Joaquín  y Valle del Lili son los barrios más azotados por los ladrones. Lea también: Así funciona el temible negocio del robo de autopartes en Cali. De  seis modalidades delictivas,  en la Comuna 17 aumentaron las lesiones personales, el hurto  a residencias y el hurto a motos, respecto al año anterior. Tres más se redujeron: el hurto a comercio, el hurto a personas y el hurto a vehículos, de acuerdo con las cifras de la Policía Metropolitana. Aún así, sigue siendo la comuna con mayor número de robos de Cali.   Román Díaz, vicepresidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, de la Urbanización Lili, uno de los tres barrios de la Comuna 17 más afectados por la inseguridad, denunció que en los últimos dos meses se han robado tres carros solo en esa urbanización y que el robo de celulares es el  pan de cada día. El mayor César Rivera, comandante del Distrito de Policía No. 3, bajo cuya jurisdicción está la Comuna 17,  admitió que al sur de la ciudad se vienen presentando hurtos, en especial a centros comerciales y a residencias, en los que predomina  la modalidad  de oportunidad.  Las autoridades lo atribuyen a que dicha comuna es una zona comercial,  con  clínicas, hospitales, tiendas, gimnasios, supermercados, locales de comidas rápidas,    bancos y cajeros, entre otros establecimientos comerciales, lo que facilita la circulación de población flotante. “Algunos de ellos solo  vienen  a delinquir,  no viven dentro de la comuna”, dice el mayor Rivera. El área concentra 14 centros comerciales, casi uno por  unidad residencial (19), dos clínicas de alta complejidad,  una universidad y una embotelladora, entre otros sitios  de gran  afluencia de público.Los centros comerciales son los preferidos de los ladrones para camuflarse. “Usted los puede ver parqueados a la salida  de estos centros, simulando que esperan a alguien, pero están chequeando quién va al cajero electrónico para seguirlo y atracarlo en el semáforo”, dice un residente de la comuna. Lea también: ¿Quiénes están detrás de los robos en Cali? Cuenta que una vez siguieron a una señora que había retirado $2.000.000 al mediodía. Como la mujer cogió todos los semáforos en verde, la atracaron a la entrada del condominio a donde iba. Le robaron la plata y el celular y huyeron en moto. Como la zona  cuenta con  vías arterias, como  la Autopista Simón Bolívar, la Calle 16 o la vía Panamericana, se les facilita seguir en moto y huir sin dificultad ni  despertar sospechas.  Los delincuentes no tienen prisa. Le quedó claro a una familia que se fue un fin de semana a un centro comercial de dicho sector, retiraron dinero del cajero, mercaron y luego disfrutaron de un almuerzo. Pero cuando regresaron en la tarde a su casa, en la misma Comuna 17,  antes de cruzar la puerta de  la unidad residencial, les amenazaron con un arma y los robaron. Los habían seguido durante las cuatro horas que estuvieron en el centro comercial.   Román Díaz advierte que en la Comuna 17 habitan unas 5000 personas, y que la capacidad operativa de la Policía es  proporcionalmente menor. “La situación es preocupante, hemos hablado con el comandante de la Policía Metropolitana de Cali, el general Nelson Ramírez, que es una persona comprometida, pero qué puede hacer si no le dan más refuerzos”, reconoció el líder comunal. Y señaló  que los que patrulleros que hay, “a veces tampoco reaccionan a tiempo, no sé si no están en la  jugada o no se dan cuenta”.  El general Ramírez informó que en lo corrido de este año, la Policía y la Sijín han desarticulado doce bandas  en Cali, cuyo accionar delictivo afectaba varias comunas, entre ellas, la 17. Los operativos dejaron 44 capturas por homicidio y microtráfico, 37 por secuestro y extorsión y 35 por hurto, para un total de 116 delincuentes tras  las rejas. De las bandas desarticuladas por las autoridades, cuatro   delinquían con   microtráfico de estupefacientes: Los Rosados, Los Gomelos, Los Viejos y Los del Parque. Justo,  el líder comunal de Urbanización Lili señala  como una posible causa del incremento de robos,  el alto consumo de alucinógenos que va en alza en la Comuna 17. “Hay muchos jóvenes consumiendo drogas, a esos muchachos no les importa nada, y si hay droga, pues hay hurtos”,  explica, porque buscan con qué consumir.  También cayeron Los Kruger, por hurto a vehículos; Los Judiciales, por hurto a personas,  Los Sobrinos, por hurto en general, y  Los Mágicos, dedicados al homicidio. Los Rolos, Los Zona Rosa y dos bandas que simulaban ser Rastrojos y Urabeños, delinquían mediante la extorsión. Qué se está haciendo Las autoridades dicen que siguen con  la campaña en locales comerciales para  fortalecer el uso de medios tecnológicos e instalar las cámaras de video, que les ha permitido  identificar y judicializar capturados. El hurto a residencias se  presenta con más frecuencia  en las que están deshabitadas. Por ello, la Policía informó que  adelanta   una  campaña de sensibilización con  los guardas de seguridad de las unidades residenciales, para que tengan control absoluto  de las personas que ingresan,  sobre todo ahora que se aproxima la temporada de Navidad. Recomendación  también válida para los residentes de los conjuntos cerrados. “La Policía  ha identificado unos puntos calientes o  críticos que estamos atacando, con estrategias como el Plan Semáforo y el plan de apoyo de las patrullas motorizadas en las horas pico”, explicó el mayor Rivera. Lea también: Cali pierde más de $1.000 millones al año por robos a bienes públicos. Y enfatizó en las  recomendaciones  de comportamiento ciudadano como   no parquear los carros y las motos en las vías públicas, “porque no sabemos quién es el que está cuidando los vehículos ni qué intenciones tenga”, y utilizar  parqueaderos autorizados. Y lo más importante,  tener comunicación directa con el cuadrante de la Policía por medio del teléfono celular, la línea 123  o la aplicación del móvil.  Precisamente, revela que el mayor motivo de llamadas al cuadrante o a la línea 123 es por    hurto a celular o a  accesorios de vehículos: espejos, antena y la tapa del tanque de la gasolina. Y hace varios meses anda circulando por redes sociales una  foto tomada desde la ventanilla de un carro a una pareja joven que ya tiene visos de leyenda urbana, porque muchos  dicen que la han visto atracando: se moviliza  en una moto, el hombre conduce y la mujer  es la que roba arma en mano. “La seguridad no la da solo la Policía, es responsabilidad de todos, pero  sé de personas a las que les han asaltado  su casa o apartamento, pero no denuncian, solo hacen el comentario ante la junta administradora del conjunto, pero no van más allá porque somos timoratos”, se queja Román. Sin embargo,  acepta que la causa de esa resistencia a denunciar puede ser la inoperancia de la justicia. Y de paso advierte el problema de confianza en las autoridades. “A uno no le dan garantía de confiabilidad, porque hoy en día tiene más poder el delincuente que el ciudadano de bien”, apuntó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad