La bonanza de Blahca Jazmín se vino a pique

Julio 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
La bonanza de Blahca Jazmín se vino a pique

Perfil de la mujer señalada de organizar el millonario desfalco a la Dian. Lujos y extravagancias hacían parte de su vida. Con empresas de fachada defraudó a la entidad.

Trataba de la peor manera a sus colaboradores. No permitía que nadie le tuteara y dejaba que sus hijos hicieran lo que se les antojara en cualquiera de las sedes de R&B Consultores, la empresa que en los últimos días está en boca de los colombianos por ser la sociedad desde la cual se fraguó el multimillonario desfalco a la Dian a través de falsas exportaciones.La mujer que estaba a la cabeza, tanto del fraude como de la empresa, era Blahca Yazmín Becerra Segura, una ex funcionaria de la Dian y que conocía las debilidades internas de la entidad en materia de la devolución del IVA. Trabajó entre 1999 y 2001 en el área de fiscalización de grandes contribuyentes, con un salario no superior a los $2 millones.Pese a lo que ganaba, con los años logró amasar bienes cuyo valor alcanzaba los $10.000 millones, de acuerdo con los investigadores. Ese fue uno de los puntos de partida con el que se encontraron las autoridades que tras seguir indagando lograron establecer que Becerra Segura tenía antecedentes penales desde 2006.En ese entonces, agosto 31 de ese año, el juzgado 12 penal de Bogotá le impuso una condena de 34 meses de prisión (dos años y ocho meses) por el delito de falsedad de en documento público. No obstante, el proceso no aclara si Becerra Segura estuvo en centro carcelario por este acto o cómo saldó esa deuda con la justicia.Para ese mismo mes y ese mismo año se le decretó una inhabilidad para contratar con el Estado hasta septiembre del 2011.Bajo ese prontuario, los investigadores tenían un punto de partida. La mujer se movía en lujosos carros, los cuales cambiaba con frecuencia. En 2006 tenía un campero Dahiatsu Terios rojo, luego una Ford negra también tipo camioneta, porque eran de su preferencia.“Ella nos exigía que la llamáramos doctora y al que quería lo trataba mal. Se enojaba por todo y siempre decía que ella era abogada y contadora, como echando en cara eso, al igual que había estado en la Dian”, le dijo a Colprensa un ex trabajador de la firma R&B, quien reveló que el hijo de Becerra se movilizaba en un Hyundai Genesis, de alta gama.A esta pomposa vida no era ajeno Guillermo León Rodríguez Morales, esposo de Becerra. Sus carros no eran menos lujosos que los de la mujer. Según el ex empleado, andaba armado pese a la escolta que lo cuidaba. “Siempre lo vi con una Pietro Beretta en el cinto y se ufanaba de que había pertenecido al Ejército”, contó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad