Justicia por mano propia, ¿cuáles son las consecuencias de este fenómeno social?

Justicia por mano propia, ¿cuáles son las consecuencias de este fenómeno social? 

Noviembre 06, 2017 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País 
Justicia por mano propia

La Policía de Cali le ha venido pidiendo a la comunidad no tomar justicia por mano propia y en cambio sugiere recurrir al llamado de las autoridades cuando sucedan hechos de inseguridad.

Archivo El País

El pasado 28 de octubre, en redes sociales, circuló un video en donde se observa cómo un grupo de personas en el barrio Alameda, en el centro de Cali, linchan a un hombre señalado de haber robado a una persona que se movilizaba por ese sector. Tras el hecho, el presunto ladrón fue trasladado a un hospital, en donde muere por la gravedad de una de las heridas ocasionada con arma blanca.

Este caso, donde la ciudadanía toma justicia por mano propia en lo que al parecer es un acto de defensa en contra de los hechos delincuenciales que se presentan en la ciudad, abrió el debate sobre este fenómeno social y las implicaciones que trae consigo.

¿Por qué las personas actúan así?

De acuerdo con Yecid Echeverry, docente de la Universidad Icesi y director del grupo de investigación Precedente de la facultad de Derecho de esa institución, la justicia por mano propia es una anomalía institucional en donde las personas en lugar de legitimar y acudir a las instancias que han sido creadas con la finalidad o con el propósito de resolver los conflictos, deciden resolverlo por sí mismas.

“Uno de los principales problemas de este anómalo es que no tiene proporcionalidad. No hay una razonabilidad entre el daño y la respuesta. Surge como la retribución ante un daño posible, que desconoce el nivel institucional y la capacidad de diálogo para resolver el conflicto”, expresa Echeverry.

Por su parte, Pedro Enrique Rodríguez, doctor en Psicología y docente de la Universidad del Valle, considera que “habitualmente la práctica de justicia por mano propia está vinculada a una reacción de indignación por parte de un grupo. Este es un fenómeno grupal. Si bien puede contar con un primer sujeto que activamente propicia el acto de ‘justicia’, es una anomalía que normalmente responde a la indignación, que se detona cuando una comunidad ha estado expuesta a la violencia, y que de alguna manera sobrepasa su capacidad de tolerancia”.

De igual manera, Rodríguez recalca que habitualmente los hechos de justicia por mano propia suceden en contextos donde los ciudadanos perciben que los cuerpos de seguridad y la ley no cumplen sus funciones mínimas.

Estas opiniones de los expertos no están alejadas de la realidad, pues así se evidencia en un sondeo realizado a través de la ‘Fan Page’ de Facebook de este diario, en el que ciudadanos contaron cuál es su opinión acerca de este tema.

Entre las respuestas obtenidas, el usuario Iván Portela Guauque manifesta que “en la medida que sea más importante para la sociedad política los derechos humanos de los delincuentes y no cambie la justicia, el pueblo desbordará sus ánimos de solución a lo que el Estado, la Policía y los jueces no desean solucionar. Esto será algo que seguramente se repetirá cada vez con más frecuencia”.

Mientras Nelson Guillermo Vargas Rojas dice que “la sensación de inseguridad es muy grande en la ciudad, y al ver que no hay acompañamiento de las autoridades los ciudadanos tienen que defenderse, ya que los ‘pícaros’ saben que si los capturan, estarán nuevamente en las calles”.

El sondeo en Facebook obtuvo más de 205 comentarios acerca de este comportamiento, y la gran mayoría de los usuarios coincidieron en que sí tomarían justicia por sus propias manos, pues están cansados de los hechos de inseguridad en la ciudad y el país.

¿Cuáles son las consecuencias?

Pero más allá de las reacciones de las personas ante casos como el de debate, cuáles son las consecuencias que puede traer tomar justicia por cuenta propia.

“Cuando los ciudadanos pretenden resolver un problema, que los involucra de forma individual, se podría hablar de la legítima defensa, pero, cuando se trata de un tercero, en lugar de hacer justicia se comete un delito. Por rechazar la criminalidad se termina cayendo en el crimen y habrá que atenerse a la ley”, explica Echeverry.

Frente a esta problemática, la secretaria de Seguridad y Justicia de Cali, María Ximena Román García, indica que “no está bien tomarse la justicia por cuenta propia. Eso no lo podemos permitir porque terminan poniéndose al nivel de los delincuentes, terminan siendo peor que ellos porque no están respetando unas normas y unos principios que nos rigen. Colombia es un Estado social de derecho y aquí hasta el peor de los bandidos tiene derechos y hay que respetarlos, seguir el conducto regular. No está bien tomarse por cuenta propia la justicia, así esté tan desacreditado el sistema judicial en nuestro país”.

A su vez, el mayor Jonathan Sandoval, comandante del Distrito 1 de la Policía de Cali, le dice a la comunidad que no hay que tomar la justicia por su propia mano y pide que recurran al llamado de la Policía cuando se presenten este tipo de hechos.

“La comunidad quiere tomar la justicia por su cuenta y es un comportamiento que no está bien, porque independientemente de que esta persona intentara cometer un hurto, ante todo se le debe respetar el derecho a la vida”, añade Sandoval, luego de rechazar lo ocurrido en el barrio Alameda de la capital del Valle.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad