Justicia atrasada es el saldo del paro de trabajadores de Asonal Judicial en Cali

Noviembre 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Yefferson Ospina Bedoya | Especial para El País
Justicia atrasada es el saldo del paro de trabajadores de Asonal Judicial en Cali

Los trabajadores de la Rama Judicial en Cali habían reiniciado sus labores la semana pasada tras acogerse al acuerdo con el Gobierno Nacional.

Después de los 32 días de paro, los trabajadores de la Rama Judicial tendrán que trabajar hora extras.

Un sobrecupo de 43 adolescentes en los centros de formación de menores en el Valle, 15 procesos de menores de edad invalidados por vencimiento de términos, 700 investigadores del CTI paralizados, 9.000 audiencias laborales aplazadas y un promedio de 30 sentencias que dejaron de ser dictadas por cada juez de la ciudad, fueron algunas de las consecuencias del paro de la rama judicial en Cali. Pese a ello, el Consejo Superior de la Judicatura aún no logra calcular las pérdidas económicas.Durante los 32 días que duró el paro, al Centro para Menores Valle del Lili llegó en promedio un joven a diario, un chico que representó un gasto de $1 millón mensual por encima del presupuesto asignado para el Centro. La razón: los jueces de conocimiento, aquellos que determinan cuáles adolescentes podrían recobrar su libertad, no estaban laborando, pero los jueces de garantía, aquellos que determinan qué adolescentes ingresan al Centro, sí trabajaron.“Tenemos desde hace un mes a varios jóvenes que debieron permanecer solo durante 36 horas en la institución. Al Centro ingresaron menores, pero no salieron durante los 32 días del paro, de modo que no hubo rotación en el cupo. Ahora tenemos un exceso de población de 26 adolescentes en Cali, 11 en Palmira y 6 en Tuluá”, afirma Miguel Medina, abogado del Sistema Penal para Adolescentes. Según Medina, el paro significó para el Sistema Penal de Adolescentes un aplazamiento de entre 20 y 25 audiencias diarias, más de 900 durante el mes del cese de actividades. Además, 15 procesos de menores invalidados por vencimiento de términos. El CTI también sufrió las consecuencias del paro de Asonal: un funcionario de la institución afirmó que el mayor problema consistió en que los investigadores no pudieron realizar su trabajo, sus pesquisas, sus búsquedas, pues no había despachos funcionando. En todo el Departamento, alrededor de 700 investigadores retrasaron sus procesos.Antonio José Valencia, presidente del Tribunal Superior de Cali, hizo otra observación: en cada juzgado laboral se realizan en promedio entre ocho y diez audiencias diarias. Se trata de 45 juzgados de esa naturaleza, por lo cual, durante las protestas de Asonal se dejaron de realizar cerca de 450 audiencias diarias, 9.000 en los 32 días de paro. Además, cada uno de los jueces dejó de dictar un promedio de 30 sentencias durante el período de cese.Aunque el presidente de la Sala Administrativa del Consejo Superior de la Judicatura, Néstor Raúl Correa, había afirmado que cada día de paro le cuesta a la Nación mil millones de pesos, Jhon Jairo Millán, secretario de comunicación y prensa de Asonal Cali, declaró que “esas pérdidas no existieron, pues el servicio que presta la Rama Judicial es un servicio gratuito, no es un servicio del cual el Estado devengue alguna ganancia. La única pérdida sería en los salarios de los empleados, pero nosotros ya nos hemos comprometido a trabajar horas extras para descongestionar el sistema judicial”.Por su parte, la directora Administrativa del Consejo Seccional de la Judicatura, Clara Inés Ramírez, afirmó que, por ahora, se están estudiando las consecuencias del paro de Asonal en los procesos judiciales de la ciudad y dijo que todavía resulta muy apresurado hablar de pérdidas económicas.“Por ahora, el Consejo Seccional de la Judicatura está concentrado en descongestionar los servicios, situación de mayor urgencia para nosotros”, afirmó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad