Un vallecaucano será el primer colombiano ejecutado en China por narcotráfico

Febrero 27, 2017 - 11:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Cárcel

Imagen ilustrativa. 

Archivo/ El País


La Cancillería confirmó en la mañana de este lunes que el vallecaucano Ismael Enrique Arciniegas Valencia, detenido en China por narcotráfico, será ejecutado en las próximas horas por las autoridades de ese país tras ser condenado a pena de muerte.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores, en nombre del Gobierno de Colombia, lamenta profundamente la decisión tomada por las autoridades judiciales de la República Popular China, de ejecutar a Ismael Enrique Arciniegas Valencia, detenido en ese país, a pesar de las reiteradas peticiones de clemencia y las varias solicitudes presentadas al Gobierno chino para que su sentencia de muerte fuera conmutada", dio a conocer la entidad en un comunicado de prensa. 

Arciniegas Valencia se encuentra recluido en una prisión de Guangzhou y fue condenado tras reconocer que llevaba cuatro kilos de droga que le pidieron traficar a cambio de 5 mil dólares.

El colombiano "ha sido asistido por los Consulados de Colombia en Beijing y Guangzhou, desde su detención, registrada a mediados de 2010, hasta la fecha".

Francisco Javier Echeverri Lara, viceministro de asuntos multilaterales, dio a conocer que se va a hacer un "último esfuerzo diplomático que consiste en entregar una nueva nota de clemencia sobre una conmutación de la pena". 

Echeverri Lara dijo que en todo momento el señor Ismael ha contado con el acompañamiento consular y lo seguirá teniendo hasta que las autoridades chinas lo permitan. 

"La señora Consul ha pedido la presencia de un religioso católico en caso que se siga con la pena de muerte, seguiremos luchando por la vida de nuestro connacional hasta último momento. Hemos venido gestionando una llamada telefónica entre el señor Arciniegas y su hijo, la cual se va a llevar a cabo en las próximas horas", acotó el funcionario. 

La Cancillería notificó que la decisión fue tomada por el Tribunal Popular Superior de la Provincia de Guangdong y no pudo ser reconsiderada la pena impuesta y la suspensión de la ejecución pese a los esfuerzos de la Embajada colombiana en el país asiático.

"El Ministerio de Relaciones Exteriores continuará adelantando, hasta el último momento, gestiones al más alto nivel para lograr que se reconsidere esta decisión", indicó el órgano diplomático.

La entidad indicó que aunque respeta las decisiones tomadas por las autoridades chinas, está en "contra de la pena de muerte y reafirma la inviolabilidad del derecho a la vida, derecho que ha sido reconocido en diversos instrumentos internacionales suscritos por nuestro país sobre la materia".

El órgano diplomático aclaró que pese a los acercamientos que puedan tener con las autoridades chinas en los diferentes casos, no se "puede garantizar ni la repatriación en todos los casos, ni la no aplicación de la pena de muerte en aquellos países que tienen establecido este castigo. Colombia ha logrado la repatriación efectiva de 172 connacionales, seis de los cuales se alcanzaron por razones humanitarias".

El Ministerio hizo el llamado para que las personas no trafiquen droga y recordó que China es uno de los 34 países donde el narcotráfico es considerado un delito grave y es castigado, en algunos casos, con cadena perpetua o pena de muerte.

"La pena se aplica sin distinción de nacionalidad. Aunque la información sobre ejecuciones es confidencial en China, registros de prensa arrojan que desde 2010 se han ejecutado por delitos relacionados con narcotráfico nacionales de Corea del Sur, Reino Unido, Japón, Canadá y Filipinas", puntualizó la Cancillería en la misiva.

Actualmente, según cifras del Ministerio de Relaciones Exteriores, hay 15.034 colombianos detenidos alrededor del mundo de los cuales el 56.7 % se encuentran privados de la libertad por narcotráfico, lo que equivale a 8.525 presos.

En China hay cinco colombianos condenados a pena de muerte por este delito (tres sentencias ratificadas y dos en espera de la apelación), 10 a pena de muerte con suspensión por dos años y 15 a cadena perpetua.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad