Investigan móvil político en asesinato de decano

Julio 29, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

La investigación para determinar los móviles del asesinato del decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Santiago de Cali, Ebert Mosquera Hurtado, tomó un nuevo rumbo.

La investigación para determinar los móviles del asesinato del decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Santiago de Cali, Ebert Mosquera Hurtado, tomó un nuevo rumbo. Mientras el martes pasado las autoridades indicaron que el crimen podría estar relacionado con móviles pasionales, ayer revelaron que algunos indicios apuntan a que el asesinato tendría que ver con la actividad política del catedrático, quien era cercano al Partido de Integración Nacional, PIN. Mosquera había llegado el martes en la mañana a un acuerdo con la Gobernación del Valle y aceptó el cargo como nuevo director de Infivalle. Incluso, entre los círculos académicos el nombre de Ebert Mosquera sonaba como el más firme candidato para llegar a la rectoría de la Universidad Santiago de Cali. El director de seguridad ciudadana de la Policía Nacional, general Orlando Páez Barón, quien viajó a Cali para presentar los mil nuevos policías que reforzarán la seguridad en el oriente de la ciudad, señaló que aunque la investigación apenas avanza, por ahora se descarta que el asesinato esté relacionado con la actividad académica del docente. “El decano hacía parte del movimiento político PIN, tenía una escolta personal y un carro blindado, además, se ha descartado que la muerte tenga que ver con su actividad académica por lo que el homicidio va por otro lado”, dijo el general Páez Barón.Por su parte, las autoridades revelaron detalles de la manera como actuaron los homicidas. El sicario ingresó a la universidad el lunes, un día antes del asesinato. El joven de 17 años estudió el sitio y analizó las posibilidades, pero en esa ocasión no le fue posible cometer el crimen pues los escoltas de Mosquera se encontraban cerca de él. Según el testimonio que el joven le entregó a las autoridades, él ingresó el martes desde las 8:00 a.m. a la universidad y permaneció en su interior hasta el mediodía, cuando vio la oportunidad de actuar. En ese momento le propinó al decano cinco disparos. El agresor, que fue capturado mientras huía, dijo igualmente que le iban a pagar dos millones de pesos por el homicidio. Afuera era esperado por un motociclista.Las amenazasLa investigación indica que en febrero pasado un amigo de Ebert Mosquera le advirtió que había un plan para asesinarlo. Fue por esta razón que el docente instauró una denuncia ante la Fiscalía por amenazas de muerte en su contra. Los organismos judiciales indican que el amigo de Mosquera le contó que tuvo información que un sicario había sido contratado para asesinarlo. “Le relató que al sicario le mostraron un periódico con una fotografía suya y le dijeron que tenía que matar a ese hombre”, reveló una fuente. Sin embargo, se conoció que el hombre contratado para el crimen fue asesinado días después. El delincuente pertenecía a una banda del barrio Mojica, el mismo sector donde vive el menor que el martes acabó con la vida del catedrático. Además, las autoridades investigan qué relación tiene un hombre mencionado en una declaración del menor homicida, a quien llamó como alias Huevo, quien según el agresor sería el intermediario del asesinato. Ayer se adelantaron allanamientos en búsqueda de otro de los sicarios que participó en el crimen, se trata del hombre que escapó en una motocicleta, al ver que su compañero había sido capturado.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad