Internos de cárcel de Jamundí se unen a protesta por condiciones carcelarias

Internos de cárcel de Jamundí se unen a protesta por condiciones carcelarias

Agosto 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Internos de cárcel de Jamundí se unen a protesta por condiciones carcelarias

Los internos e internas de la cárcel de Jamundí se unieron a la protesta nacional, que exige medidas para contrarrestar las condiciones de hacinamiento en algunos penales, que llegan hasta el 200% en el país. Según estudios del Inpec, el 70% de los reclusos en el país está por delitos menores.

Los hombres y mujeres detenidos en el complejo penitenciario de Jamundí anunciaron que entran en desobediencia civil, para denunciar los problemas en el penal.

Con actos de desobediencia civil, los internos e internas de la cárcel de Jamundí se unieron a las protestas que se llevan a cabo en diferentes establecimientos penitenciarios del país, con el fin de exigir el mejoramiento de las condiciones de reclusión. Problemas con el suministro de agua potable, la alimentación y los espacios compartidos, son algunas de las inconformidades que manifiestan los reclusos. A esto se suma el apoyo que quieren dar a los internos de los diferentes centros penitenciarios del país en los que se registran condiciones de hacinamiento hasta del 200%."Entre las actividades que van a hacer está no uniformarse, no recibir notificaciones, a sus abogados", contó un guarda de seguridad de la cárcel de Jamundí que prefirió omitir su nombre y que aclaró que la protesta se hace para apoyar a los detenidos de otros centros penitenciarios. Una reclusa, entrevistada por el noticiero 90 Minutos, aseguró que con esta protesta se busca visibilizar los problemas dentro del penal, pues "allí afuera van a decir que son las mejores cárceles de Latinoamérica, cuando nosotras aquí pasamos muchas necesidades que no se visibilizan". Agregó que durante los próximos días las internas no asistirán a las actividades diarias, como "educativas y talleres". Ante el anuncio de la protesta, el personero de Jamundí, Juan Carlos Echeverry, realizó una visita a esta cárcel e indicó que encontró normalidad en las actividades. Sin embargo, explicó que hay dificultades en la atención de salud, ya que "el complejo penitenciario no se puede hacer cargo de los internos con enfermedades graves, pues hay problemas en el suministro de medicinas y de alimentación especial". El funcionario hizo un llamado para que los jueces busquen medidas para esta población carcelaria, como "mandar prisión domiciliaria u hospitalaria, o trasladar a los reclusos a una cárcel cerca de su lugar de origen". Echeverry explicó que en el centro penitenciario de hombres de Jamundí hay alrededor de nueve internos con enfermedades graves y en el reclusorio de mujeres hay dos.Por su parte, el director regional del Inpec, Javier Orlando Segura, aseguró que "hasta el momento los establecimientos de Jamundí y de la región están operando sin novedad. Las actividades diarias están normales". A pesar de los anuncios de protesta, Segura dijo que "los directores del establecimiento no han confirmado nada todavía., hasta el momento no se ha reportado desobediencia". Agregó que las internas "están recibiendo la alimentación, asistiendo a sus actividades diarias, a las zonas de trabajo, a los talleres, al colegio y el tema de salud está siendo atendido de acuerdo a los requerimientos". El funcionario recordó, además, que si los reclusos violan el régimen disciplinario deben enfrentar las consecuencias, pues al no asistir a los talleres y las actividades pierden beneficios de rebaja de pena.Sobre las condiciones de salud, Segura manifestó que a ningún interno "se le están negando los medicamentos de sus enfermedades. Igualmente, cuando el médico tratante de la enfermedad ordena una dieta, esta es trasladada a una persona encargada que mira las porciones, los gramajes y se la entrega". Por último, el director regional del Inpec anunció que en las próximas semanas se implementará un nuevo sistema de visitas, para "evitar las congestiones y largas filas afuera de los penales desde la madrugada". Con este sistema, se busca que el familiar llame a una línea telefónica en la que le asignarán una cita a una hora determinada, en la cual deberá ingresar al centro penitenciario.El Gobierno Nacional ha anunciado en las últimas semanas medidas para aliviar la crisis carcelaria del país. Algunas son la descongestión de los cupos de reclusión y la definición de la situación jurídica de los internos que ya cumplieron su pena, pero que siguen detenidos. La ministra de Justicia, Ruth Stella Correa, dijo a comienzos de agosto que también se piensa cambiar el régimen de visitas y la construcción de seis megacárceles que sumarían un total de 24 mil nuevos cupos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad