Internos abusaron de menor recluido en el centro de adolescentes Buen Pastor

Septiembre 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Internos abusaron de menor recluido en el centro de adolescentes Buen Pastor

El Centro de Formación juvenil El Buen Pastor alberga a 216 jóvenes.

Los casos de fugas y muertes de jóvenes infractores tienen en vilo a los centros abiertos para la resocialización de estos muchachos. Cuestionan manejo dado al Centro Valle del Lili.

El abuso de un interno en el centro para menores el Buen Pastor se suma a las irregularidades que se han presentando en la reclusión de adolescentes de Cali en el último mes. Esta vez un joven fue accedido carnalmente por sus tres compañeros de cuarto.La víctima declaró a la Fiscalía que los tres hombres lo intimidaron con un espejo y luego lo obligaron a tener relaciones sexuales con ellos. El País conoció que la nueva situación, que pone en entredicho la seguridad de los menores infractores de la capital del Valle, ocurrió a las 5:00 p.m. del pasado 18 de agosto. Una fuente relató que horas más tarde el menor le comentó la situación a una de las psicólogas del centro de formación, quien decidió dar aviso a las autoridades. La denuncia sólo fue interpuesta ante la Fiscalía al día siguiente, porque a esa hora no podían realizarse los exámenes periciales en el Instituto de Medicina Legal.Fugas y muertes En el último mes los problemas de seguridad en los centros de reeducación de Cali se resumen en evasiones, daños en las instalaciones y una muerte violenta. El 13 y 14 de agosto 158 jóvenes protagonizaron el intento de fuga más grande en el Centro de Formación Valle del Lili. Cinco agentes quedaron heridos y 106 internos lograron escaparse.A los seis días, uno de los menores que estaba evadido fue entregado por sus padres. El 22 de agosto fue recluido en el centro y al otro día apareció ahorcado en su celda. El pasado fin de semana cuatro menores destruyeron algunas puertas del Buen Pastor en un intento de fuga. Los jóvenes se habían evadido del Valle del Lili y habían sido trasladados a ese establecimiento.“No son niños”Las autoridades piden que se tomen medidas diferentes ante este último hecho. Gilma Jiménez, senadora del Partido Verde, indicó que “los problemas de Cali demuestran que nos equivocamos como sociedad para enfrentar la realidad de los menores ¿Por qué un menor que ha cometido un delito, y no una infracción, es cuidado por guardas de seguridad privados, educadores y psicólogos?”.La senadora manifestó que “estos no son niños, son adolescentes delincuentes. Deben estar es en sitios donde se les garantice tanto la seguridad como la reeducación. Deben ser establecimientos que cumplan condiciones de seguridad como las cárceles”.El personero de Cali, Manuel Torres, señaló que “esto ya raya en las circunstancias que se han presentado en los últimos días”. El funcionario anunció que hoy pedirá de nuevo que en los centros de reclusión para menores existan espacios para la Personería en los que se verifique la situación de los Derechos Humanos.El defensor del pueblo del Valle, Andrés Santamaría, manifestó que “yo no logro comprender esta situación. El centro debe hacer todo el ejercicio para evitar maltratos, suicidios, abusos... Se supone que en un centro de rehabilitación no se pueden cometer delitos”.Santamaría también cuestionó el trabajo que han realizado los operadores de los centros de formación. “Nos preocupa que quienes tienen la custodia del centro no dan explicaciones a la opinión pública. Nos genera dudas el manejo que le han dado los operadores a estos establecimientos”, indicó.El funcionario manifestó que el problema de seguridad no es sólo externa, recomendó hacer una evaluación de los protocolos para el manejo interno, “para evitar violencia en los cuartos y pasillos y un contacto físico entre ellos. La celdas individuales sería lo más aconsejable por el grado de inmadurez”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad