Insisten en necesidad de plan desarme tras masacre al oriente de Cali

Noviembre 11, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co
Insisten en necesidad de plan desarme tras masacre al oriente de Cali

El arzobispo de Cali, Darío de Jesús Monsalve, presidió una misa en honor a las víctimas de la masacre de La Barra la 44, donde murieron 8 personas el pasado viernes. El comandante de Cali, Hoover Penilla, participó de la eucaristía.

Después de la masacre de ocho personas varios sectores volvieron a pedir la medida. Avanza la investigación.

Tras la masacre de ocho personas el viernes pasado en la Discoteca Barra La 44, ubicada en el barrio Nueva Floresta, en el nororiente de Cali, el debate para implementar el Plan Desarme revivió con fuerza en la ciudad. El primero en referirse al tema fue el alcalde de Cali, Rodrigo Guerrero, en la rueda de prensa en la que se reveló que el arma con la que se cometió la masacre -en la que también cinco personas resultaron heridas- había sido incautada tres veces, en tres ciudades distintas: Cali, Bogotá y Medellín.La pistola encontrada al joven de 20 años, capturado por la Policía, fue legal hasta el 2004, cuando su propietario fue asesinado. Las autoridades investigan si la pistola fue robada en esa ocasión o si hubo algún mal manejo en su custodia.“Insisto en la necesidad de tener un Plan Desarme en Cali, hechos como el del viernes pasado y de esa magnitud no pueden seguir ocurriendo. Esto servirá también para que los jóvenes no sigan cayendo en las garras de bandas delincuenciales, que les dan las armas para sus acciones”, dijo el alcalde Guerrero. A su vez, el secretario de Gobierno de Cali, Carlos José Holguín, afirmó que el arma, una pistola marca Glock (ver gráfico), no tendría por qué estar en manos de otras personas, porque supuestamente era un arma que ya estaba decomisada.“No queda la menor duda de que con esa pistola se han cometido otros homicidios en la ciudad. Por eso pedimos con urgencia el desarme, que es una decisión que no podemos tomar nosotros, sino que depende de una decisión militar”, indicó Holguín.Ante esto, El País intentó comunicarse con la Tercera Brigada del Ejército, pues en este lugar es donde llegan las armas decomisadas en la ciudad y es la institución encargada de decidir si se implementa la medida. Sin embargo, solo se informó que por el momento el Ejército no dará declaraciones al respecto.Pero el comandante de esa unidad militar, general Luis Fernando Rojas, en declaraciones recientes a este diario, se refirió al desarme y dijo que se tiene una postura institucional: las armas con salvoconducto se les dan a personas a las que a las que se les ha hecho un estudio y muchas veces las necesitan por los factores de riesgo que enfrentan.Entre tanto, en otros sectores de la capital del Valle se sintió el respaldo a la propuesta del Plan Desarme, porque coinciden en que hechos de sangre como el reciente del oriente de Cali y casos como la historia del arma de la masacre se deben controlar en la ciudad.Y es que, por ejemplo: en lo corrido del año se han incautado en Cali 18 armas legales vinculadas en delitos, de los cuales tres son homicidios y ocho, lesiones. La preocupación también es mayor porque de las 1677 muertes violentas que iban en la ciudad hasta octubre pasado, el 89 % se cometieron con armas de fuego.El arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, expresó que el Ejército se debe unir con la Policía para hacer posible que se ponga en funcionamiento el desarme en la ciudad.“La vida humana está en crisis en Cali, no se puede esperar más para un desarme. Lo ocurrido el viernes pasado fue una muestra de la violencia en la ciudad, del irrespeto a la vida, de las consecuencias del uso de armas de fuego”, dijo monseñor Monsalve. Otra entidad que viene pidiendo la medida es la Personería Municipal, la cual, a través del personero Andrés Santamaría, argumentó que “venimos insistiendo en el Plan Desarme para Cali, en hacer una prueba por dos meses para ver si podemos, junto con otras medidas, disminuir estos altos índices de violencia. No podemos permitir más hechos violentos, como la masacre de ocho personas en un solo lugar del nororiente de la ciudad”. Sobre la investigación de la masacreLos vídeos de las cámaras de seguridad de la Discoteca Barra La 44 y de sus alrededores serán una pieza clave para la investigación del caso de la masacre. En uno de los vídeos, según una fuente cercana a la investigación, se puede observar que fueron tres personas las que irrumpieron en el lugar y dispararon contra una mesa en la que estaban varios integrantes de una banda delincuencial. Los autores del hecho, uno de los cuales fue capturado cuando intentaba huir, llevaban armas cortas y, al parecer, estaban apoyados por varios miembros de la banda ‘la 39’ o ‘Bello Horizonte’, que delinquen en el barrio del mismo nombre. “Se cree que cerca del establecimiento había ‘campaneros’, algunos de ellos en motocicletas custodiando el ataque. Todas estas pruebas se están recolectando con los videos y las declaraciones de los testigos”, afirmó la fuente.Otro investigador reveló que, gracias a estos vídeos, por ejemplo, se pudo determinar que en el sitio no hubo intercambio de disparos, a pesar de que las primeras informaciones indican que tres de las víctimas tenían antecedentes judiciales y serían parte de la banda delincuencial ‘la 40’, objetivo del ataque.Durante el fin de semana la Policía realizó controles en la Comuna 12 y sus alrededores, para evitar retaliaciones y capturar a los otros autores del hecho.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad