Impunidad en violencia sexual crece en Cali, según estudio de la Procuraduría

Impunidad en violencia sexual crece en Cali, según estudio de la Procuraduría

Julio 16, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Colprensa
Impunidad en violencia sexual crece en Cali, según estudio de la Procuraduría

Según un informe de la Procuraduría General, el año pasado sólo el 5% de los casos de agresiones sexuales denunciados en Colombia terminó en fallos judiciales.

En el 2011, en Colombia el 30 por ciento de los casos se archivó. En Cali, el 72 por ciento de las denuncias no se investigó.

Del total de denuncias presentadas en Colombia en el 2011 ante las unidades de Atención Integral a Víctimas de Violencia Sexual (Caivas), el 30% se archivó y sólo el 5% condujo a algún tipo de fallo judicial.Así lo reveló el más reciente estudio de la Procuraduría General de la Nación sobre agresores sexuales y las actuaciones jurídicas adelantadas en el país para enfrentar este tipo de delitos. El informe, que fue conocido por Colprensa, señaló que aunque se ha avanzado en los últimos años en materia institucional y legal, la impunidad continúa. Según la Procuraduría, la falta de condenas se debe a que un alto porcentaje de los procesos son archivados. “En materia de delitos sexuales, municipios como Villavicencio archivaron en el 2011 el 81% de sus procesos; Cali, el 72%; Florencia, el 67%, y Cúcuta, el 54%. Esta situación se convierte en un importante factor de impunidad”, manifestó la Procuraduría.En la lista le siguen Santa Marta, con el 45%; Tunja, el 40%; Palmira y Bogotá, 38%; Neiva, 36%; Armenia, 30%; Cartagena, 29%; al igual que Manizales e Ibagué, con el 23%.Este mismo análisis reportó que en el promedio nacional sólo el 5% de las denuncias terminó en fallos. Este porcentaje en Cali es del 6,6%, en Bogotá del 4,6%, en Medellín del 2,5% y en ciudades como Barranquilla y Pereira es inferior al 1%.Con estas estadísticas, la Procuraduría dio cuenta de un excesivo archivo de denuncias que “a menudo no es debidamente motivado”, así como de deficiencias en las investigaciones, pues el 64% de las denuncias ante las Caivas está en esta etapa.Así las cosas, el Ministerio Público cuestionó la efectividad del sistema penal acusatorio y auguró un panorama difícil, pues -a su juicio- el incremento de investigadores, fiscales, procuradores y jueces no permitirá reducir sustancialmente la congestión judicial.“Si bien el Sistema Penal Oral Acusatorio mejoró las garantías de los procesados, su efecto sobre los problemas estructurales de la justicia ha sido insignificante, por cuanto aún persisten las dificultades de acceso, congestión, retraso e impunidad”, sentenció.Pero la discusión no termina allí. La Procuraduría señaló que aunque ha habido un aumento de la práctica de exámenes sexológicos por parte del Instituto Nacional de Medicina Legal a las presuntas víctimas, no es suficiente, teniendo en cuenta los avances institucionales para enfrentar los delitos de violencia sexual.Por otro lado, el Ministerio Público sostuvo que Bogotá, Medellín, Cali, Neiva y Pereira son las ciudades del país con el mayor volumen de procesos, mientras que Arauca, Palmira, Cartago, Riohacha y Soacha (Cundinamarca) son los municipios donde hay menos reportes. “Se observa que Bogotá muestra un mayor nivel de violencia en sus agresiones, al ocupar el primer puesto en materia de accesos carnales, con un 25%, y el segundo en actos sexuales abusivos con menores de 14 años”, indicó el documento de la Procuraduría. Por su parte, Barranquilla está en segundo lugar de acceso carnal violento, con un 12%, y ocupa el tercer puesto en actos abusivos, mientras que Tunja tiene el deshonroso primer lugar en actos sexuales abusivos con menores de 14 años de edad.Los agresoresLa Procuraduría General también desarrolló un perfil de los posibles agresores y asaltadores sexuales. Según la entidad, la mayoría de estas personas está entre los 19 y 30 años y sufre de una alteración en su comportamiento. Asimismo, puede ser antisocial, impulsiva y fría para actuar fuera de su hogar. Puede manejar tabúes y ser cordial, pero a la vez impulsiva.“La mayoría son capturados como delincuentes sexuales cuando cometen varios accesos carnales violentos y tienen posibilidades de ascender en la escala de la delincuencia, ya que el 30% de las agresiones sexuales está asociada a otros delitos, como el homicidio y las lesiones personales”, indicó el informe. Este tipo de asaltador, de acuerdo con los estudios sobre el tema, se puede potencializar en su actuar criminal por el uso de licor o drogas o la ocurrencia de un hecho traumático en su vida.Por otro lado, el informe caracterizó al agresor sexual intrafamiliar como una persona que se encuentra -con más frecuencia- entre los 31 y los 40 años de edad, que puede ser narcisista y que maneja relaciones de poder.De acuerdo con los análisis, este tipo de agresor no se reconoce fácilmente en una cárcel, probablemente para evitar algún tipo de rechazo. Se trata de una persona que padece trastornos sexuales y a la que se le dificulta no volver a cometer la agresión.Tenga en cuentaDe acuerdo con la Procuraduría, las agresiones sexuales ocurridas al interior de la familia tienen mayor tendencia a ser negadas, lo que puede generar respaldo hacia el agresor.Se comete un error al considerar que sólo los hombres agraden sexualmente en el contexto intrafamiliar.Según los estudios, en las cárceles los delincuentes sexuales viven subordinados a los ‘jefes’ de los patios, por temor a ser agredidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad