Iglesia y comunidad educativa exigen que se esclarezca caso de profesor que murió en Cali

Agosto 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

A través de un comunicado, el Arzobispo de Cali lamentó las muertes del profesor y de un policía, registradas en confusos hechos el pasado domingo, pero también pidió que las autoridades esclarezcan que ocurrió ese día.

Estudiantes, profesores e incluso la Iglesia Católica solicitaron a las autoridades que se esclarezcan los hechos en los que murió el profesor Francisco Javier Ocampo Cepeda, que terminaron también con la muerte de un policía el pasado domingo. Los estudiantes del Colegio Antonio José Camacho realizaron una marcha desde la sede de la Institución hacia el CAM, en la cual pidieron que se limpie el nombre del docente, pues aseguran que no es cierta la versión de la Policía de Cali de que Ocampo Cepeda se enfrentó a bala con un grupo de uniformados que lo iban a requisar y que se encontró en su poder una pistola nueve milímetros y un panfleto amenazante de 'los Rastrojos'.El rector de la institución educativa, César Ocoró, afirmó que sus estudiantes están muy "adoloridos e indignados por lo sucedido". Dijo que la marcha no sólo es para exigir que se investigue "a fondo" qué pasó en la madrugada del pasado domingo, sino también para rendir homenaje a 'Pacho', como llamaban a su docente. "Él era un hombre de paz y convivencia, defensor de los derechos humanos. Queremos que digan la verdad".Yaneth Herrera, quien fue profesora del Antonio José Camacho y amiga de Ocampo Cepeda, señaló que con la movilización están pidiendo que la Policía "aclare este asesinato, porque consideramos que es un falso positivo. Sabemos que Francisco no era un delincuente como lo quieren señalar las autoridades". La Unión de Estudiantes de Secundaria, UNES, a través de un comunicado hizo un llamado a "la Fiscalía, la Personería Municipal, la Defensoría del Pueblo, la Procuraduría General de la Nación, organizaciones de derechos humanos y demás organismos competentes, par que hagan lo propio de sus funciones con el fin de aclarar lo ocurrido".Por su parte, el arzobispo de Cali, monseñor Darío de Jesús Monsalve, exigió a las autoridades "la más completa claridad en torno a esta tragedia", pues Ocampo fue profesor del colegio Lacordaire y de la Fundación Universitaria Lumen Gentium, adscrita a la Arquidiócesis."Es apremiante la verdad y solo la verdad ante estas muertes, por dolorosa que la misma fuere", dijo monseñor Monsalve. Además, envió sus condolencias y solidaridad a la familia del docente y del policía y pidió "apremio a las autoridades y al deber de los medios de comunicación y de la ciudad entera por no dejar asesinar más la verdad de los hechos y, menos aún, la verdad del bien y del derecho, la verdad de la vida de unos hombres y unos colectivos a los que estaban vinculados". El Arzobispo de Cali señaló que las autoridades que investigan el hecho, en este caso el CTI de la Fiscalía, " tienen esta vez un compromiso muy serio con la conciencia pública, con el dolor y la tragedia de unas familias y de grandes comunidades educativas en las que el difunto docente estuvo como hombre de bien y de valor humano, como defensor de la verdad y del derecho, como educador de niños, adolescentes y jóvenes".Cabe recordar que el docente murió durante un cruce de disparos con uniformados de la Policía Nacional, en el cual también murió un patrullero y otro resultó herido. La Policía ha dicho que Ocampo Cepeda disparó en contra de los agentes, a pesar de que estos le pidieron que se entregara y que tenía en su poder una pistola nueve milímetros y un panfleto amenazante de 'los Rastrojos'. Sobre la investigación, una fuente del CTI de la Fiscalía aseguró que se mandaron unas pruebas a Bogotá para determinar si el profesor disparó el arma. También, dijo la fuente, se están haciendo cotejos de los testimonios y las trayectorias de las balas, de acuerdo con las necropsias, para así determinar qué pudo haber sucedido.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad