Hoy se reanudan los diálogos de paz en La Habana entre Gobierno y Farc

Diciembre 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Hoy se reanudan los diálogos de paz en La Habana entre Gobierno y Farc

Los delegados de las Farc y el Gobierno para el proceso de paz.

Hoy, tras 24 días de receso obligado de los diálogos de paz, regresarán a la mesa de conversaciones en Cuba el Gobierno y las Farc. Las partes continuarán la discusión sobre víctimas y el desescalonamiento del conflicto

Tras 24 días de receso obligado por cuenta del secuestro del general (r) Rubén Darío Alzate y en medio de la polémica sobre si darle o no al narcotráfico la categoría de delito político, se reinician hoy los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc, en Cuba. Lea también: Cancilleres reiteran total respaldo al proceso de paz. Precisamente, el presidente Juan Manuel Santos dijo desde México que espera que las conversaciones se hagan con “entusiasmo y seriedad” para que puedan tener el “final feliz” esperado.Aunque trascendió que los integrantes de la delegación del Gobierno ya llegaron a Cuba, solo hasta hoy se reiniciará el ciclo 31 de conversaciones para seguir el estudio del punto cuatro de la agenda relacionado con las víctimas. Esta ronda iría hasta el 17 de diciembre. Un día antes llegaría el quinto y último grupo de víctimas a La Habana.En un comunicado conjunto, las partes precisaron que durante esta semana se discutirá la posibilidad de implementar el desescalonamiento del conflicto.Debate por propuestaLa controvertida propuesta relacionada con incluir el narcotráfico en la lista de delitos políticos —que se conoció el jueves y que el presidente Juan Manuel Santos habría planteado en una entrevista radial— fue calificada ayer de “vergüenza” por el expresidente Andrés Pastrana.En carta enviada a Santos, Pastrana criticó que el Mandatario haya hecho la propuesta de amnistía como pago a la liberación del general Rubén Darío Alzate, quien había sido secuestrado por las Farc. “Ya sea como pago del rescate de un general o claudicación de principios ante la guerrilla para lograr su firma a cualquier costo, el acto presidencial constituye una vergüenza. El amparo del narcotráfico bajo la sombrilla del pretexto político es la genuflexión del Estado colombiano ante el poder del crimen organizado”.Luego aseguró que “sumada a las concesiones territoriales de las zonas de reserva y políticas de las circunscripciones para las Farc, la amnistía al narcotráfico acerca cada día más al país a la firma de un acuerdo peligrosamente desfavorable para nuestra democracia”.Al respecto, el presidente Juan Manuel Santos aseguró que no aceptará que se incluya al narcotráfico como un delito conexo al político, sin embargo aclaró que el uso de dineros provenientes de esa actividad ilegal para financiar la rebelión sí podría ser incluido en el marco de la justicia transicional. Lea también: Los que ganaron y perdieron con la suspensión del proceso de paz. Tras las críticas a la iniciativa, el Presidente argumentó que la ampliación de los delitos conexos a los delitos políticos se circunscribe específicamente a la eventual participación política de las Farc, es decir, no tendría que ver con la parte penal, regida por el marco jurídico para la paz. “Por ejemplo, una guerrilla tiene armas y el delito de importar armas no es un delito político, entonces ¿cómo hace uno la paz si ese delito no es un delito conexo?”, argumentó el jefe de Estado. El Mandatario colombiano hizo la declaración en el marco de la XXIV Cumbre Iberoamericana, sin embargo para algunos sectores la confusión en torno a este tema es mayor, pues por segunda vez en menos de una semana, Santos explica sus polémicas declaraciones que abrieron la posibilidad de incluir el narcotráfico en los delitos políticos.Al debate se suma una controvertida afirmación del expresidente estadounidense, Bill Clinton, quien en entrevista con la W Radio, indicó que su país daría apoyo a la propuesta del presidente Santos, si se comprueba un respaldo amplio por parte de la sociedad a los diálogos de paz.“Si se alcanza un acuerdo de paz que tenga un amplio apoyo en Colombia, creo que Estados Unidos podría apoyarlo porque sabemos que los beneficios de la paz son importantes”, sostuvo Clinton, al tiempo que agregó que “si él (Santos) puede lograr un acuerdo que sea aceptado en casa, el resto de nosotros se sentirá inclinado a aceptarlo también”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad