Hombre asesinó a su mujer en el MIO porque ella lo iba a dejar

Abril 04, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Periódico Qhubo

Hernando Lucumí señaló que no estaba en sus cabales cuando atacó con un cuchillo a su compañera sentimental Rubiela Díaz. Por ello, no se allanó a los cargos por homicidio. Según él, Rubiela ya no lo amaba y sólo lo quería sexualmente.

Hernando Lucumí no soportó la confesión que le hizo la mujer que él amaba desde hacía cinco años. Ella, según les contó él mismo a los fiscales, le dijo que no lo amaba y que “sólo me quería para utilizarme sexualmente”. Al menos esa fue la primera declaración que entregó a la Fiscalía el hombre de 54 años que degolló a su ex compañera sentimental Rubiela Díaz Pantoja dentro de un bus del MÍO el pasado sábado en horas de la mañana, en el norte de Cali.No obstante, durante la audiencia de imputación de cargos, el acusado no se allanó a los cargos porque, según sostuvo, no estaba en sus cabales, ya que el crimen lo cometió en un momento de ira. Por eso, ayer en la tarde, un juez le dictó medida de aseguramiento y lo remitió a la cárcel de Villahermosa. De acuerdo con su propia versión y la de algunos allegados a la pareja, Hernando Lucumí y Rubiela Díaz Pantoja, de 36 años, tenían una relación sentimental desde hacía cinco años aunque no vivían juntos. Se habían separado y estaban en conversaciones para volver.Ambos vivían en Palmira, pero en diferentes sectores, él en el barrio Berlín y ella en Las Palmeras. Algunos vecinos de Rubiela manifestaron que en ocasiones la pareja protagonizaba enfrentamientos.Precisamente, según comentó Lucumí en su primera declaración, cuando iban viajando en el MÍO estaban discutiendo, pero en voz baja.Ellos habían salido desde muy temprano de Palmira y la víctima le había pedido que la acompañara a una cita odontológica en la Universidad Santiago de Cali.Durante el recorrido en el bus de la ruta T31, Rubiela le había dicho que tenía que hablar con él para contarle una verdad: que lo estaba utilizando sexualmente y que ya no lo quería.El hombre, que le dijo a las autoridades que estaba muy enamorado de la mujer, confesó que no se aguantó lo que su amada le acaba de contar y que cuando el bus del Masivo Integrado paró y abrió la puerta, él le clavó en la garganta el cuchillo, el mismo que siempre cargaba para defenderse de los ladrones, pues había sido víctima de varios atracos.No obstante, de acuerdo con el boletín de la Policía, la señora Díaz Pantoja presentaba múltiples heridas en el cuello y en la caja torácica, falleciendo en el lugar. Hernando Lucumí expresó que una vez cometido el crimen salió a correr hasta donde pudo, tomó un taxi y se dirigió al ‘Terminalito’, en la Carrera Primera con Calle 70, para dirigirse hacia Palmira.También contó que a las 9:00 p.m. tomó la decisión de dirigirse a la Fiscalía de la Ciudad de las Palmas para presentarse de manera voluntaria.Un familiar de Lucumí le contó a un reportero de que el hombre era neurasténico, pero que jamás se imaginaron que fuera a hacer algo tan atroz.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad