Hinchas de Millonarios agredidos dieron detalles de hechos en que resultó muerto un joven

Junio 24, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
Hinchas de Millonarios agredidos dieron detalles de hechos en que resultó muerto un joven

Amigos de la familia de Óscar Eduardo permanecen en Medicina Legal, en Cali, pendientes de la entrega de su cuerpo.

Un hincha de millonarios, herido en una riña cerca al estadio a las 10:00 a.m., relató a El País cómo fue ese primer ataque. El compañero de Oscar Sandino, quien murió en otro hecho, cuenta los detalles de esa segunda agresión.

El viernes en la tarde, un grupo de amigos hinchas del Millonarios llegaron a Cali desde Bogotá. La noche de ese día durmieron en la casa de un amigo, compañero de la barra, en el norte de Cali. El sábado en la mañana el grupo se dividió. Cuatro de ellos salieron hacia el Pascual Guerrero. Cerca de las diez de la mañana, José Barrera iba adentro de un taxi con tres amigos hinchas del Millonarios. Atravesaban la Calle 5, a la altura de la Carrera 34. Ninguno llevaba camiseta azul: José vestía una camiseta de Colombia y los demás usaban camisetas blancas. Adelante, antes de bajarse del taxi, José vio un tumulto verde. Luego, el tumulto estaba sobre él. Gritaban: Rolos, rolos, aquí están. Algunos de sus compañeros alcanzaron a correr. José sintió un chuzón sobre su brazo derecho, a la altura del bíceps. Pudo correr un poco antes de ser alcanzado por una patada. A menos de 500 metros del lugar en donde fue golpeado está el CAI de la Policía. Sin embargo alcanzaron a agredirlo: la puñalada cortó la arteria braquial. Algunos policías llegaron en medio de la golpiza. Recibió otra puñalada menos profunda en su brazo izquierdo. Algunos de sus amigos pudieron huir. Otros dos fueron conducidos con él al HUV. El hecho ocurrió hacia las 10:00 a.m. Se trataba del primer ataque a hinchas del Millonarios por parte de hinchas del Cali. Ese día se contarían dos de esas agresiones. La segunda acabaría con la vida de Óscar Sandino. Eran las cuatro de la tarde cuando Óscar y David salieron desde el norte de Cali hacia el Pascual Guerrero. Sabían que no podían usar camisetas azules, así que vestían de blanco. Mientras el taxi avanzaba por la Avenida Roosevelt, ellos veían a los hinchas del Cali: observaban en silencio, tratando de no parecer demasiado curiosos, de no lucir como extraños. Fue en esa misma Avenida, en la Carrera 28, que un grupo de hinchas llegó hasta el taxi, gritando de nuevo: rolos, rolos..., y bajaron a David y a Oscar del carro. David sintió cuatro agudos punzones sobre su cuerpo y un golpe seco en el rostro. Ayer, después de ser intervenido quirúrgicamente, se enteró de que fue apuñalado cinco veces: tres sobre su abdomen, una en la espalda y otra en la parte izquierda de su rostro. Está sobre la cama, semidesnudo, respirando con dificultad, el cabello largo aun manchado de sangre. Recuerda muy poco de todo eso, recuerda un tumulto sobre él y luego el dolor. Recuerda haber visto a Óscar gritando. Ayer, después de la cirugía a la que fue sometido, se enteró de la muerte de Óscar. La voz de David es baja. Habla lentamente. "Espero que no haya impunidad", dice, "no puede ser que uno vaya a ver un partido de fútbol y pueda terminar muerto". Horas antes, la Policía confirmaba oficialmente la captura del presunto autor del asesinato de Óscar Sandino. Según el subcomandante de la Policía de Cali, coronel Jorge Iván Toro, se trata de un joven de 18 años, capturado "gracias a la pronta acción de los uniformados en el lugar de los hechos". José espera para ser dado de alta y volver a Bogotá. David debe esperar, sus heridas son demasiado graves. Según le dijeron los médicos, está vivo por un milagro.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad