Hay que repensar el marco jurídico para desmovilizados de las Farc: FIP

Septiembre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

La ONG pide que se ponga en primer plano los derechos de las víctimas a la justicia y a la reparación y se analicen, al mismo tiempo, las implicaciones de acoger a los guerrilleros desmovilizados en la Ley de Justicia y Paz.

Abrir el debate sobre las normas jurídicas que se aplican para desmovilizados de las Farc es la conclusión más importante que se deriva del estudio que realizó la ONG Fundación Ideas para la Paz sobre el proceso de desmovilización de los llamados "mandos medios" de esa guerrilla.Se trata de poner en primer plano los derechos de las víctimas a la justicia y a la reparación y de analizar, al mismo tiempo, las implicaciones de acoger a los desmovilizados de las Farc en la Ley de Justicia y Paz, que fue creada en el marco de un proceso con las estructuras paramilitares.“Es necesario hacerle un zoom al tema. Tenemos 23.000 desmovilizados individuales. ¿Hemos aplicado el mismo rasero de verdad, justicia y reparación y no repetición que aplicamos a los 'paras'", se pregunta Gerson Arias, coautor del informe en el que se revela que de 15.000 desmovilizados de las Farc, 589 hicieron solicitud para ingresar a Justicia y Paz y solo hubo 107 postulaciones. Entre el 2002 y septiembre de 2009 se desmovilizaron 1.236 mandos medios de las Farc, 23,8 por ciento decidieron salir del grupo ilegal para volver a estar con su familia, 17,6 estaba cansado de la vida como combatiente y 14,12 por ciento no lo decidió, sino que se desmovilizaron colectivamente. En el caso de las AUC, 30,77 por ciento no lo decidió, se desmovilizó colectivamente, 19,23 por ciento lo hizo para volver a estar con la familia, 12,18 por ciento estaba cansado de la vida como combatiente y 7,69 por ciento lo hizo para empezar una nueva vida y formar una familia. Las razones por las que se dieron las desmovilizaciones está la presión militar, el trato de comandantes y desmoralización, el deterioro ideológico y el narcotráfico, así como por desconexión con la población y por tener un reencuentro con la familia y los hijos. Toda organización cuando la “voz” no es tomada de forma general y eficaz, la opción de salida tiene una probabilidad muy alta, por eso muchos de los desmovilizados manifiestan que su salida de los grupos al margen de la ley se debe a la falta de reconocimiento y a una evaluación de riesgos y oportunidades."Nuestra percepción es que esto no está sirviendo para las desmovilizaciones individuales", señaló el investigador al explicar que el 70 por ciento de los desmovilizados de esa organización lo hicieron después del 25 de julio de 2007.“Es decir, siguieron delinquiendo después de la entrada en vigencia de la ley. ¿Qué pasa? Hay una incertidumbre jurídica y una alta probabilidad de ir a la cárcel", enfatizó.Las personas que hayan cometido crímenes de lesa humanidad no son beneficiarios de la ley, por lo que Arias afirmó que “gran parte de los desmovilizados individuales están libres y están recibiendo los beneficios".Lo que podría estar sucediendo, según el experto, es que no haya información exacta sobre quiénes son los desmovilizados, que ellos estén mintiendo o que le hagan 'conejo' a la ley, tanto porque se encargan primero de buscar si tienen o no órdenes de captura, o por deficiencia del Estado.Una de las consecuencias de no tener un marco jurídico claro para las Farc, que garantice su reintegración y los derechos de las víctimas, es una posible disminución de las desmovilizaciones individuales. Para reflejar esto, Arias citó como ejemplo el caso de alias Julio Mostro, segundo comandante del frente 10 de las Farc.“Después de una gran estrategia para que se desmovilizara (convencerlo, movilizar a su familia) él se viene a Bogotá y antes de presentarse oficialmente al proceso se entera que tiene órdenes de captura, llevaba más de 20 años en las Farc y se va porque la cárcel no le sirve", explicó Arias.Importancia estratégica de los mandos mediosLos mandos medios de la guerrilla son vitales a nivel estratégico para entender a esa organización y saber así hacia dónde va. "En el Programa de Atención Humanitaria, Pahd, se ha utilizado la información para hacer inteligencia operativa pero, ¿se ha utilizado para inteligencia estratégica? Es saber, por ejemplo, cómo podemos ir avanzando en preparar un escenario de negociación y cómo hacer previsión de reclutamiento ", dijo Arias. La FIP no obstante resalta la información brindada por estas personas desmovilizadas, que han recibido desde el 2003 al 2009 un total de 4.036 pagos por un valor de 27.000 millones de pesos, y esto sí ha permitido avances que han capitalizado las Fuerzas Militares. Fundación critica que en la Alta Consejería para la Reintegración, ACR, se traten a todos los desmovilizados por igual."No existen criterios diferenciadores en cuanto a guerrilleros versus paramilitares, ni mucho menos bases y mandos medios. Podría haber un error estratégico en cuanto a mantenerlos en la legalidad ", indicó el investigador. La directora de la Fundación, María Victoria Llorente, reconoció que la ACR tiene que tratar con cerca de 25.000 desmovilizados y sus familias y la dificultad que esto genera para generar programas de reintegración en específico para mandos altos, medios y bajos medios pero considera que "hay que empezar a pensar que hay diferencias muy claras entre paramilitares y las Farc". Las diferencias consistirían en las posibilidades de reintegración y el apego al programa por parte de los guerrilleros. La pregunta se podría entonces, dice la FIP, formular así: "¿El programa de reintegración que aplicamos hace cuatro años sirve para las Farc, o no?". El informe cita a alias Karina cuando en octubre de 2009 dijo: "Yo sé que los mandos medios son el instrumento más importante de las Farc para cometer sus actos”. Con esta frase, la FIP quiere resaltar la importancia de cerca de 2.000 mandos medios desmovilizados que requieren seguridad y respeto a los Derechos Humanos.Las cifras consolidadas por la FIP muestran que en el año 2009 hubo un descenso en las desmovilizaciones que se venían presentando en los medios y bajos integrantes de esa organización y considera que una de las razones son los denominados 'falsos positivos'."Si tenemos en cuenta que los mandos medios tienen información de todo lado, ellos fueron los primeros que se dieron cuenta de los 'falsos positivos' y por eso dicen que no se entregan", aseguraron desde la Fundación. La explicación oficial sobre el descenso, dice Arias, es que hubo una declive natural del 35% de las desmovilizaciones.Atanción al desmovilizadoPara la FIP, el potencial de los mandos medios hay que utilizarlo con labores de impacto para la reintegración, de forma tal que el liderazgo que tienen sobre los otros integrantes se convierta en algo positivo que logre más desmovilizaciones.Así mismo, considera que se debe plantear la opción de que estas personas tengan espacios de participación política, una vez salden sus deudas con la justicia, de la misma forma como lo hicieron en la década de los noventa los guerrilleros del M19.Igualmente, la FIP pide mayor articulación entre el Programa de Atención Humanitaria, el Ministerio de Defensa y la ACR y sugieren un proceso de retroalimentación de la ACR con los desmovilizados e iniciar un proceso de aprendizaje sobre reintegración económica, atención psicosocial, capacitación, reintegración comunitaria y perspectiva de género.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad