¿Hasta dónde el Gobierno puede ceder ante las peticiones de las Farc?

¿Hasta dónde el Gobierno puede ceder ante las peticiones de las Farc?

Septiembre 08, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Redacción de El País, Bogotá
¿Hasta dónde el Gobierno puede ceder ante las peticiones de las Farc?

Los negociadores del Gobierno con las Farc deberán manejar con cuidado las solicitudes de la guerrilla, a fin de que no se terminen otorgando concesiones que puedan llevar a fortalecer a quienes, hasta hoy, están alzados en armas contra el Estado.

La guerrilla de las Farc ya mostró algunas cartas pero de inmediato el Ejecutivo dio negativas a esas peticiones. Comenzó el ‘tire y afloje’ del proceso de paz.

La exploración de los diálogos con la guerrilla de las Farc, que emprendió el Gobierno Nacional, abrieron el debate sobre hasta qué punto el Ejecutivo puede ceder en las concesiones que van a solicitar los negociadores de los subversivos para una eventual firma de la paz.De hecho, los voceros de la guerrilla ya pusieron algunas cartas sobre la mesa, a fin de que el Gobierno dé respuestas para determinar si se abre paso oficial a los diálogos que se emprenderán en Oslo (Noruega).Desde La Habana, Cuba, los jefes guerrilleros y negociadores de ese grupo ilegal ya tiraron las primeras líneas y lanzaron solicitudes al Gobierno que ponen los acercamientos en el espectro de las dificultades.Las peticiones de la presencia de Ricardo Palmera, alias ‘Simón Trinidad’ (condenado en Estados Unidos a 60 años de prisión) y el cese el fuego se muestran como las primeras concesiones que los subversivos piden para compartir mesa con el Ejecutivo.Pero el caso de ‘Trinidad’, es solo uno de los temas que se pondrán en la mesa, tanto que se habla que las solicitudes aumentarán con el paso de los días.Es así que los analistas tienen diversas visiones sobre lo que puede acontecer en el desarrollo de los encuentros, debido a que coinciden en que en un proceso de negociación es ‘normal’ que se busquen acuerdos sobre la base de las concesiones que se deben dar para garantizarlo.El analista Alejo Vargas es de la línea que el principio básico de unas negociaciones es “ceder para ganar” y sustenta la tesis cuando dice que en el caso actual “el Gobierno podrá ceder en unas pretensiones de la guerrilla para lograr el objetivo de la paz”.Para Vargas es evidente que en este tipo de procesos existen temas que son “de fácil concesión, otros difíciles y algunos imposibles”, por lo que advierte que “cuando lleguen los temas gruesos se sabrá para dónde van los diálogos”.Entre tanto, el constitucionalista Juan Manuel Charry se enfoca más en el terreno de lo que establece el Marco Legal para la Paz, del que dice “es una norma transitoria de la Constitución que debe ser reglamentada con base en lo que se buscará en los acuerdos”.Charry destaca que “el Gobierno ofrece una justicia benévola”, pero mantiene una línea sobre que hay temas que no tienen posibilidades de negociación, como es la negativa de que los delitos conexos al político (de lesa humanidad, secuestro, genocidio, o crímenes de guerra) determinan la imposibilidad de que quienes los hayan cometido “puedan acceder a ser elegidos popularmente o designados en cargos públicos”.Adicionalmente, si de concesiones se trata, el mismo Marco Legal Estableció una serie de condiciones para su activación, tanto que en su artículo primero determina que se debe cumplir con “la dejación de las armas, el reconocimiento de responsabilidad, la contribución al esclarecimiento de la verdad y a la reparación integral de las víctimas, la liberación de los secuestrados, y la desvinculación de los menores de edad reclutados ilícitamente que se encuentren en poder de los grupos armados al margen de la ley”.Es aquí donde las concesiones pueden cambiar de rumbo y ser el paso que tome la guerrilla de acatarlas. El excomisionado de Paz, José Noé Ríos, tiene claro que es prematuro de hablar de estos ítems de negociación en una mesa que apenas se explora, pero reconoció que en ese proceso “las partes buscarán puntos de equilibrio que no puede terminar en una nueva confrontación”, es decir “llegar a un punto en que las partes están conformes y consolidan el acuerdo”.Reitera que a la mesa de negociación las partes llevarán sus posiciones y solicitudes y es ahí donde los negociadores deberán mostrar ‘sus habilidades’ para lograr que haya elementos en común que culminen con la firma del acuerdo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad