Hablan las víctimas del 'artista' del engaño en Cali

Hablan las víctimas del 'artista' del engaño en Cali

Agosto 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Camilo Montaño Duque | Especial para El País
Hablan las víctimas del 'artista' del engaño en Cali

La mánager de Miguel Garo alcanzó a prensar dos mil copias de un álbum promocional (foto) que incluía cuatro sencillos que supuestamente eran composición del español.

Este español, que utilizaba como nombre artístico Miguel Garo y que se llamaba así mismo ‘La revolución del Pop Flamenco’, fue capturado por las autoridades el pasado miércoles.

En su faceta como cantante, Miguel García Orellana es señalado de estafar a productores musicales, profesoras de canto, diseñadores de imagen  y a una reconocida manager caleña. Como  abogado, lo acusan de timar a muchos de sus clientes haciéndolos perder sus viviendas, pues litigaba con un tarjeta profesional sin validez. Lea también: Así se descubrió la estafa de un español que fingía ser abogado y cantante en Cali. Este español, que utilizaba como nombre artístico Miguel Garo y que se llamaba así mismo ‘La revolución del Pop Flamenco’, fue capturado por las autoridades el pasado miércoles, ya que en su contra pesaban dos circulares rojas que Interpol expidió  en los años 2014 y 2015.   En Europa la justicia lo requiere  por agredir a  seis policías en una pelea y por hacerse pasar por un oficial de la ley para engañar a una turista uruguaya.   También tiene seis investigaciones en la Fiscalía de Cali por los delitos de  hurto,  falsedad  ideológica en documento público,  amenazas y estafa en menor cuantía.  Entre las denunciantes están su ex manager, una mujer que lo contrató como abogado, la hermana de su actual novia (que lo demandó por amenazas) y una comerciante que le vendió unos muebles de oficina y él no se los pagó. Una de sus dos ex esposas también lo había demandando por inasistencia alimentaria, pero luego la quitó. El País reconstruyó la historia de este hombre y habló con varias personas que trabajaron con él durante su estadía en Cali, tiempo en el que se consolidó en un verdadero ‘artista’ del engaño.Miguel Garo, el cantante La manager que  Miguel quería convencer para que trabajara con él en Cali era vecina suya. La empresaria, quien prefirió reservar su identidad, relata que el español  había escuchado que  ella contaba con un amplio reconocimiento en el ámbito musical y buscó la manera de acercársele. Su tácticas para convencerla fueron un par de canciones que tenía guardadas en su computador, un ‘flyer’ donde aparecía el logo de la disquera Warner Music y mucho carisma. Según cuenta la mujer, Miguel Garo, además de haberle dicho que era primo de David Bisbal, le contó que  Warner se había aliado en su contra, porque Pablo Alborán, el reconocido cantautor malagueño, había ordenado que sacaran del camino a todo aquel que pudiera convertirse en su competencia. “Sí quiero, en dos días podría volverme famoso”, le había dicho Garo en una ocasión, pero como la disquera lo había mandado al banquillo, estaba buscando con urgencia un representante. “Miguel me enseñó las canciones que tenía en el computador, asegurando que eran suyas, pero que aún no las había registrado ante Sayco & Acinpro”, dice la empresaria. Sorprendida por la calidad del sencillo ‘Quiero volar, quiero sentir’, la mujer aceptó trabajar con él. Sin embargo cuenta,   “cuando le pedí el material para empezar a promocionarlo, me respondió que no tenía nada. Mi equipo y yo buscamos algo en la web para tener un punto de partida, pero fue en vano, Miguel Garo no existía como artista”.Desde ese momento, ella empezó a sospechar que  la canción que le había mostrado no era suya, así como  tampoco  la voz que la cantaba. Y estaba en lo cierto. El productor José Brea Ulloa se comunicó el viernes pasado con El País y anunció que demandará a García Orellana por plagio.Relató que el sencillo realmente se llama  ‘Si no es por ti’ y fue compuesto en 2012 por él.  [inline_video:youtube:CkapN3k27qo:0:null] Brea es  un cantante y productor español que ha trabajado con artistas como ‘Andy&Lucas’, ‘Los Rebujitos’ y ‘Belén Moreno’, siendo esta última  quien adquirió lo derechos de la canción presuntamente plagiada por Miguel Garo. [inline_video:youtube:QF9DajOj23c:0:null] “Para mí fue una sorpresa. Un amigo mío que había leído la noticia en su diario me contó que el sujeto había robado mi canción. Reproduje el video y vi cómo este hombre hacía mímica con la canción que yo había subido a la web.  Yo  constantemente comparto maquetas de mis canciones en internet, sospechó que Miguel pudo haberla obtenido desde allí. Al ver el vídeo que publicaron me di cuenta que esa era mi voz”, relató Brea. “Voy a reunirme con mis representantes y buscar la manera que este sujeto responda formalmente por el plagio”, dijo el productor.Pese a las sospechas  que en su momento tuvo la manager caleña acerca de las mentiras de Miguel Garo, ella   continuó con la grabación de un videoclip con el español. “Él quería una súper producción con muchas modelos, hasta quería que la Policía apareciera en una escena”, relata Davinson Solarte, el director del video. “Él le dijo a su manager que me había pagado $30 millones  por el trabajo, pero eso es falso, yo trabajo con artistas que están dándose a conocer, y a él le cobré un millón  de pesos por todo”, recuerda.  En el rodaje de ese video, también participó la modelo Vannesa Jaramillo, quien dice que Miguel García no le daba buena ‘espina’. “Durante los tres días que trabajé con él, se me insinuó muchísimo, la situación fue muy incómoda. Yo le dejé las cosas muy claras, porque me buscó después del rodaje a proponerme que saliéramos”, dice. Debido a todas las complicaciones que surgieron durante la grabación, en la que el español llegaba tarde a los sitios, amenazaba constantemente al director, y siempre estaba pidiendo dinero para sus viáticos, la relación entre la mánager y Miguel se empezó a deteriorar. La empresaria cuenta que tras haber terminado  su relación laboral, Miguel nunca les pagó a los diseñadores que trabajaron en la creación del disco y tampoco saldó la deuda que tenía con una profesora de canto que le había hecho un diagnóstico de voz.  “El señor Miguel García debe tomar clases de canto, porque en cuestión de manejo de la voz, es como un niño al que hay que enseñarle a caminar”, había sido el diagnóstico de la maestra. [[nid:455680;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/miguel-garo-2.jpg;full;{La autoridades de Migración Colombia detuvieron a Miguel José García, un ciudadano español que tiene nueve denuncias por estafa en Colombia y era solicitado por las autoridades en España.Cortesía Migración Colombia}]] La empresaria, quien lo denunció ante las autoridades, cuenta que tampoco le reconoció los $10 millones de pesos que ella había invertido en el patrocinio de su carrera, que incluían la producción y distribución de dos mil discos promocionales,  publicidad y manejo de  redes sociales, entre otros.  También aseguró  que Miguel nunca devolvió la ropa que ella había conseguido en calidad de préstamo para las grabaciones, cuyo costo superaba los $4 millones.  Miguel García Orellana, el abogado.  “Han dicho que Miguel estafaba a gente de plata, eso es mentira. En su bufete de abogados siempre venían personas muy humildes, que tenían hipotecadas sus casas en barrios como Charco Azul o Calipso, y él les cobraba un montón de plata y después dejaba perder las viviendas, lo único que hacía era poner tutelas para demorar el proceso”,  cuenta un abogado que trabajó en el mismo edificio en el que Miguel García tenía su bufete ‘Grupo Columbia Abogados SAS’. “Él era un seductor con mucha facilidad para convencer a las personas. Pero al conocerlo comprobé que no tenía muchos conocimientos en materia legal”, agregó su ex vecino de oficina. Según las investigaciones adelantadas por Migración Colombia, García Orellana decía ser abogado de una reconocida universidad española y oficiaba en Colombia con un título de homologación falso.  “Pudimos corroborar que la credencial de abogado  no era legal y que la usaba para estafar a varios ciudadanos colombianos”, afirmó Darío Daza, director regional de Migración Colombia, entidad que depende de la Cancillería. Miguel García Orellana o Miguel Garo, su supuesto nombre artístico, se encuentra recluido en la estación de Policía de El Guabal, en espera de que España pida su repatriación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad