Habitantes de Tuluá viven atemorizados por los extorsionistas

Mayo 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Tuluá y Cali
Habitantes de Tuluá viven atemorizados por los extorsionistas

Este año han detenido 30 integrantes de 'los Rastrojos' y 'los Urabeños' que, según la Policía, estaban dedicados a la extorsión y al secuestro. Entre los detenidos figuran: alias Rambo y alias el Flaco, pertenecientes a la estructura liderada por alias Picante y alias el Enano.

Comunidad denuncia que dos personas han sido asesinadas por no pagar el 'boleteo'.

El asesinato de un universitario, porque, al parecer su padre, propietario de un supermercado, no pagó $100 millones que un grupo de delincuentes le estaba exigiendo, prendió las alarmas de la comunidad que les exigió a las autoridades acciones contundentes para contrarrestar el flagelo de la extorsión en Tuluá.A este hecho, que conmocionó a los tulueños y que se registró en un establecimiento público el pasado 23 de marzo, le siguió una serie de atentados con explosivos, en las viviendas de personas que presuntamente están siendo presionadas para que cancelen millonarias sumas.Uno de los atentados se presentó el 22 de abril en la casa de un comerciante en el barrio Céspedes, donde hombres desde una moto lanzaron una granada.Según el exgobernador del Valle, Gustavo Álvarez Gardeazábal, el empresario es uno de los 20 comerciantes tulueños que han tenido que abandonar la ciudad en los últimos meses por las amenazas. El atentado se registró luego de que el empresario denunciara.Álvarez ha señalado que detrás de las intimidaciones está una banda llamada los ‘Malucos’, quienes además de las llamadas telefónicas y de los panfletos, les envían a sus víctimas el número del Pin de un celular para establecer las condiciones del pago de la extorsión.Hace veinte días, en una oficina de apuestas, delincuentes dejaron abandonado un paquete con un artefacto que fue desactivado por la Policía. Y el caso más reciente fue denunciado la semana pasada por los familiares de John Harold Pérez González, un comerciante de verduras, a quien desconocidos le estaban exigiendo una cuota para dejarlo vender cilantro en la plaza de mercado. "Desde hace varios días le estaban pidiendo plata para dejarlo trabajar y como no él no quiso ceder a esas exigencias, lo mataron", manifestó uno de los hermanos de la víctima.Sin embargo, en un consejo de seguridad que se realizó en el despacho del Alcalde el pasado lunes, el secretario de Gobierno de Tuluá, John Jairo Gómez, dijo que oficialmente no se conoce de una sola denuncia de extorsión.Pero un mes antes, en otro consejo que presidió el Ministro de Defensa, se tomó la decisión de trasladar a Tuluá un grupo de 50 miembros del Gaula del Ejército. “Lo que hemos encontrado es que la gente aún tiene miedo de denunciar”, indicó uno de los oficiales que comanda ese grupo.A su turno, el comandante de la Policía Valle, coronel Mariano Botero Coy, dijo que en Tuluá se han adelantado campañas preventivas. Y agregó que como resultado de esa sensibilización, a la fecha se conoce de 21 denuncias. "Estamos fortaleciendo los grupos especiales de investigación e inteligencia", manifestó Botero.Quiénes están detrásTuluá ha sido uno de los bastiones de 'los Rastrojos' en el Valle y pese a que varios de sus miembros, como alias Picante, han sido capturados, todavía queda otra facción de este grupo. Se trata del ala liderada por alias Porrón, quien había estado en guerra con 'Picante' y, al caer éste detenido, se quedó con parte de su poder.Fuentes de inteligencia han revelado que detrás de las extorsiones en la Villa de Céspedes están alias Porrón y uno de sus hombres, apodado el 'Maestrico', quien desde Cali coordina todos los 'boleteos.'Porrón', quien había sido detenido en el 2012 pero luego liberado por orden de un juez, es un sicario de 34 años, que heredó la estructura delincuencial de alias Jerry o John Steven, jefe de los ‘Rastrojos’ en Tuluá, capturado en Santa Marta y luego condenado."La situación es tan grave que hasta antiguos narcos que se retiraron del negocio y eran respetados en Tuluá también han sido extorsionados. Les exigen sumas desde $100 hasta $200 millones", aseguró un tulueño.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad