Habitantes de Toribío exigen más acciones en contra de la guerra

Julio 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Entre tanto, el presidente Juan Manuel Santos anunció que el próximo miércoles realizará un consejo de ministros en ese municipio del norte del Cauca, para evaluar la situación.

Una mujer alza la voz. Pide el micrófono a los líderes indígenas y toma la palabra. Luce indignada. A gritos lanza una frase que deja pensativos a los presentes en el parque central de Toribío (Cauca): “Ya no hablemos más, no nos reunamos más. ¡Es hora de actuar!”. Hace un año -el 9 de julio del 2011-, en esta misma plaza, aquella mujer también gritaba. Una ‘chiva bomba’ había matado en segundos a su papá, un viejito que atendía una panadería en el centro del pueblo. Marta, como se llama esta indígena que ya le perdió la paciencia al dolor, confiesa que su corazón está curtido. Ya no le interesa entender por qué está pagando por una guerra que no le pertenece, por una guerra injusta, ajena. Hoy -dice- sólo hay una opción: encarar a los actores armados.Su desesperación contagió a los otros 400 líderes que se reunieron este lunes en Toribío para rechazar los últimos ataques. Luego de su discurso, las voces se hicieron más fuertes, el dolor más intenso. A la 1:30 p.m., todos los presentes en la plaza tomaron la decisión: se dividieron en dos grupos, uno emprendió una marcha hacia los campamentos de los guerrilleros y otro se dirigió a la estación de Policía del municipio.Estamos en contra de ambos -aclara don Guillermo-. Expresa que no están de acuerdo en que los uniformados tengan sus trincheras en plena vía de ingreso al pueblo. “Es un riesgo. Los atacan a ellos y por ahí derecho a nosotros”. Armados con sus bastones de la guardia indígena, llegaron hasta la estación y empezaron a retirar los costales de arena que formaban uno de los refugios de los uniformados, para protegerse de los hostigamientos.Adultos, jóvenes y hasta niños ayudaron a cargar los bultos que luego fueron lanzados al río. Los policías no hicieron más que observar atónitos a los líderes que gritaban: “Pueblo mirón, pueblo mirón, ayuden a quitar todo esto. ¡No más guerra!”. En menos de 30 minutos la trinchera desapareció. Los rostros de los uniformados lucían resignados. Algunos recordaban que hace un año el ataque con las ‘chivas bomba’ también destruyó sus refugios.“Apenas en julio pasado tuvimos que rearmar estos costales. Nos tardamos ocho días, ahora todo quedó igual”, expresa uno de los oficiales mientras graba con su BlackBerry lo que sucede. Otros prefieren no renegar. Repiten que no hay nada qué hacer, que su único deber es proteger a la población civil, con trincheras o sin trincheras. Sólo uno de ellos se atreve a lanzar una pregunta: ¿cómo estaría este pueblo si la Policía no estuviera aquí? Peor. Responde uno de los habitantes. Aunque prefiere no revelar su nombre, no teme decir que la reacción de algunos líderes indígenas también es una forma de violencia. Afirma que son los policías quienes no han permitido que los subversivos se tomen el pueblo. Pero parece -dice- que nos convertimos en un pueblo desagradecido. Doña Lucía tampoco está de acuerdo con el rechazo a la Fuerza Pública. Denuncia -en voz baja- que muchos de los que participaron en la destrucción de la trinchera ni siquiera viven en Toribío. Entonces, ¿qué hacen aquí, tomando decisiones por quienes sí tenemos que enfrentarnos a las balas que todos los días caen en este pueblo?Pero a ellos, como a muchos otros pobladores, el temor los ha enmudecido. Por eso, la mayoría se quedó ayer en sus casas hasta que la protesta terminó. Qué más da, en Toribío la espera ya es rutina: esperar a que pasen los ataques, esperar a que el Gobierno haga promesas, esperar a que la guerra, algún día, se canse de esta tierra.Presidente Santos anuncia consejo de ministros este miércoles en ToribíoComo reacción a los constantes ataques que viene sufriendo la población de Toribío, el próximo miércoles el presidente Juan Manuel Santos llevará a cabo en esta localidad un consejo de ministros.El anuncio lo hizo este lunes el mandatario nacional, y dijo además que en el encuentro con su gabinete intentará dejar planteada una solución definitiva evitar nuevos atentados en esta zona del país.Se espera que el jefe de Estado, aparte de evaluar con las Fuerzas Militares una nueva estrategia para proteger a la población y replegar de manera más efectiva a la guerrilla, anuncie la creación de una nueva fuerza de tarea conjunta.Asimismo, un plan de consolidación para que se comiencen a invertir recursos que impulsen el desarrollo agrícola y programas sociales en la zona para evitar que la población civil colabore con la guerrilla.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad